Perfil medio en seguros de vida: Hombre, entre 35 y 45 años y con una póliza de 18.000 euros

Shutterstock 24903841

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 40% en tu seguro de vida
COMPARA AHORA

Hasta junio de 2014, más de 30 millones de clientes habían suscrito un seguro de vida en España. Se trata de un producto que, sobre todo, contratan los hombres, de entre 35 y 44 años y que, en muchos casos, se adquiere por obligación: sólo un 25% de las contrataciones no se encuentra vinculada a una hipoteca o a un préstamo personal.

El año pasado fallecieron en España 55.000 personas que contaban con el derecho a percibir una indemnización por disponer de un seguro de vida, según los datos que se recogen en la Memoria Social del Seguro de UNESPA, la patronal del sector. El valor total de estos pagos ascendió a 1.740 millones de euros, lo que equivale a una media de 31.800 euros por cada ciudadano que había suscrito una póliza de estas características.

¿Permiten estos datos pensar que los españoles somos conscientes de las ventajas que ofrecen los seguros de vida? ¿Conocemos cuáles constituyen las principales características de este mercado? En Kelisto analizamos el perfil de los clientes que contratan estas pólizas y cuáles son los productos de este segmento que tienen mayor acogida. 

Los seguros de vida riesgo, los más comunes

El mercado de los seguros de vida se divide en dos grandes grupos. Por un lado se encuentran los seguros de ahorro y jubilación –que aglutinan el 31% de los clientes, según datos de Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA)– que permiten el ahorro a largo plazo y, en muchos casos, la posibilidad de complementar la pensión de jubilación.

En el segundo bloque se engloban los seguros de riesgo, los más contratados, que son aquellos que garantizan el cobro de una indemnización en caso de que se produzca el fallecimiento o la invalidez del asegurado. Estos últimos se clasifican, a su vez, en dos modalidades: los renovables, que han adquirido el 53% de los asegurados y que cubren el riesgo de fallecimiento durante un año con opción a prorrogarlo de forma automática; y los no renovables (un 11%), que cubren el riesgo de muerte durante un periodo superior a un año (una media de cuatro años).

El 36,7% de las hipotecas están cubiertas por el seguro de vida

Especial protagonismo reciben los seguros de vida vinculados a hipotecas, que se suscriben en el momento de adquirir un préstamo de estas características y que tienen como objetivo, según la patronal del seguro, UNESPA, “cubrir a aquellas personas que sufren el fallecimiento de otra persona (normalmente el cónyuge) antes de que haya podido completar el reembolso del préstamo”. A finales de 2013, el seguro de vida protegía el 36,7% de las hipotecas.

Varón, casado, de entre 35 y 44 años

Si tuviéramos que definir al cliente tipo de los seguros de vida, éste sería un varón, de entre 35 y 44 años, que contrata pólizas de riesgo con un capital no superior a los 18.000 euros y con una duración de menos de cuatro años. Tal y como señala ICEA, en el 44% de los casos el capital asegurado no sobrepasó esa cifra el año pasado, frente a casi un 23% que superó los 60.000 euros.

Se reduce el número clientes pero aumenta el ahorro

Hasta junio de 2014, los seguros de vida contaban con cerca de 30,3 millones de clientes (individuales y colectivos), lo que supone un descenso del 1,62% con respecto al mismo periodo del año anterior, según el último informe de UNESPA. Aunque negativo, se trata de un dato mejor al obtenido en 2013, cuando se registró un descenso del 2,75%.

Crece, sin embargo, la cantidad económica que los clientes invirtieron en los seguros de vida, en sus diferentes modalidades. Entre enero y junio de este año, dicho presupuesto se elevó a 158.337 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 3,39%. Mantiene así su tendencia al alza registrada en los últimos años: en 2013 el incremento fue del 3,11% y en 2012, del 2,47%.

Los usuarios empiezan a pedir coberturas adicionales

La oferta actual de seguros de vida es muy variada, ya que el mercado continúa siendo muy competitivo. Por ello, las compañías incluyen cada vez más coberturas adicionales, sobre todo, servicios relacionados con el asesoramiento médico al cliente, apoyo psicológico o consejos sobre hábitos de vida saludables, entre otros. Hay compañías que destacan por ofrecer diferentes coberturas, como HNA, que ofrece una renta a los hijos del asegurado en edad escolar en caso de fallecimiento.

Muchos seguros de vida también incluyen cobertura por enfermedades graves que, en caso de diagnosticarse una patología de riesgo –tipificadas previamente por las aseguradoras– ofrece la posibilidad de adelantar la suma asegurada o parte de la misma con el fin de que el cliente pueda hacer frente a la nueva situación. Evidentemente, cuantas más coberturas se incluyan en el seguro, mayor será el importe de la prima.

Los asegurados no entienden las cuestiones principales del seguro de vida

Las compañías invierten cada vez más esfuerzos en dar a conocer las características de estos productos pero parece que todavía se utiliza un lenguaje demasiado técnico y difícil de asimilar. Según un estudio de Aegon, sólo el 19% de los clientes que suscribe una póliza de estas características entiende la información que contiene. Del informe se desprende, además, que el 60% de los clientes del sector admite ser incapaz de comprender el 80% del contenido del condicionado.

Cómo calcular tu seguro de vida 

- Para calcular la suma asegurada se deben tener en cuenta las circunstancias personales de  cada uno (si se tiene o no familia, cargas económicas, etc.)

- Se recomienda cubrir, aproximadamente, un capital de entre tres y cinco veces los ingresos anuales de la familia. “De este modo, el capital asegurado permitiría responder a las necesidades ocasionadas por cualquier imprevisto y las que puedan surgir a medio o largo plazo, hasta que la economía familiar vuelva a estabilizarse”, señalan expertos de Aegon. 

- En el caso de que se tengan deudas, se recomienda asegurar el importe de las mismas para no dejar cargas.

- Cuanto antes contrates tu seguro de vida, mejor. A medida que cumplimos años, se incrementa el importe de la prima (aumenta el riesgo a asegurar) y se tiene menos tiempo para ahorrar. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta un 40% en tu seguro de vida con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros salud