Guía básica del seguro de vida

Pareja Contratando Un Seguro De Vida

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 40% en tu seguro de vida
COMPARA AHORA

Antes de contratar un seguro de vida conviene tener claras algunas cuestiones sobre este producto, como cuáles son sus coberturas, quién puede contratarlo o qué ventajas tiene para el asegurado. Para que puedas tomar la mejor decisión, en Kelisto te contamos todo lo que debes saber sobre este seguro.

El seguro de vida es un ramo diferente al resto de los productos aseguradores ya que las entidades financieras controlan la mayor parte de su cuota de mercado, al estar ligada su contratación en muchos casos a los préstamos hipotecarios. De hecho, según ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras), siete de las 10 primeras posiciones del ranking de las empresas con mayor cuota de mercado en seguro de vida están ocupadas por bancos.

Tras los seguros de automóviles, los seguros de vida son los productos aseguradores más contratados en España. Si estas pensando en contratar el tuyo, te contamos todo lo que necesitas saber para encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Qué es un seguro de vida?

En líneas generales, un seguro de vida es un producto asegurador que cubre el fallecimiento e invalidez del tomador, es decir, que en caso de que el asegurado fallezca o sufra algún tipo de incapacidad, los beneficiarios del seguro recibirán una indemnización.

Tipos de seguro de vida

En la actualidad hay diferentes modalidades para contratar un seguro de vida, las principales son éstas:

Seguros de vida riesgo:

  • Seguro de vida entera: el seguro está vigente hasta que se produzca el fallecimiento del asegurado. Los beneficiarios reciben entonces como indemnización la cantidad que establezca el contrato, lo que de denomina capital asegurado, a lo que se añaden los beneficios acumulados y se descuentan los gastos.
  • Seguro temporal: se contrata durante un tiempo limitado establecido por el titular del seguro. Por ejemplo, se puede contratar un seguro de vida sólo mientras estamos pagando una hipoteca. En este caso, los beneficiarios reciben el capital asegurado si el tomador del seguro fallece durante la fecha de vigencia del contrato. Los seguros temporales pueden ser también renovables, ampliándose el plazo de la cobertura.

Seguros de vida-ahorro:

  • Seguros de ahorro: estos seguros permiten, además de contar con un seguro de vida, obtener una rentabilidad por el dinero invertido. Estos productos establecen un tipo de interés y un plazo durante el cual nuestro dinero estará invertido. La rentabilidad que ofrecen es baja si los comparamos con otros productos de ahorro, pero su riesgo también es reducido. Por ejemplo, Mutua Madrileña ofrece un seguro de ahorro con una rentabilidad del 2,5%, siempre y cuando no toquemos el capital durante al menos dos años.

¿Cómo se calcula el capital asegurado y la prima de un seguro de vida?

Para saber qué capital debemos asegurar se recomienda calcular, al menos, una cantidad equivalente a cinco veces nuestro salario neto anual. Es decir, si nuestro sueldo neto anual es de 24.000 euros, el capital asegurado de nuestro seguro de vida debería ser de 120.000 euros.

Además, si se tiene contratada una hipoteca, es conveniente añadir el importe aún pendiente del pago, ya que de este modo, en caso de fallecimiento o invalidez, nuestros familiares podrán hacer frente al pago de las cuotas

Pero para calcular la prima, además del capital asegurado, entran en juego otros factores como la edad, si se tiene algún hábito poco saludable como el tabaco, la profesión, etc. La mayoría de las compañías solicitan un pormenorizado cuestionario sobre el estado de salud del futuro asegurado, e incluso en algunos casos será necesario someterse a un reconocimiento médico, algo más habitual en los asegurados de mayor edad.

Por poner un ejemplo, para un hombre de unos 35 años, soltero y no fumador, con un sueldo neto mensual de 1.500 euros, asegurar unos 90.000 euros con un seguro de vida para casos de fallecimiento le supondría pagar una cuota anual de entre 95 y 125 euros.

¿Qué hay tener en cuenta antes de contratar el seguro?

Si hemos decidido contratar un seguro de vida merece la pena detenerse antes de formalizar el contrato y prestar atención a las siguientes cuestiones:

  • Para contratar un seguro de vida lo más recomendable es comparar entre las diferentes ofertas del mercado para elegir el producto que mejor se adapte a nuestras necesidades al mejor precio posible.
  • Por lo general, son condicionados muy extensos con multitud de cláusulas, por lo que conviene despejar cualquier duda antes de formalizar el contrato.
  • Prestar atención a los límites de la póliza y las posibles exclusiones que pueda incluir, como la practica de deportes de riesgo o la participación en carreras de coche.
  • Comprobar que el capital asegurado responde a nuestras necesidades y que podría cubrir gastos como la hipoteca pendiente en caso de fallecimiento o invalidez.
  • Revisar que los beneficiarios del capital asegurados están bien reflejados en la póliza para evitar problemas futuros con la reclamación de la indemnización.
¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta un 40% en tu seguro de vida con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros salud