¿Qué cubre un seguro de salud familiar?

No hay nada más importante que la familia y su bienestar. Por ello, las compañías ofrecen precios especiales para tu seguro de salud familiar. En Kelisto, te contamos qué debes tener en cuenta antes de contratar una póliza de este tipo.

Una forma de ahorrar al contratar un seguro de salud es hacerlo de forma conjunta, es decir, contratar una póliza familiar. La mayoría de las compañías ofrecen paquetes promocionales para seguros médicos familiares, con descuentos de hasta el 30% por cada asegurado. Sin embargo, no siempre es fácil acertar. Por eso, informarse bien y comparar entre las distintas pólizas que ofrecen las aseguradoras es crucial para tomar la mejor decisión. A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber sobre estas pólizas.

¿Quiénes pueden disfrutar de los seguros médicos familiares?

En un seguro médico familiar el número de personas beneficiarias varía en función de las necesidades de cada familia y de la negociación que se lleve a cabo. Sin embargo, por lo general se incluye al titular, su cónyuge y sus hijos de hasta 16 años.

Además, existe la posibilidad de incluir al padre y la madre del titular si estos viven y dependen económicamente de él. No obstante, dadas las necesidades concretas de las personas mayores, la mayoría de las compañías ofrecen pólizas especiales, por lo general más caras, para este colectivo, que incluyen un cuadro médico amplio y servicios adaptados.

¿Qué tipos de seguros familiares de salud existen?

Las tipologías de seguros de salud para familias son las mismas que existen en el mercado para el cliente individual, pudiendo ser con copago o sin copago:

  • Con copago o sin copago: por lo general incluye la atención primaria (médico de cabecera, enfermería, pediatría…), la atención de especialistas y la hospitalización. En esta modalidad, existe la posibilidad de incluir el copago, que consiste en abonar una cantidad cada vez que el asegurado acude a una consulta o servicio médico a cambio de una reducción en el precio de la prima. Si no quieres estar pendiente de pagar cada consulta, puedes optar por la modalidad de los mejores seguros de salud sin copago, en la que la prima es más elevada.
  • Reembolso de gastos/libre elección: añade a las coberturas de asistencia sanitaria la posibilidad de acudir al médico que elijas, esté o no dentro del cuadro médico de la compañía. En este caso abonarás el precio de la consulta y, posteriormente, la aseguradora te reembolsará parte de ese coste (en torno a un 80 y 90%).

¿Qué debe incluir un seguro médico familiar?

Antes de contratar un seguro de salud para familias lee con detalle la letra pequeña y analiza si incluye todas las coberturas que tú y los tuyos necesitaréis en el futuro:

  • Cobertura sanitaria a través de un cuadro médico concertado con la compañía.
  • Seguro dental. Incluyen determinados tratamientos de forma gratuita y otros subvencionados, como ortodoncias y empastes.
  • Cobertura psicológica. Algunas compañías limitan el número de sesiones al año para esta garantía, con lo que es conveniente revisar los límites contratados.
  • Coberturas familiares propiamente dichas:
    • Planificación familiar, incluida la implantación del DIU.
    • Estudio esterilidad o infertilidad.
    • Ligaduras de trompas o vasectomía.
    • Control de tratamiento con anovulatorios.
    • Control y tratamiento de la menopausia.
    • Diagnóstico de la impotencia.
    • Preparación al parto.
    • Cobertura de recién nacido. Durante un cierto periodo de tiempo, y en ocasiones con restricciones, la póliza cubre al recién nacido sin necesidad de incrementar el precio la póliza.
    • Conservación de células madre del cordón umbilical para el recién nacido.

¿Qué precios tiene un seguro médico familiar?

Como en todos los seguros médicos, la compañía tendrá en cuenta la historia clínica de los asegurados y el estado de salud que tienen en el momento de solicitar el seguro, así como otros aspectos como:

  • Edad. Los niños y recién nacidos son, por lo general, más caros de asegurar debido a los múltiples servicios de pediatría que pueden necesitar. Los seguros de salud se vuelven también más caros a partir de los 60 años, por las enfermedades asociadas a la vejez.
  • Peso. Se considera que las personas con sobrepeso tienen más propensión a tener enfermedades, por lo que el precio de sus pólizas suele ser más elevado.
  • Tabaquismo o alcoholismo. Este tipo de hábitos también pueden incrementar la factura del seguro de salud.
  • Lugar de residencia. Al igual que ocurre con otros productos como el seguro de coche o el de hogar, el precio de los seguros de salud también varía según nuestra ciudad de residencia.

A la hora de elegir un seguro de salud, en este caso un seguro médico familiar, es importante analizar los servicios que pueden necesitar los miembros de la familia y qué límites y coberturas deben incluirse en la póliza. Utilizar un comparador de seguros de salud como el de Kelisto te puede ayudar de una manera muy sencilla a encontrar lo que buscas al mejor precio.

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Seguros
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios