Moto

Consejos para conducir tu moto con mal tiempo

Ahorra un 80% en tu seguro de moto

Llámanos al 91 122 14 03

  • Si quieres conducir tu moto durante todo el año, en Kelisto te damos una serie de consejos y recomendaciones para que durante tus viajes con mal tiempo no te lleves ningún susto.

Muchos conductores de motos y ciclomotores guardan su vehículo en el garaje cuando termina el buen tiempo. Sin embargo, el tráfico de las grandes ciudades y la comodidad que ofrece la moto por su rapidez o la facilidad para el aparcamiento hace que cada vez sean más los que la usan también en invierno.

Una de las cosas más importantes antes de salir de viaje es comprobar que tu seguro de moto incluye la cobertura de asistencia en carretera, así, en caso de avería o accidente, contarás con la atención adecuada. Para evitar sorpresas, lo mejor es contar con el seguro de moto que mejor se adapte a nuestras necesidades. Nuestro comparador de seguros de moto te ayudará a ahorrar tiempo y dinero en la elección de la oferta que más se adecúa a tus necesidades.

El frío, la lluvia o incluso la nieve son elementos que añaden peligrosidad a cualquier viaje. Sigue estos consejos para evitar riesgos y conducir de la manera más segura posible.

Equipamiento

Antes de salir de casa, comprueba que llevas todo lo necesario para enfrentarte al mal tiempo. Recuerda que sobre la moto la sensación térmica será mucho menor que los grados que marque el termómetro:

  • Abrígate: usar unos buenos guantes, botas y cazadora adecuada son vitales para que no te congeles sobre la moto. Pero aislarse del frío no significa que debas ponerte más capas de ropa de las necesarias. Al contrario, esto provocaría que tuvieras más limitación de movimiento y, por tanto, menores reflejos en la conducción.
  • Equípate para el frío: para protegerte de estas temperaturas, existen en el mercado diferentes sistemas como los puños y asientos calefactables. Si tu vehículo es más modesto, puedes optar por los protectores para las manos, las mamparas para evitar el viento y las extendidas “mantas”, en el caso de los ciclomotores.

Mantén tu moto a punto

Con la llegada del frío hay que extremar las precauciones y tu moto debe estar en las mejores condiciones para evitar sorpresas. Cualquier problema en el motor o en alguno de sus equipamientos podría jugarte una mala pasada en la carretera:

  • Sigue las revisiones: no valen las excusas para no pasar las revisiones periódicas, ya que serán el mejor modo de asegurarte de que todo está bien.
  • Cambia los neumáticos: las ruedas desgastadas podrían provocar una caída en un día de lluvia. Revisa a menudo su desgaste y la presión del aire y cámbialas cuando sea necesario.
  • Cuidado con el motor frío: con las bajas temperaturas el motor de tu moto tardará más en calentarse y los neumáticos necesitarán algo más de tiempo en alcanzar una adherencia óptima. Por tanto, sé prudente en los primeros metros de tu recorrido. También puedes calentar el motor al ralentí cinco minutos antes de salir para que el refrigerante adquiera la temperatura adecuada.

Protección especial ante lluvia, niebla y nieve

La lluvia es uno de los principales problemas de la conducción de moto en invierno y uno de los más molestos. Ante las inclemencias del tiempo hay que tomar precauciones adicionales:

  • Reduce la velocidad: en los días de lluvia el suelo estará más resbaladizo y debes bajar el ritmo para evitar posibles caídas y extremar la precaución en las curvas.
  • Haz que te vean: con lluvia o niebla la visibilidad se reduce notablemente, más aún si es de noche, por lo que debes aumentar la distancia de seguridad e incluir algún motivo reflectante en tu indumentaria para que a ti también te vean.
  • Cuidado con el hielo: es posible que, si llueve y hace frío, se formen placas de hielo en algunas zonas. Evita las partes de la carretera donde haya sombra y extrema la precaución en las zonas de mucho viento. A veces, un gris más oscuro en la carretera puede indicar zonas con hielo, por lo que te recomendamos que las esquives para evitar sorpresas.
  • Evita la nieve: es extremadamente deslizante y no es recomendable circular con la moto si se prevé que va a nevar. Si lo haces, recuerda bajar la marcha y ser sutil en todos tus movimientos. Cuidado si hay sal en la carretera: podrías resbalar al inclinarte. Si cuando llegues a casa encuentras salpicaduras en tu moto límpialas lo antes posible, ya que la sal es corrosiva y podría estropear algunos de sus equipamientos.
  • Evita el freno delantero: en invierno no es conveniente utilizar el freno delantero. Ante una superficie resbaladiza como un paso de cebra será más sencillo perder el control de la moto.

Si optas por disfrutar de tu moto también en los meses de mal tiempo, sigue estas recomendaciones para evitar una caída o un susto innecesario.

Otros artículos que puedan interesarte

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra un 80% en tu seguro de moto

Llámanos al 91 122 14 03