Cómo calcular los intereses que te pagarán por tus ahorros

Consigue la máxima rentabilidad por tus ahorros

Imagen de banner
Los depósitos a plazo fijo y las cuentas remuneradas siguen siendo la opción favorita de los españoles para sacar partido a su dinero pero, pese a su sencillez, debes saber cómo calcular los intereses que te pagarán por tus ahorros antes de decidirte por una oferta.

Si te pareces al ciudadano medio, lo más probable es que a la hora de invertir tus ahorros los primeros productos que consideres sean aquellos con un nivel bajo de riesgo, como los depósitos a plazo fijo o las cuentas remuneradas, tanto aquellas que exigen vinculación como las cuentas remuneradas sin nómina. Según los últimos datos de Inverco, este tipo de ofertas suponen el 36% de los ahorros de las familias españolas, y, aunque sus condiciones suelen ser fáciles de entender, calcular los intereses que te pueden llegar a generar no lo es tanto, ya que la cifra final dependerá de muchos factores.

Para ayudarte a sacar el máximo partido posible a tus ahorros, en Kelisto te contamos todo lo que necesitas saber acerca de las características y la letra pequeña de estos productos de ahorro. Además, recuerda que siempre puedes consultar nuestro comparador de depósitos y nuestro comparador de cuentas de ahorro para conocer todas las ofertas que comercializan las entidades y contratar el producto que más interese a golpe de ratón.

¿En qué se diferencian un depósito y una cuenta de ahorro?

Las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo fijo son dos productos de ahorro que tienen dos cosas en común: apenas tienen riesgo (ambos cuentan con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos) y te permiten saber con exactitud,  y desde el momento de su contratación, los intereses que te pagarán por tus ahorros. Dicho esto, también tienen varias diferencias que debes conocer antes de optar por unos u otros:

Imagen de banco Banca Farmafactoring

Depósito Facto 12 meses

Interés
1.30%
anual
Imagen de banco Bankinter

Cuenta Nómina

Sin embargo, las exigencias de cada una de estas ofertas son bien distintas: con el Depósito Facto a 12 meses el único requisito que deberás cumplir es contar con unos ahorros mínimos de 5.000 euros. En cambio, con la Cuenta Nómina de Bankinter tendrás que comprometerte a domiciliar una nómina mínima de 1.000 euros al mes, domiciliar tres recibos y usar la tarjeta asociada a esta cuenta (que es una tarjeta de crédito) para realizar un mínimo de tres pagos al trimestre.

  • La cantidad máxima de dinero que remuneran: los depósitos a plazo fijo suelen ofrecer menos rentabilidad que las cuentas de ahorro, pero, a cambio, remuneran una cantidad de dinero mayor. Volviendo al ejemplo que usábamos antes, el Depósito Facto te remunerará hasta 3.000.000 de euros, mientras que la Cuenta Nómina de Bankinter solo lo hará sobre los primeros 15.000 euros que ingreses.
  • La liquidación de intereses: habitualmente, las cuentas remuneradas ingresarán tus intereses directamente en la propia cuenta a mes vencido. Con los depósitos, la cosa cambia en función de la oferta y del plazo que elijas: los intereses pueden liquidarse mensualmente, trimestralmente, semestralmente, anualmente o a vencimiento.
  • El plazo de vencimiento: las cuentas de ahorro no tienen plazo de vencimiento, es decir, podrás liquidarlas cuando quieras y mantenerlas abiertas a perpetuidad -o hasta que el banco decida cambiar las condiciones-. Eso sí, cada vez es más normal que te paguen un interés más alto en los primeros meses y que, posteriormente, esa remuneración baje.  Por el contrario, los depósitos a plazo fijo caducan en una fecha determinada -que deberás conocer para decidir si renovarlos u optar por recuperar tu dinero- pero su remuneración se mantiene estable hasta ese momento. Por eso, calcular los intereses que recibirás con un plazo fijo es algo más sencillo que hacerlo si contratas una cuenta remunerada.
  • El acceso a tu dinero (es decir, la liquidez): con las cuentas remuneradas -que funcionan como depósitos a la vista- tendrás acceso a tu dinero en todo momento. Sin embargo, si quieres recuperar el dinero que tienes en tu depósito, puedes encontrarte con dos opciones: que el banco te penalice de alguna forma (eliminando el interés que ibas a cobrar o aplicándote una comisión, entre otras opciones) o que, directamente, no te deje rescatar tu dinero hasta la fecha del vencimiento.

¿Cómo calcular los intereses que te pagará tu banco?

Para poder calcular los intereses que recibirás por tus ahorros, has de tener en cuenta diversos factores:

  • El Tipo de Interés Nominal (TIN): indica el porcentaje de tus ahorros que te pagaría una entidad por dejar tu dinero durante un período de tiempo, dependiendo de cada oferta: un mes, un trimestre, un semestre o un año son las fórmulas más comunes.
  • El plazo durante el cuál te pagarán el interés: los depósitos pagan el mismo interés de forma indefinida o hasta que llega la fecha de vencimiento; en cambio, en las cuentas remuneradas es cada vez más habitual  que el interés cambie con el paso del tiempo (es más alto al principio y, después, baja).
  • La periodicidad de la liquidación de los intereses: los intereses se pueden pagar cuando venza un depósito o una cuenta remunerada, o de forma mensual, trimestral, semestral, anual… Todo depende de cada oferta. Este dato es muy importante ya que, si contratas un depósito a 12 meses, pero los intereses se pagan mensualmente, esa cantidad se irá sumando a tu inversión inicial y, por tanto, te ayudará a conseguir más dinero por tus ahorros.
  • La cantidad que deseas depositar: algunos depósitos y cuentas remuneradas exigen una inversión mínima a quien los quiera contratar mientras que, en otros casos, se limita la cifra máxima que se puede depositar.
  • Los gastos de la cuenta o el depósito: es esencial conocer previamente si el depósito que quieres contratar tiene algún tipo de gasto o comisión, ya que estos cargos reducirán la cantidad final que puedes recibir.

Por ejemplo, imagina que dispones de 10.000 euros y te interesa contratar el Depósito a cinco años de Privatbanka -una de las ofertas de nuestro ranking de los mejores depósitos del mercado-. Para saber exactamente cuánto recibirás por él, tendrías que tener claro:

  • El TIN: 1,3%
  • El plazo: cinco años
  • La periodicidad de la liquidación de los intereses: a vencimiento
  • La cantidad que deseas depositar: 10.000 euros (este punto es esencial, ya que esta oferta exige una inversión mínima de 5.000 euros)
  • Los gastos: este depósito no tiene ningún cargo ni comisión
Imagen de banco Privatbanka

Depósito a plazo fijo 5 años

Interés
1.30%
anual

¿En qué se diferencian el TIN y la TAE?

Conocer la TAE (o Tasa Anual Equivalente) de un depósito o de una cuenta remunerada te permitirá  saber si una oferta es más interesante que otra y, por tanto, facilitará que puedas calcular los intereses que recibirás por tus ahorros. ¿El motivo? Mientras que el TIN solo te cuenta cuánto te pagará el banco durante un período de tiempo (mensual, semestral, anual, etc.), la TAE ofrece una información mucho más completa, porque tiene en cuenta la cantidad invertida, el plazo, la periodicidad con la que se liquidan los intereses y si vas a pagar comisiones o no. Y todo ello lo expresa sobre una base anual.

Para entender la diferencia, basta con ver un ejemplo. En este caso, merece la pena utilizar cifras “irreales” y más elevadas de lo que podríamos encontrar actualmente en el mercado, de forma que la diferencia se haga más patente. Imagina que quieres invertir 500.000 euros, a seis meses, y te ofrecen dos depósitos al 5% TIN: uno que liquida los intereses mensualmente y otro que lo hace a vencimiento. Con el que paga los intereses mes a mes, irás acumulando más dinero que, el mes siguiente, se utilizará para calcular los intereses que lograrás. Por eso, la TAE de esta oferta sería del 5,12%, mientras que con la otra oferta, la TAE sería del 5,06%.

¿Qué depósitos a plazo fijo ofrecen Santander, BBVA, La Caixa y Bankia?   

A la hora de buscar un depósito, lo más probables es te hayas planteado contratar uno de los que ofrecen las cuatro entidades más grandes de nuestro país –Banco SantanderBBVACaixabank y Bankia-, ya que tanto su oferta como su red de oficinas son las más extensas que puedes encontrar a día de hoy. Pero, ¿son realmente productos de ahorro interesantes? Te lo contamos a continuación.

Depósitos a plazo fijo de Santander

Si estás interesado en contratar depósitos a plazo fijo del Santander, debes saber que, a día de hoy, la entidad no dispone de una oferta estándar. Más allá de lo que pudieran proponerte en una de sus oficina, la entidad solo dispone de este tipo de ofertas para sus clientes de banca privada. 

Depósitos a plazo fijo de BBVA

Actualmente, el catálogo de depósitos a plazo fijo de BBVA es muy limitado, ya que solo dispone de una oferta: el Depósito Online, que podrás contratar si dispones de entre 1.000 y 150.000 euros , eres el titular de una cuenta de la entidad y estás dispuesto a inmovilizar tu dinero durante 13 meses. Ahora bien, calcular los intereses que te pagarán con esta oferta es sencillo: no recibirás nada por tu dinero, ya que su TIN  es del 0%. Como contrapartida, eso sí, este producto no tiene comisiones por amortización anticipada, por lo que podrás llevarte tu dinero siempre que quieras y sin tener que pagar nada.

Imagen de banco BBVA

Depósito Online

Interés
0.00%
anual

Depósitos a plazo fijo de La Caixa

Al igual que sucede con el Banco Santander, tampoco existe una oferta estándar de depósitos a plazo fijo de La Caixa, por lo que tendrias que acercarte a una de sus sucursales para saber si pueden hacerte una oferta personalizada.

Depósitos a plazo fijo de Bankia

En lo que respecta a los depósitos a plazo fijo de Bankia, el panorama es bastante similar al de otros grandes bancos, ya que tiene un única oferta: el Depósito Fácil Internet a 3, 6, 12, 13, 25 y 36 meses. Eso sí, al igual que sucedía con BBVA, no tendrás  que complicarte para calcular los intereses que te pagarán por tus ahorros, ya que el TIN de esta oferta es del 0% para todas las modalidades.

Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (3 meses)

Interés
0.00%
anual
Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (6 meses)

Interés
0.00%
anual
Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (12 meses)

Interés
0.00%
anual
Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (13 meses)

Interés
0.00%
anual
Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (25 meses)

Interés
0.00%
anual
Imagen de banco Bankia

Deposito Fácil Internet (36 meses)

Interés
0.00%
anual

Con este panorama, tu mejor apuesta para sacar partido a tus ahorros es contratar alguno de los depósitos más rentables del mercado. Como verás en la tabla que te mostramos a continuación, la mayoría pertenecen a bancos europeos y se contratan a través de la plataforma especializada Raisin. Sin embargo, eso no tiene por qué suponerte un problema ni generarte ningún tipo de preocupación. Las entidades comunitarias cuentan con la misma protección que las españolas: el fondo de garantía de depósitos de cada Estado, que te asegura que, en caso de quiebra de un banco, recuperarías hasta 100.000 euros por titular.

Imagen de banco Banca Farmafactoring

Depósito Facto 12 meses

Interés
1.30%
anual
Imagen de banco Privatbanka

Depósito a plazo fijo 5 años

Interés
1.30%
anual
Imagen de banco WiZink

Depósito Wizink a 36 meses

Interés
1.30%
anual
Imagen de banco Privatbanka

Depósito a plazo fijo 4 años

Interés
1.18%
anual
Imagen de banco Privatbanka

Depósito a 3 años

Interés
1.14%
anual
Imagen de banco WiZink

Depósito Wizink a 18 meses

Interés
1.00%
anual
Imagen de banco Privatbanka

Depósito a 2 años

Interés
1.05%
anual
Imagen de banco Atlântico Europa

Depósito a plazo fijo 5 años

Interés
1.00%
anual
Imagen de banco Banca Sistema

Depósito a 10 años

Interés
1.00%
anual

Cuánto cobrarás de verdad: los impuestos y la inflación

El último paso para calcular los intereses que te darán por los ahorros pasa por descontar la cantidad que te tocará pagar a Hacienda. A ojos del Fisco, los intereses de un depósito a plazo fijo o de una cuenta remunerada son “rendimientos del capital mobiliario”, al igual que pasa con los regalos de los bancos. Por este motivo, te tocará pagar un porcentaje de lo que ganes en concepto de impuestos:

  • Un 19% si lo que ganas no supera los 6.000 euros.
  • Un 21% entre 6.000,01 y 50.000 euros.
  • Un 23% para más de 50.000 euros.

Además de los impuestos, para saber si un depósito o una cuenta remunerada te permitiría realmente ganar dinero, deberías tener en cuenta la inflación: es decir, lo que suben los precios o las previsiones que haya al respecto. Por ejemplo, imagina que para cubrir tus gastos básicos (vivienda, facturas, alimentación, etc.) necesitas 1.000 euros a día de hoy. Si en un año, la inflación hubiera avanzado un 2%, estos mismos costes pasarían a suponerte 1.020 euros. Si tus ingresos no han aumentado al mismo ritmo, el esfuerzo que tendrías que hacer para asumir estos gastos sería mayor y, por tanto, perderías poder adquisitivo.

Con los ahorros ocurre algo parecido. Si un depósito o una cuenta remunerada no es capaz de darte por tu dinero, como mínimo, lo que se prevé que avance la inflación, estarías perdiendo dinero: así, si un plazo fijo te promete un 0,90% a un año, pero se prevé que los precios suban un 2%, tendrías que buscar una alternativa mejor para garantizarte que la operación merece la pena.

Consigue la máxima rentabilidad por tus ahorros

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios