Depósitos combinados

Compara depósitos combinados, productos formados por un plazo fijo y un fondo de inversión

Encuentra los mejores depositos combinados entre nuestras ofertas

Depósito a plazo 1 año

Depósito a plazo 1 año

Credit Agricole Consumer Finance S.A.

Depósito 18 meses

Depósito 18 meses

WiZink

Depósito Self a 3 meses

Depósito Self a 3 meses

Self Bank

Depósito de 24 a 120 meses + Hasta 100€ de regalo de bienvenida

Depósito de 24 a 120 meses + Hasta 100€ de regalo de bienvenida

J & T Banka

En un contexto de tipos de interés bajos, conseguir una jugosa rentabilidad con depósitos a plazo fijo es una misión casi imposible. Por este motivo, las entidades financieras han empezado a lanzar nuevos productos que, si bien son más complejos y arriesgados, sí permiten que el consumidor obtenga una remuneración más elevada. Entre ellos se encuentran los depósitos combinados, que están formados por un plazo fijo tradicional y un fondo de inversión. En Kelisto te ofrecemos las claves para que entiendas cómo funcionan.

 

¿Qué son los depósitos combinados?

 

Los depósitos combinados son instrumentos de inversión compuestos por dos tipos de productos:

 

-  Un depósito a plazo fijo tradicional, es decir, un producto en el que el consumidor deja una cantidad de dinero durante un determinado período de tiempo que recuperará junto a unos intereses previamente acordados con su entidad.

 

-  Un fondo de inversión, o lo que es lo mismo, un producto en el que se reúnen los ahorros de un conjunto de inversores con el fin de invertir en distintos activos financieros: acciones, otros fondos, etc.

 

¿Por qué son más complejos los depósitos combinados que los depósitos a plazo fijo? 

Aunque su nombre pudiera dar a entender que se trata de productos de ahorro similares a los depósitos a plazo fijo, hay que tener en cuenta que los depósitos combinados son bastante más complejos. Por tanto, un consumidor sin conocimientos avanzados en materia de inversión no debería apostar por ellos.

 

Además, uno de los hándicaps de los depósitos combinados es que el consumidor no puede seleccionar el fondo de inversión en el que querrá dejar sus ahorros: su banco le dará a elegir entre una lista cerrada de productos o le impondrá un fondo seleccionado por la propia entidad.

¿Qué liquidez tienen los depósitos combinados?

 

La liquidez de un producto de ahorro o de inversión es la capacidad que tiene dicho instrumento de convertirse en dinero contante y sonante. Por ejemplo, las cuentas corrientes son productos con total liquidez, ya que el consumidor puede recuperar su dinero siempre que quiera y sin pagar ninguna penalización. En cambio, en los depósitos a plazo también puede hacerlo, pero a cambio de pagar una comisión por rescatar el dinero antes del plazo acordado.

 

En los depósitos combinados, la liquidez dependerá de cada tipo de producto y de lo que diga el contrato que firme el cliente. Lo habitual es que la parte que corresponde al depósito a plazo fijo tradicional se pueda cancelar en cualquier momento, siempre que se abone una penalización. En cambio, con la parte correspondiente al fondo de inversión no siempre ocurrirá lo mismo. Además, en caso de que se pueda, el usuario tendrá que pagar una penalización y, en los fondos, al contrario de lo que sucede con los depósitos a plazo fijo, este castigo no tiene un límite máximo fijado por ley: por tanto, la entidad puede cobrar lo que estime oportuno y, si la comisión fuera muy alta, es posible que el consumidor no pudiera recuperar todo el dinero invertido.

 

El consumidor tampoco debe olvidar que, cuando invierte en depósitos combinados, además de la penalización por cancelación, también tendrá que hacer frente a otros gastos. Por ejemplo, el fondo de inversión que se elija llevará aparejada una comisión de gestión, un cargo que suele rondar el 0,5% pero que puede superar, en algunos casos, el 1%.

 

¿Qué protección tienen los depósitos combinados?

 

En los depósitos combinados solo hay una parte que está totalmente protegida: la correspondiente al depósito a plazo fijo, que cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un mecanismo que protege hasta 100.000 euros por entidad y titular en caso de que un banco quebrara. En cambio, la parte de los depósitos combinados correspondiente al fondo de inversión no dispondría de este “colchón”.

 

Por lo que respecta al FGD, es importante conocer qué fondo de garantía funciona como protección cuando se contrata un producto con un banco extranjero. Para ello es necesario saber cuál es la fórmula jurídica que dicha entidad utiliza para operar en España:

 

- Si el banco funciona como una filial, los depósitos combinados (la parte correspondiente al plazo fijo) estarán protegidos por el FGD español, ya que la entidad operaría como una empresa española a todas luces.

 

- Si funcionara como una sucursal, la cosa cambia:

 

1) Si esa sucursal corresponde a un banco de un país de la Unión Europea, las entidad podrá acogerse al FGD que desee: al de su propio país o al español, ya que todos los países comunitarios, por ley, deben garantizar la misma cantidad y en las mismas condiciones.

2) Si la sucursal es de un banco no comunitario, todo dependerá de la protección que ofrezca su FGD a los depósitos combinados y otros productos de ahorro: si llega a los 100.000 euros por entidad y titular, la entidad podrá seguir funcionando con el propio FGD de su país. Si no llegara a esa cifra, tendría que acogerse al FGD español.

¿Qué rentabilidad ofrecen los depósitos combinados?

 

Antes de invertir en depósitos combinados, el consumidor debe tener en cuenta una cosa: al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, con los depósitos a plazo, en los depósitos combinados no se sabe de antemano cuál será la rentabilidad final que se va a obtener. Lo habitual es que las entidades ofrezcan un dato “máximo”: es decir, hasta qué nivel podría llegar la remuneración final que obtendrá el cliente. Ahora bien, este dato nada tiene que ver con una retribución garantizada.

 

Por otro lado, no hay que olvidar que, al tratase de un producto más complejo y más arriesgado que los tradicionales plazos fijos, lo normal es que los depósitos combinados cuenten con una rentabilidad mayor. Eso sí, como mencionábamos previamente, esa rentabilidad no está garantizada, sino que es un máximo. Por tanto, no hay que dejarse llevar por las cifras iniciales y, en caso de optar por depósitos combinados, hay que tener en mente que es posible que no se llegue a esa remuneración.

 

Además, hay que considerar que, en muchos casos, la rentabilidad máxima que ofrezcan los depósitos combinados dependerá de cómo se distribuya el dinero que invierta el ahorrador. Es decir, si se destina un saldo mayor al fondo de inversión que al plazo fijo, la remuneración final podría ser mayor que si el dinero se distribuye de la manera contraria.

 

¿Qué ejemplos de depósitos combinados puedo encontrar en el mercado?

Entre los depósitos combinados que se pueden encontrar actualmente en el mercado se encuentran:

 

- Depósito Combinado con Fondos de BBVA

 

Los depósitos combinados de BBVA ofrecen al consumidor, por un lado, la contratación de un depósito a plazo a 13 meses y, por otro, un fondo de inversión a elegir entre los siguientes: BBVA Bonos Patrimonio IX, BBVA Bonos Plazo II, BBVA Bonos 2018, BBVA Bonos 2021, BBVA Multiactivo Decidido, BBVA Multiactivo Moderado y BBVA Multiactivo Conservador. Para poder contratarlos, la entidad exige una inversión mínima de 600 euros y establece un límite máximo de 500.000 euros.

 

- Deposito Combinado Plus de ActivoBank

 

Como sucede con todos los depósitos combinados del mercado, la oferta de ActivoBank comprende dos productos: un plazo fijo a 12 meses con una rentabilidad del 1% TAE y un fondo de inversión a elegir entre varios propuestos por la entidad (Sabadell Prudente, Sabadell Equilibrado, Sabadell Dinámico o Sabadell Euroacción). Ahora bien, para poder acceder al 1% TAE del plazo fijo, ActivoBank exige que el dinero destinado al fondo de inversión sea igual o superior al invertido en el fondo. En caso de que el saldo invertido en el fondo fuera menor (o de que se decidiera cancelar el depósito antes de tiempo, la remuneración bajaría hasta el 0,40%. Para poder contratar este producto, ActivoBank exige que el usuario deposite una cantidad mínima de 600 euros.

 

- Combinado Inversión Dúo de Openbank

 

Dentro de la oferta de depósitos combinados actual se encuentra el Combinado Inversión Dúo de Openbank, la banca online del Santander. Este producto permite que el consumidor deposite el 50% de su dinero en un 50% en un plazo fijo a 13 meses al 1,25% TAE y el 50% en uno de los fondos de renta fija, renta mixtos o renta variable propuestos por la entidad, a elegir entre: Santander Renta Fija  /  Invesco European Bond “E” Acc; Santander Select Prudente / Santander Select Moderado; Santander Select Decidido; Santander Tándem 0-30 / Santander Tándem 20-60; DWS Concept DJE Alpha Renten Global LC; DWS Concept Kaldemorgen NC (EUR) Santander Acciones Españolas; Santander Índice España, Clase Openbank; Santander Dividendo Europa; Santander Índice Euro / Fidelity Iberia “E” Acc; Santander Selección Renta Variable Norteamérica; Threadneedle Global Equity Income „1“ RNA (eur) Acc; Santander Selección Renta Variable Japón; Schroder ISF Japanese Equity “B” Acc; Invesco Pan European Equity “E” Acc. Para poder contratar este producto, Openbank impone un importe mínimo de 1.500 euros y un máximo de 300.000 euros. Además, exige que la inversión se distribuya al 50% en el depósito y el fondo de inversión elegido. En cuanto a la retribución del depósito, será del 1,25% TAE siempre que se mantenga el fondo de inversión durante los 13 meses que dura el plazo fijo. Si no, la retribución tan solo sería del 0,15%.

 

- Depósito Combinado Plus de Banco Sabadell

 

Otro de los depósitos combinados que se pueden encontrar en el mercado es el Depósito Combinado Plus de Banco Sabadell, una oferta prácticamente igual a la de su banco online, Activo Bank. Este producto combina dos opciones de inversión: un depósito a 12 meses al 1% TAE y un fondo de inversión, a elegir entre la oferta que propone la entidad, que incluye fondos globales y fondos de renta variable de la zona Euro: Sabadell Prudente, Sabadell Equilibrado, Sabadell Dinámico y Sabadell Euroacción. Para poder acceder a una retribución del 1% por el depósito a 12 meses, el Sabadell exige que el consumidor mantenga el mismo saldo en el fondo que en el plazo fijo. De no ser así – o si el cliente quiere cancelar el plazo fijo antes de tiempo- la retribución pasaría del 1% al 0,25%.

 

- Su rentabilidad a la carta de Bakoa

 

En el caso de Bankoa, los depósitos combinados se engloban bajo la oferta de “Su rentabilidad a la carta”, un catálogo de productos integrados por un plazo fijo y un fondo de inversión que el consumidor puede confeccionar como desee. En principio, este depósito combinado se publicita con un interés del 1,30% TAE, pero siempre que la inversión se distribuya al 50% entre el plazo fijo y el fondo de inversión. Si lo desea, el consumidor podrá variar ese porcentaje y, en función a esa nueva distribución que elija, también variará su retribución: por ejemplo, si destina un 75% de la inversión al plazo fijo obtendría un 1,10%; si optara por un 60%, un 1,20%; y si solo invirtiera un 30% en el plazo fijo, un 1,50%. Para poder acceder a estos depósitos combinados a la carta, Bankoa exige una inversión mínima de 24.000 euros. Los fondos de inversión entre los que podrá elegir el cliente que contrate este producto serán Crédit Agricole Mercapatrimonio y Crédit Agricole Selección, si la inversión no supera los 150.000 euros. Si está por encima de esa cifra, se podría elegir entre Crédit Agricole Mercapatrimonio; Crédit Agricole Mercaeuropa Euro; Crédit Agricole Selección; Crédit Agricole Selección Estrategia 50; y Bankoa Gestión Global.

 

- Combinado Suma Rentabilidad de Popular

 

Entre los depósitos combinados que ofrecen las grandes entidades financieras del país se encuentra “Combinado Suma Rentabilidad” de Banco Popular. Este producto, como ocurre con el resto de depósitos combinados, propone al consumidor invertir una parte de sus ahorros (en este caso, un 50%) en un depósito a plazo a 13 meses, que le reportará un 1% TAE, con liquidación de los intereses a vencimiento. El resto, estaría en un fondo de inversión de la Cartera Óptima (Cartera Óptima Prudente; Cartera Óptima Moderada; Cartera Óptima Decidida; Cartera Óptima Dinámica; o Cartera Óptima Flexible) o en uno de los Fondos Mixtos de Allianz Popular Asset Management (Eurovalor Mixto 15; Eurovalor Mixto 30; Eurovalor Mixto 50; o Eurovalor Mixto 70).

 

¿En qué se diferencian los depósitos combinados de los depósitos a la vista?
 

Al contrario de lo que sucede con los depósitos combinados, los depósitos a la vista (que también se denominan “cuentas corrientes”) son productos en los un usuario puede ingresar efectivo y disfrutar de una operativa básica.

 

¿Tienen liquidez?

La liquidez de los depósitos a la vista o cuentas corrientes es total. Por tanto, el usuario puede disponer del dinero en cualquier momento sin que la entidad pueda imponer ninguna penalización por ello, algo bien distinto a lo que sucede con los depósitos combinados.

 

¿Están protegidos de alguna manera?

Al igual que sucede con el plazo fijo de los depósitos combinados, los depósitos a la vista están protegidos por el FGD. Este mecanismo, como señalábamos previamente, respalda 100.000 euros por entidad y titular.

 

¿Qué rentabilidad se puede obtener?

Habitualmente, las cuentas corrientes no ofrecen ninguna rentabilidad. Ahora bien, hoy en día es posible encontrar algunas que sí lo hacen, al menos durante algunos meses. En estos productos, lo que suele suceder es que el depósito a la vista está vinculado con un plazo fijo tradicional.

 

Cómo invertir mi dinero: claves a tener en cuenta

Riesgo, rentabilidad, objetivos... Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para invertir tu dinero.

Ver guía

¿Qué distingue a las cuentas de ahorro de los depósitos combinados?

Tal y como sucede con los depósitos combinados, con las cuentas de ahorro el consumidor puede lograr una cierta rentabilidad por los ahorros de los que disponga. Eso sí, en este caso, el cliente sí sabe de antemano a cuánto ascenderá esa retribución.

Tradicionalmente, las cuentas de ahorro no permitían disponer de una operativa amplia (domiciliar nómina o recibos, tener una tarjeta…), pero en los últimos meses han ido apareciendo nuevos productos con una variedad de operaciones muy amplia.

 

¿Tienen liquidez?

Lo normal es que la liquidez de las cuentas de ahorro sea absoluta. Eso significa que el consumidor podrá retirar su dinero siempre que quiera y sin tener que hacer frente al pago de una comisión.

 

¿Están protegidos de alguna manera?

De la misma forma que ocurre con los depósitos combinados o las cuentas corrientes, el saldo que se mantenga en una cuenta de ahorro estará protegida por el FGD, que respalda hasta 100.000 euros por banco y titular en caso de quiebra de una entidad.

 

¿Qué rentabilidad se puede obtener?
 

​Existe un amplio catálogo de cuentas de ahorro y, por tanto, de rentabilidades. Ahora bien, se podría hablar de remuneraciones máximas del 5-6% en los mejores productos del mercado. Eso sí, las opciones más interesantes del momento exigen una alta vinculación del cliente.

 

Depósitos a plazo y depósitos combinados: ¿por qué son distintos?

Los depósitos a plazo fijo son productos en los que se entrega un dinero a un banco y este se compromete a devolverlo transcurrido un período de tiempo, junto al pago de los intereses. Los depósitos a plazo fijo forman parte de los depósitos combinados pero, a cambio de lo que sucede con estos últimos, permiten saber de antemano cuál será la retribución final que se va a lograr.

 

¿Tienen liquidez?

Su liquidez es absoluta, ya que el cliente podría recuperar su dinero siempre que quisiera aunque, eso sí, previo pago de una penalización. La cuantía de este castigo económico tendrá que constar en el contrato que firma el consumidor y nunca podrá ser mayor a los intereses brutos que el banco tuviera que pagar a su cliente. En este sentido, es importante reseñar que algunos depósitos cuentan con “ventanas de liquidez”, sobre todo aquellos a más largo plazo: se trata de momentos puntuales en la vida de un plazo  fijo en los que el usuario podrá rescatar su dinero sin tener que hacer frente al pago de ninguna penalización.

 

¿Están protegidos de alguna manera?

Al igual que sucede con el plazo fijo que conforma los depósitos combinados, o con las cuentas corrientes y las de ahorro,el FGD garantiza hasta 100.000 euros por entidad y titular.

 

¿Qué rentabilidad se puede obtener?

Frente a lo que sucede con los depósitos combinados, los plazo fijo tradicionales tienen una remuneración establecida de antemano y que se mantiene sin cambios durante toda la vida del producto. Esa retribución podría venir expresada como un Tipo de Interés Nominal o como una Tasa Anual Equivalente. Este último parámetro es el más exacto para saber cuál será la remuneración final.

 

¿Qué diferencias hay entre los depósitos estructurados y los depósitos combinados?
 

Al igual que ocurre con los depósitos combinados, los depósitos estructurados también aúnan dos productos en uno: por un lado, un depósito a plazo tradicional, cuya rentabilidad se conoce de antemano y, por otro, uno cuya retribución dependerá de la evolución de un “activo subyacente”: por ejemplo, una acción, un índice bursátil, etc. Lo habitual es que el depósito tradicional dure menos que el que está vinculado a otro activo, lo que permite que la retribución sea mayor.

¿Tienen liquidez?


Su liquidez es bastante limitada: en primer lugar, porque es posible que la entidad con la que se contrató aplique una penalización por recuperar el dinero antes de tiempo y, en segundo término, porque estos productos no garantizan que se recupere el 100% de la inversión.

 

¿Están protegidos de alguna manera?

La parte del depósito a plazo fijo tradicional sí, ya que cuenta con el respaldo de hasta 100.000 euros por entidad y titular del FGD.

 

¿Qué rentabilidad se puede obtener?

Al ser productos más arriesgados que los plazos fijos tradicionales, la remuneración de los depósitos estructurados suele ser mayor. Ahora bien, no hay que olvidar que, al igual que ocurre con los depósitos combinados, estos productos solo publicitan la rentabilidad máxima que se puede llegar a conseguir ya que, hasta que no venzan, no se sabrá cuánto ha podido ganar el cliente.