Los nuevos coches llamarán automáticamente al 112 en caso de accidente

Kel 178

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

A partir de octubre de 2015, los nuevos coches de la Unión Europea tendrán que llevar el dispositivo eCall, un sistema que realiza llamadas automáticas a los servicios de emergencia en caso de accidente grave.

La Comisión Europea ha aprobado una iniciativa que obliga por ley a todos los turismos y vehículos comerciales ligeros a que incorporen el sistema de llamada automática de emergencia eCall antes de octubre de 2015.

Esta propuesta garantiza que, en caso de accidente grave, el vehículo marque automáticamente el 112 (teléfono de asistencia inmediata en Europa), transmitiendo a los servicios de emergencia la localización del coche y otros datos como el tipo de vehículo accidentado o el sentido de circulación del siniestro, un dato fundamental en choques ocurridos en autopistas o túneles.

En el momento en el que se produce un accidente, los sensores integrados en el vehículo (normalmente los mismos usados para el despliegue del airbag) son los que activan el sistema que envía la llamada. Este sistema es especialmente útil para choques graves en los que el conductor se encuentra inconsciente o incapacitado para realizar una llamada telefónica. Otra ventaja del dispositivo eCall es que puede activarse manualmente con tan sólo pulsar un botón. Una persona que haya sido testigo del accidente o el mismo conductor pueden activar el sistema inmediatamente.

El sistema funcionaría en cualquier lugar de Europa, incluso cuando el vehículo se encuentre fuera de su país. Según la Comisión Europea, el coste de esta instalación no superará los 100 euros por vehículo con la fabricación en serie de los dispositivos eCall.

Se trata de un coste mínimo que podría aumentar el porcentaje de coches equipados con este sistema, una cifra que sólo alcanza en la actualidad el 0,7% de los vehículos de la Unión Europea (UE), según Bruselas. El siguiente paso es que los estados miembros y el Parlamento Europeo den definitivamente luz verde al proyecto.

Cada minuto cuenta a la hora de salvar vidas

Los primeros minutos tras un accidente grave son vitales para salvar una vida. Según la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (SEMES), la primera o segunda hora tras el accidente es donde se produce la mayor parte de los fallecimientos (un 75% del total). Ese primer periodo de 60 minutos es el que se conoce como “la hora de oro”. La rapidez con la que se movilicen los servicios de urgencia es decisiva para salvar vidas o reducir las consecuencias de las lesiones.

La Comisión estima que el sistema eCall puede acelerar el tiempo de respuesta de las emergencias en un 40% en las zonas urbanas y en un 50 % en las zonas rurales, y salvar así hasta 2.500 vidas al año, además de reducir entre un 10 y un 15% la gravedad de las lesiones.

Según datos del Ejecutivo comunitario, en 2012 se registraron 1,1 millón de accidentes en las carreteras europeas, en los que 28.000 personas perdieron su vida y otros 1,5 millones resultaron heridas. Unas cifras que traducidas en coste social alcanzan los 130.000 millones de euros anuales.

Nuestra opinión

El sistema eCall es una iniciativa ambiciosa cuyo fin es salvar vidas. Como ya hemos visto, la reducción de los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte de la persona accidentada. Sin duda es una buena noticia para el ciudadano, con la ventaja añadida de que al ser un sistema que se implantará a nivel europeo, el dispositivo de emergencia funciona en cualquier país de la UE. Recordemos que los accidentes de tráfico en España son una de las principales causas de mortalidad, sobre todo entre los más jóvenes. Según datos de la DGT, en 2012 se produjeron 1.179 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que fallecieron 1.304 personas y 6.161 resultaron heridas graves.

El proyecto supondrá que los 27 estados miembros (junto a Islandia, Noruega y Suiza) se vean obligados a imponer nuevos requerimientos técnicos para la instalación de los dispositivos y todo un despliegue de infraestructura antes del 1 de octubre de 2015, un plazo no muy lejano. Sólo cabe esperar a ver de qué manera los fabricantes de automóviles repercutirán el coste de este sistema en el precio final de los vehículos y si las aseguradoras aumentarán sus pólizas de seguro de coche por el hecho de no tener el sistema instalado.

Fuentes: Comisión Europea / Dirección General de Tráfico

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home