MENU

Mujer Conduciend En Invierno

Consejos para conducir en invierno

Ahorra un 80% en tu seguro de coche

  • Las olas de frío y las primeras nevadas del año comienzan a  llegar a nuestro país y una de las principales preocupaciones de los conductores pasa a ser cómo conducir de forma segura en esta época. En Kelisto te contamos algunos de los mejores consejos para conducir en invierno.

Después de las bajas temperaturas que han afectado a España en la primera semana del año, una nueva ola de frío en Europa amenaza con volver a dejar helada la Península Ibérica. Además de los consejos para ahorrar luz y gas, en Kelisto también te ofrecemos varias recomendaciones a la hora de conducir en invierno.

Con las bajas temperaturas y condiciones atmosféricas adversas, los conductores pueden encontrarse con varios problemas a la hora de conducir: hielo, nieve, lluvia, baja visibilidad, etc. Por ello, es importante no solo ser muy prudente al volante, sino también conocer la meteorología antes de salir con el coche. Otro aspecto que puede evitarte sustos inesperados es comprobar que tu seguro de coche cubriría algunos daños ocasionados por las inclemencias del tiempo, sobre todo aquellas que no estén recogidas por el Consorcio de Compensación de Seguros. Un comparador de seguros de coche puede ser muy útil en este sentido, ya que te ayudará a comparar las distintas coberturas de las pólizas disponibles en el mercado, por lo que podrás contratar los mejores seguros de coche.

Prepara el vehículo

Si vas a iniciar un viaje, conviene preparar antes el material de emergencia que podrías necesitar. Asegúrate de que llevas los elementos de seguridad básicos, como el chaleco reflectante, los triángulos de posicionamiento, un juego de luces de repuesto y una rueda de recambio en buen estado. Además, para conducir con hielo o nieve también se recomienda llevar una linterna, ropa de abrigo, un teléfono móvil con batería cargada, guantes, los papeles de tu seguro de coche, un kit de primeros auxilios y algunos alimentos o bebidas calientes.

Infórmate del estado de las carreteras

Antes de iniciar la marcha dedica el tiempo necesario a informarte sobre el estado de las carreteras. Puedes hacerlo a través de la página web de la DGT, que tiene una sección dedicada a dar información sobre carreteras afectadas por hielo y nieve en tiempo real. Ahí tendrás acceso a un documento con las carreteras de toda la red, solo la red de autovías y autopistas y, además, podrás ver un mapa de incidencias invernales en tiempo real. De esta manera, conocerás aquellos puntos en los que podrías conducir con nieve o hielo.

También es recomendable consultar la meteorología en páginas web oficiales, como la Aemet, en la que podrás conocer los avisos por lluvia, nieve o temperaturas mínimas que te esperan para los próximos días.

Elige el neumático adecuado

Si vives en una zona muy fría con un alto número de nevadas, puede que te interese comprar unos neumáticos especiales de invierno, muy habituales en los países nórdicos. Son un poco más caros, pero tienen mejor agarre gracias a la profundidad del surco. Estas ruedas proporcionan mayor seguridad en condiciones de baja adherencia y reducen la distancia de frenado al conducir con nieve, lluvia o hielo.

No olvides las cadenas

En caso de nevada, principalmente en puertos de montaña, serán necesarias las cadenas. Aprende a ponerlas antes de necesitarlas, para evitar pasar un mal rato en la carretera. Las hay de distintos tipos: desde las tradicionales cadenas metálicas de rombos (a partir de 35 euros) a las novedosas fundas textiles fáciles de colocar y lavables (entre 40 y 60 euros), las textiles súper adherentes de nueva generación o las de acero con avisador óptico de tensado (en torno a 80-100 euros).

Según la normativa, todos los vehículos están obligados a utilizar las cadenas en aquellos lugares donde la señalización lo indique. No hacerlo y, aun así, circular por esos sitios, puede suponer una multa de hasta 200 euros, sin olvidar el riesgo que correrás al conducir con nieve o hielo sin cadenas.

Evita movimientos bruscos

 En carretera, sobre todo si el firme está húmedo y puede haber hielo, conviene evitar los movimientos bruscos del volante y los frenazos violentos. Trata de acelerar de forma suave, usar marchas largas, reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En las pendientes descendientes cambia a marchas cortas para que el motor retenga el coche.

Evita las zonas sombrías

Recuerda que en las zonas no soleadas puedes encontrar placas de hielo, aunque la temperatura ambiente supere los cero grados y el testigo de hielo del coche no se encienda. Si es posible, intenta evitar las sombras y circula siempre por las zonas de la carretera en las que dé el sol.

Cuidado con el ‘aquaplaning’ y el hielo

Cuando las ruedas no pueden evacuar el agua de la carretera el vehículo puede llegar a perder el control. Si esto ocurre, debes sujetar con fuerza el volante y desacelerar con suavidad evitando utilizar el freno.

También debes de prestar atención si vas a conducir con hielo o nieve. Hay que tener especial cuidado con las placas de hielo, que pueden formarse incluso en días en los que, aparentemente, la carretera está en buen estado. Presta atención al indicador del termómetro de coche: si este marca 3ºC o menos, puede ser que haya placas de hielo o nieve en la carretera.

Precaución ante baja visibilidad

La lluvia y la niebla son fenómenos climatológicos propios del invierno que, unidos a que durante estos meses anochece mucho antes, reducen la visibilidad. Para ayudarnos a ver bien en estas circunstancias es recomendable limpiar de forma regular los faros, las escobillas y el parabrisas, y comprobar que todas las luces funcionan correctamente. Además, con visibilidad reducida es necesario aminorar la velocidad y aumentar la distancia de seguridad.

La importancia de la asistencia en carretera

A la hora de conducir en invierno, una de las coberturas más importantes que debe de tener el seguro de coche es la asistencia en carretera. Aunque incluso los seguros más baratos ofrecen la asistencia en viaje hasta en la modalidad de terceros, lo cierto es que cada compañía incluye servicios distintos.

Por ejemplo, los seguros de Génesis y Regal cubren el alojamiento y desayuno en hotel en España y el extranjero durante cuatro días, además de la falta de combustible y el pinchazo y cambio de rueda. Estas coberturas son opcionales en la póliza de Direct Seguros, que sí incluye el traslado y rescate de heridos y la repatriación y traslado de fallecidos.

Si aparcas en la calle

Si tu coche se queda en la calle en una noche de nieve deja los parabrisas levantados para que no se deformen o se rompan y retén el coche con una marcha puesta, evitando usar el freno de mano. Si la cerradura se congela y no puedes abrir la puerta por la mañana, calienta la llave con un mechero e introdúcela con suavidad.

Además, si las ventanillas y la luna aparecen con una capa de hielo, puedes utilizar una tarjeta de plástico rígido (el dni, una tarjeta de inscripción a un club, etc.) para retirar el hielo. Esto solo servirá si la capa de hielo no es muy gruesa. Sin embargo, lo ideal es sustituir el agua y jabón del parabrisas por un líquido limpiador especial que también sea anticongelante.

Con estos consejos y mucha prudencia al volante podrás prevenir algún susto en la carretera y evitarás llamar a tu compañía de seguro de coche. Recuerda que con lluvia o nieve la capacidad de respuesta del coche se reduce notablemente, con lo que debes de mantenerte alerta y anticiparte a los posibles problemas que puedan surgir.

Otros artículos que pueden interesarte

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra un 80% en tu seguro de coche