Claves para elegir una cuenta remunerada

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones

Imagen de banner
En Kelisto te explicamos todas las condiciones que exigen las entidades para que puedas elegir una cuenta remunerada que realmente se adapta a lo que necesitas.

Elegir una cuenta remunerada parece algo sencillo cuando estás pensando en sacar partido a tus ahorros. ¿Sus ventajas? El atractivo interés que ofrecen al cliente (que suele ser más alto durante los primeros meses) y su flexibilidad, ya que el dinero se puede recuperar en cualquier momento sin tener que pagar una penalización, como pasa con los depósitos a plazo fijo. Por si esto fuera poco, se trata de un producto que prácticamente no tiene riesgos, ya que cuenta con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos.

Pese a todas estas virtudes, elegir una cuenta remunerada no es fácil. Has de tener en cuenta cuestiones como la rentabilidad, las limitaciones de saldo, los requisitos de permanencias o la  vinculación de productos.  Para que te aclares entre toda esta maraña de condiciones y requisitos, en Kelisto hemos analizado las exigencias y vinculaciones que requieren las cuentas de ahorro y hemos desgranado todo lo que debes tener en cuenta para calcular cuánto ganarás realmente si contratas uno de estos productos.

Recuerda que puedes consultar nuestro ranking de mejores cuentas remuneradas para conocer las ofertas más atractivas del mercado, y también visitar nuestro comparador de cuentas remuneradas, desde donde también podrás contratar la cuenta que más te interese.

¿En qué debes fijarte para elegir una cuenta remunerada interesante?

1) ¿Es necesario domiciliar la nómina?

Las mejores cuentas remuneradas suelen exigir que el consumidor domicilie su salario para poder disfrutar de la rentabilidad que ofrecen. Un buen ejemplo de este tipo de ofertas –que podrían considerarse un híbrido entre un producto de ahorro y una cuenta nómina- es el de Bankinter: su Cuenta Nómina te ofrece un 5% TIN (Tipo de Interés Nominal) por mantener los ahorros durante el primer año y un 2% durante el segundo, aunque deberás domiciliar una nómina, pensión o ingresos fijos por un valor igual o superior a 1.000 euros, además de cumplir con otros requisitos.

Imagen de banco Bankinter

Cuenta Nómina

Anuncio

En otros casos, domiciliar la nómina no es un requisito fundamental para poder contratar una cuenta remunerada, pero sí permite que el usuario reciba una retribución mayor. Por ejemplo, la Cuenta de Ahorro de Bienvenida de Openbank ofrece un 1% TIN durante los seis primeros meses. A partir del séptimo, los clientes con un salario domiciliado conseguirán un 0,20% TIN, mientras que aquellos que no lo tengan solo lograrían un 0,05%.

Imagen de banco Openbank

Cuenta de Ahorro Bienvenida

2) ¿Qué cantidad máxima y mínima está retribuida?

Algunas cuentas remuneradas limitan la cantidad mínima y/o la máxima que está sujeta a retribución. Es decir, determinan que la remuneración que ofertan solo estará disponible para los saldos que superen una determinada cantidad, o para aquellos que estén por debajo de cierta cifra. Eso es lo que sucede, por ejemplo, con dos de las de las mejores cuentas de ahorro del mercado: la Cuenta de Ahorro Bienvenida con Nómina de Openbank y la Cuenta Nómina de Bankinter. Ambas te ofrecen una remuneración inicial del 5% (la primera durante seis meses y la segunda durante 12), pero solo para los primeros 5.000 euros de saldo que tengas.

3) ¿Hay compromiso de permanencia?

Exigir un compromiso de permanencia suele ser habitual en las cuentas con regalos o en las promociones de los bancos que regalan dinero, aunque también podrías encontrar este requisito en algunas cuentas remuneradas. En cualquier caso, la mayoría te dejarán irte cuando quieras, como ocurre con la la Cuenta de ahorro online de Nationale Nederlanden que forma parte de nuestro ranking de mejores cuentas remuneradas sin nómina.

Imagen de banco Nationale Nederlanden

Cuenta de Ahorro Online

4) ¿Tiene requisitos adicionales?

Tradicionalmente, las cuentas remuneradas no exigían que el cliente cumpliera con ninguna exigencia para poder contratarlas, como ocurre todavía hoy con ofertas como la Cuenta Naranja de ING. Sin embargo, cada vez son más las que exigen que el usuario, además de contratar el propio producto de ahorro, disponga de algún otro producto vinculado, o que domicilie algún recibo o realice un número determinado de operaciones con su tarjeta de crédito. Si quieres hacerte, por ejemplo, con la Cuenta No-Nómina de Bankinter, necesitarás tener un mínimo de 10 cargos por recibos en la cuenta en el último trimestre.

Imagen de banco Bankinter

Cuenta No-Nómina

¿Cuánto ganarás realmente con una cuenta remunerada?

Para saber cuánto ganarás realmente con una cuenta remunerada, es necesario que tengas en cuenta una serie de elementos que pueden influir en la rentabilidad final que puedes conseguir.

1) ¿Cuál es la TAE?

Las cuentas de ahorro suelen ofrecer una rentabilidad más alta durante los primeros meses, lo que podría confundirte a la hora de saber los intereses que realmente vas a cobrar por tu dinero. Por eso, es importante que calcules la Tasa Anual Equivalente (TAE) que recibirás por tus ahorros.

Imagina que tienes 5.000 euros y estás interesado/a en contratar la Cuenta de Ahorro Bienvenida con Nómina de Openbank, que te ofrece un 5% TIN los seis primeros y un 0,020% a partir del séptimo mes. En ese caso, si calculas la TAE, llegarás a la conclusión de que el interés real que obtendrías el primer año por tus ahorros sería del 2,67%.

#{finance content payroll_account fbb3672r}

2) ¿Y los impuestos?

Una vez que sepas la TAE de tu cuenta remunerada, te conviene tener en cuenta los impuestos que tendrás que pagar por el dinero que recibas. Hacienda considera los intereses que se cobran por este tipo de productos como rendimientos del capital mobiliario, por lo que te aplicará una retención del IRPF que se estructura por tramos:

  • Si el dinero que cobras no supera los 6.000 euros, tendrás que abonar un 19%
  • Si la cantidad oscila entre 6.000 y 50.000 euros, un 21%
  • Si supera los 50.000 euros, un 23%

3) Cuidado con las  comisiones

Para saber qué intereses reales cobrarás por tu cuenta de ahorro, no basta con tener en cuenta los impuestos que tendrás que pagar, sino que también tendrás que restar otros conceptos, como las comisiones. Aunque no es habitual, algunas ofertas aplican comisiones a sus clientes, aunque normalmente puedes librarte de ellas si cumples con algún requisito adicional, como usar tu tarjeta de crédito un número determinado de veces o domiciliar algún recibo. Si quieres tener la certeza de que vas a poder esquivar este coste, puedes consultar la lista de los mejores bancos sin comisiones.

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios