regalo_dinero_abanca

¿Qué es un depósito combinado?

Gana hasta un 25% en tu depósito

  • Los depósitos combinados funcionan como una combinación de un plazo fijo y un fondo de inversión y, aunque podrían permitirte conseguir una alta rentabilidad por tu dinero, su riesgo y complejidad hacen que no sean adecuados para todos los públicos.

En un contexto de tipos de interés bajos, resulta casi imposible encontrar un producto de ahorro con poco riesgo que te permita conseguir una rentabilidad interesante. En nuestros rankings de mejores cuentas remuneradas, mejores cuentas remuneradas sin nómina y mejores depósitos a plazo fijo podrás encontrar las ofertas más atractivas del mercado si lo que buscas son las opciones más seguras para sacar partido a tu dinero. Ahora bien, si lo que buscas es exprimir aún más tus ahorros –pese a que eso te implique asumir más riesgos u optar por un producto más complejo- los depósitos combinados son una opción a tener en cuenta. 

Para que entiendas qué es un depósito combinado, cómo puedes encontrar los mejores del mercado y en qué se diferencian de un depósito a plazo fijo, en Kelisto repasamos contigo todas las claves de estos productos.

 ¿Qué son los depósitos combinados?

Los depósitos combinados son instrumentos de inversión compuestos por dos tipos de productos:

  • Un depósito a plazo fijo tradicional, es decir, un producto en el que el consumidor deja una cantidad de dinero durante un determinado período de tiempo que recuperará junto a unos intereses previamente acordados con su entidad.
  • Un fondo de inversión, o lo que es lo mismo, un producto en el que se reúnen los ahorros de un conjunto de inversores con el fin de invertir en distintos activos financieros: acciones, otros fondos, etc.

¿Qué liquidez tienen los depósitos combinados?

 La liquidez de un producto de ahorro o de inversión es la capacidad que tiene dicho instrumento de convertirse en dinero contante y sonante. Por ejemplo, las cuentas corrientes son productos con total liquidez, ya que el consumidor puede recuperar su dinero siempre que quiera y sin pagar ninguna penalización. En cambio, en los depósitos a plazo fijo también puede hacerlo, pero a cambio de pagar una comisión por rescatar el dinero antes del plazo acordado.

 En los depósitos combinados, la liquidez dependerá de cada tipo de producto y de lo que diga el contrato que firme el cliente. Lo habitual es que la parte que corresponde al depósito a plazo fijo tradicional se pueda cancelar en cualquier momento, siempre que se abone una penalización. En cambio, con la parte correspondiente al fondo de inversión no siempre ocurrirá lo mismo. Además, en caso de que se pueda, el usuario tendrá que pagar una penalización y, en los fondos, al contrario de lo que sucede con los depósitos a plazo fijo, este castigo no tiene un límite máximo fijado por ley: por tanto, la entidad puede cobrar lo que estime oportuno y, si la comisión fuera muy alta, es posible que el consumidor no pudiera recuperar todo el dinero invertido.

 Tampoco debes olvidar que, cuando inviertes en depósitos combinados, además de la penalización por cancelación, también tendrás que hacer frente a otros gastos. Por ejemplo, el fondo de inversión que se elijas llevará aparejada una comisión de gestión, un cargo que suele rondar el 0,5% pero que puede superar, en algunos casos, el 1%.

 ¿Qué protección tienen los depósitos combinados?

 En los depósitos combinados solo hay una parte que está totalmente protegida: la correspondiente al depósito a plazo fijo, que cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un mecanismo que protege hasta 100.000 euros por entidad y titular en caso de que un banco quebrara. En cambio, la parte correspondiente al fondo de inversión no dispondría de este “colchón”.

 ¿Cómo puedes encontrar los mejores depósitos combinados?

 Antes de invertir en depósitos combinados, el consumidor debe tener en cuenta una cosa: al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, con los depósitos a plazo fijo, en los depósitos combinados no se sabe de antemano cuál será la rentabilidad final que se va a obtener. Lo habitual es que las entidades ofrezcan un dato “máximo”: es decir, hasta qué nivel podría llegar la remuneración final que obtendrá el cliente. Ahora bien, este dato nada tiene que ver con una retribución garantizada.

 Por otro lado, no hay que olvidar que, al tratase de un producto más complejo y más arriesgado que los tradicionales plazos fijos, lo normal es que los depósitos combinados cuenten con una rentabilidad mayor. Eso sí, esa rentabilidad no está garantizada. Por tanto, no hay que dejarse llevar por las cifras iniciales y, en caso de optar por este tipo de productos, hay que tener en mente que es posible que no se llegue a esa remuneración.

 Además, hay que considerar que, en muchos casos, la rentabilidad máxima que ofrezcan los depósitos combinados dependerá de cómo se distribuya el dinero que invierta el ahorrador. Es decir, si se destina un saldo mayor al fondo de inversión que al plazo fijo, la remuneración final podría ser mayor que si el dinero se distribuye de la manera contraria.

Otras diferencias entre los depósitos combinados y los depósitos a plazo fijo 

Aunque su nombre pudiera dar a entender que se trata de productos de ahorro similares a los depósitos a plazo fijo, hay que tener en cuenta que los depósitos combinados son bastante más complejos. Por tanto, un consumidor sin conocimientos avanzados en materia de inversión no debería apostar por ellos.

Además, uno de los hándicaps de los depósitos combinados es que el consumidor no puede seleccionar el fondo de inversión en el que querrá dejar sus ahorros: su banco le dará a elegir entre una lista cerrada de productos o le impondrá un fondo seleccionado por la propia entidad.

Otros artículos que te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Gana hasta un 25% en tu depósito