Imagen de proveedor

Cuentas bancarias de Triodos Bank

Compara todas las cuentas de Triodos Bank con Kelisto.

Otros productos bancarios

Todo sobre las cuentas bancarias de Triodos Bank

Para aquellos que busquen las características de las cuentas de Triodos Bank, en esta entidad encontrarán una gran variedad de estos productos financieros con los que resulta sencillo sacar partido a los ahorros o a los ingresos regulares. En Triodos Bank, una entidad bancaria que cuenta con más de 700.000 clientes en seis países europeos, podrás contratar cuentas corrientes y cuentas nómina.

Si buscas una cuenta corriente, Triodos Bank te ofrece un producto con las características más comunes del mercado. Tendrás una cuenta que funciona como un depósito a la vista, es decir, podrás ingresar tu dinero y hacer la operativa básica que permite cualquier banco: sacar dinero, hacer ingresos y transferencias o pagar con tarjeta de crédito o débito. Las cuentas corrientes de Triodos Bank tienen una liquidez absoluta y son productos fáciles y sencillos de usar. Sin embargo, estos productos no suelen tener una remuneración por el dinero que ingreses y pueden cobrar algunas comisiones, aunque sí permiten la domiciliación de nóminas o recibos.

Con respecto a las cuentas nómina de Triodos Bank, estas se caracterizan por ofrecer a los clientes ciertas ventajas y beneficios si estos domicilian su nómina en el banco. Con estos productos financieros también podrás realizar las operaciones bancarias más importantes, como sacar dinero, hacer un ingreso, realizar una transferencia o pagar con tarjetas, ya sea de crédito o débito. Las cuentas nómina también pueden suponer el ahorro de comisiones si domicilias tu salario u otros recibos. Este ahorro puede ser alguna de las ventajas que te ofrecen estos productos, aunque el banco también puede ofrecerte otros regalos materiales.

Si lo que te interesa es hacerte con una de las cuentas sin comisiones de Triodos Bank, recuerda que es esencial que te fijes bien en qué requisitos establece tu contrato para liberarte de las comisiones de mantenimiento, administración y por la operativa bancaria básica. Lo más habitual es que, como mínimo, tengas que domiciliar tu nómina o unos ingresos regulares, pero las exigencias de cada entidad y producto podrían variar.