Todo lo que esconde la letra pequeña de las cuentas remuneradas

Cuentas Remuneradas En Kelisto

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Conseguir una buena retribución por tus ahorros puede estar sujeto a requisitos como la domiciliación de la nómina, el pago de  comisiones o el cumplimiento de un período de permanencia. En Kelisto te explicamos todas las condiciones que exigen las cuentas remuneradas para que sepas si una oferta merece realmente la pena.

Las cuentas remuneradas siempre han sido una opción sencilla para sacar partido a los ahorros. ¿Sus puntos fuertes? El atractivo interés que ofrecen al cliente (normalmente, más alto durante los primeros meses) y su flexibilidad, ya que el dinero se puede recuperar en cualquier momento sin tener que pagar una penalización, como suele ocurrir con los depósitos a plazo fijo.

Por si esto fuera poco, se trata de un producto que prácticamente no tiene riesgos. Como te contamos en Kelisto, el dinero que se mantiene en una cuenta remunerada está respaldado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un mecanismo que permitiría recuperar hasta 100.000 euros por entidad y titular en caso de que un banco tuviera problemas.

Pese a todas estas virtudes, elegir una cuenta remunerada se ha vuelto cada vez más complicado. En los últimos meses, la letra pequeña de estos productos se lo ha empezado a poner difícil al consumidor, que ahora no solo tiene que analizar si la rentabilidad de cada producto le resulta interesante: limitaciones de saldo, permanencias o vinculación de productos son solo algunas de las cuestiones que también empiezan a aparecer en muchas ofertas de los bancos.  

Para que te aclares entre toda esta maraña de condiciones y requisitos, en Kelisto hemos analizado las nuevas exigencias y vinculaciones que requieren las cuentas remuneradas y hemos desgranado todo lo que debes tener en cuenta para calcular cuánto ganarás realmente si contratas uno de estos productos.

¿En qué debes fijarte para saber si una cuenta remunerada es interesante?

1) ¿Tienes que domiciliar la nómina?

Cada vez es más común que las mejores cuentas remuneradas exijan que el consumidor domicilie su salario para poder disfrutar de la rentabilidad que ofrecen. Este tipo de ofertas –que funcionan como una especie de híbrido entre un producto de ahorro y una cuenta nómina- es el que propone, por ejemplo, Banco Sabadell: su Cuenta Expansión Plus retribuye los ahorros al 3% de forma indefinida. Eso sí, para poder contratar este producto es necesario domiciliar un salario de, al menos, 3.000 euros al mes.

En otros casos, domiciliar la nómina no es un requisito fundamental para poder contratar una cuenta remunerada, pero sí permite que el usuario reciba una retribución mayor. Por ejemplo, la Cuenta Bienvenida de Openbank ofrece un 2% TIN durante los tres primeros meses. A partir del cuarto, los clientes con un salario domiciliado conseguirán un 0,50% TIN, mientras que aquellos que no lo tengan solo lograrían un 0,30%

2) Qué cantidad máxima y mínima recibirá retribución

Algunas cuentas remuneradas limitan la cantidad mínima y/o la máxima que está sujeta a retribución. Es decir, determinan que la remuneración que ofertan solo estará disponible para los saldos que superen una determinada cantidad, o para aquellos que estén por debajo de cierta cifra. Eso es lo que sucede, por ejemplo, con la Cuenta Nómina de Bankinter: su interés (el 5% TAE el primer año) supera con creces las ofertas de sus competidores. Sin embargo, ese porcentaje solo se aplicará a los ahorros que no superen los 5.000 euros.

Lo mismo sucede con la Cuenta 1|2|3 del Santander. En su caso, la retribución se establece por tramos de saldo: para acceder a la remuneración más baja (1% TAE) hace falta tener un mínimo de 1.000 euros, mientras que la más alta (un 3% TAE) solo se aplicará a los saldos que no superen los 15.000 euros.

3) ¿Hay compromiso de permanencia?

Exigir un compromiso de permanencia suele ser algo habitual en las cuentas bancarias que premian al cliente con algún regalo, tal y como te contamos en Kelisto. Sin embargo, requerir que el usuario se quede en la entidad durante un tiempo mínimo también es algo que puede suceder en algunas cuentas remuneradas: por ejemplo, la Cuenta Nómina de Bankinter exige que el consumidor permanezca en el banco durante 24 meses.

4) ¿Debe contratar productos vinculados?

Algunas de las mejores cuentas remuneradas del mercado exigen que el cliente, además de contratar el propio producto de ahorro, disponga de algún otro producto vinculado. Por ejemplo, tanto la Cuenta Nómina de Bankinter como la Cuenta 1|2|3 del Santander exigen que el cliente disponga de una tarjeta. Además, en el caso de la oferta de la entidad presidida por Ana Patricia Botín, el consumidor tendrá que hacer, al menos, seis movimientos con su plástico al trimestre.

¿Cuánto ganarás realmente con una cuenta remunerada?

Para saber cuánto ganarás realmente con una cuenta remunerada, es necesario que tengas en cuenta una serie de elementos que pueden influir en la rentabilidad final que puedes conseguir.

1) Calcula la TAE

En muchos casos, las cuentas remuneradas ofrecen una rentabilidad más alta durante los primeros meses, algo que podría llevarte a confusión a la hora de saber los intereses que realmente vas a cobrar por tu dinero. Por eso, es importante que calcules la Tasa Anual Equivalente (TAE) que recibirás por tus ahorros.

Por ejemplo, la Cuenta Naranja de ING Direct ofrece un Tipo de Interés Nominal (TIN) del 1,89% durante los tres primeros meses, que baja al 0,20% TIN a partir del cuarto. Si decidieras depositar 1.000 euros en este producto y los mantuvieras durante un año, la TAE que conseguirías sería de 0,62% y los intereses brutos que cobrarías ascenderían a 6,23 euros.

2) No te olvides de los impuestos

Una vez calculada la TAE y los intereses reales que cobrarás por una cuenta remunerada, es fundamental que hagas una operación más: descontar los impuestos que tendrás que pagar por el dinero que recibas. Los intereses que se cobran por este tipo de productos están considerados, a ojos de Hacienda, como rendimientos del capital mobiliario y tributan por tramos:

  • Si el dinero que cobras no supera los 6.000 euros, tendrás que abonar un 19%
  • Si la cantidad oscila entre 6.000 y 50.000 euros, un 21%
  • Si supera los 50.000 euros, un 23%

En este contexto, imagina que depositas 5.000 euros en la Cuenta Coinc de Bankinter, que remunera los ahorros con un 0,80% TAE de forma indefinida. Al cabo de un año, este producto te hubiera proporcionado unos intereses brutos de 40 euros. Ahora bien, si a esa cifra se le restan los impuestos (un 19% de 40 euros), los intereses “limpios” que recibirías serían de 32,40 euros.

3) Ojo con las  comisiones

Para averiguar los intereses reales que cobrarás con una cuenta remunerada, no basta con tener en cuenta los impuestos que tendrás que pagar, sino que también tendrás que restar otros conceptos, como las comisiones. Aunque no es habitual, algunas ofertas aplican comisiones a sus clientes. Por ejemplo, la Cuenta 1|2|3 del Santander cobra tres euros al mes, mientras que la Cuenta Única de Banco Mediolanum tiene una comisión de mantenimiento de 2,98 euros. Eso sí, el consumidor puede librarse de pagarla si cumple con alguno de estos requisitos:

  • Domiciliar una nómina mínima de 600 euros o dos recibos
  • Tener un saldo medio igual o superior a 6.000 euros
  • Disponer de productos de gestión (como fondos de inversión o seguros de vida) por valor de 30.000 euros

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas