Claves para entender las cuentas ahorro vivienda

Shutterstock 267048551

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Seguro que has oído hablar de un tipo de cuenta bancaria llamada cuenta ahorro vivienda, pero ¿sabes si aún es posible abrir una, en qué consiste y cuáles son las características que la diferencian de otros productos bancarios? Si estás pensando en comprar una casa, aquí tienes todo lo que necesitas conocer sobre estos productos bancarios.

Lo habitual es que todos guardemos nuestros ahorros en el banco, disponiendo así de una cuenta bancaria antes incluso de contar con una nómina. Sin embargo, no todas las cuentas que ofrecen las entidades bancarias son iguales. En concreto, podemos distinguir entre las cuentas corrientes y las de ahorro, cada una de ellas con unas características específicas y, por tanto, más o menos aconsejables en función tanto de tus circunstancias financieras como de tus hábitos de consumo.

Tipos de cuentas bancarias

Las cuentas corrientes son las más habituales. Se caracterizan por la disponibilidad inmediata de los ahorros depositados y por ofrecer al cliente servicios de caja como ingresos en efectivo, domiciliación de recibos o pago con cheques, entre otros. Con frecuencia, este tipo de cuentas aplican comisiones de mantenimiento o por los servicios ofrecidos.

Dentro de las cuentas corrientes podemos encontrar diferentes modalidades: por ejemplo, las cuentas nómina, idóneas para quienes tienen domiciliados sus ingresos mensuales ya que aplican bonificaciones a los clientes que estén más vinculados a la entidad. Además, existen algunas ofertas que devuelven un porcentaje de los recibos y ciertas entidades te ofrecen regalos por abrir una de estas cuentas.

Existen también cuentas corrientes remuneradas –perfectamente compatibles con las cuentas nómina–, caracterizadas por prestar todos los servicios de caja de las cuentas corrientes al tiempo que remuneran los ahorros depositados.

En cuanto a las cuentas de ahorro, aunque a día de hoy sus características son bastante similares a las de las cuentas corrientes, presentan algunas diferencias como la entrega al cliente de una libreta de ahorros en la que se anotan todos los movimientos realizados y el hecho de que ofrecen menos facilidad a la hora de realizar ingresos y pagos. Asimismo, en ocasiones no permiten la domiciliación de recibos.

Como contraprestación a las restricciones que presentan las cuentas de ahorro, las entidades suelen ofrecer una mejor rentabilidad por los ahorros depositados, si bien es cierto que ésta se ha visto reducida en los últimos tiempos como consecuencia de la bajada de tipos llevada a cabo por el Banco Central Europeo.  

¿En qué consiste una cuenta ahorro vivienda?

La cuenta ahorro vivienda es un tipo de cuenta de ahorro caracterizada por tener una finalidad específica: la compra de la vivienda habitual o la rehabilitación de la misma. En este punto, hay que especificar que con “vivienda habitual” se entiende aquella que sea la residencia del titular de la cuenta durante al menos tres años consecutivos.

La razón de ser de estas cuentas radicaba en sus ventajas fiscales, ya que disponer de una de ellas permitía a su titular deducir el 15% de las cantidades aportadas en su IRPF a la hora de hacer la declaración de la renta. Sin embargo, el Gobierno eliminó estos beneficios hace unos años, lo que hizo que estos productos perdieran su principal atractivo. 

Por este motivo, aunque a día de hoy algunas entidades continúan ofreciendo un tipo de productos con el nombre “cuenta ahorro vivienda” o “cuenta vivienda”, como Triodos Bank, en la actualidad se trata de unos productos consistentes, fundamentalmente, en un plan de ahorro.

Así, la operativa de estos productos financieros es la siguiente: el titular de la cuenta ahorro vivienda realiza una serie de aportaciones periódicas a lo largo de un periodo de tiempo a fin de lograr una cantidad que invertir en una vivienda al final de este plazo.

¿Cuáles son las principales características de una cuenta ahorro vivienda?

A día de hoy, la principal particularidad de una cuenta ahorro vivienda es su finalidad. Ahora bien, este producto de ahorro también presenta otros rasgos definitorios:

  • Al tratarse de cuentas de ahorro ofrecidas por las entidades bancarias, en España gozan de la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, que asegura el dinero que tengas depositado hasta un máximo de 100.000 euros.
  • Generalmente, una cuenta ahorro vivienda paga al cliente un interés superior que una libreta de ahorro normal.
  • En el pasado, este tipo de productos de ahorro ofrecía a su titular ciertas ventajas fiscales. Sin embargo, éstas han desaparecido en la actualidad.
  • Una cuenta corriente, una libreta de ahorro o un depósito bancario pueden servir como cuenta ahorro vivienda, por lo que sus condiciones respecto a titularidad, liquidación, modificación y envíos de extractos son las mismas que para estos productos.
  • Los intereses generados reciben el mismo tratamiento a la hora de rendir cuentas al Fisco que el que se aplica a las cuentas corrientes.

Cuentas Ahorro vivienda en Kelisto

¿Qué pros y contras presenta una cuenta ahorro vivienda?

En 2013 el Gobierno modificó los beneficios fiscales de los que disfrutaban las cuentas ahorro vivienda, eliminando así su principal atractivo. No obstante, este tipo de productos siguen presentando algunas ventajas para los clientes que se deciden a contratarlos. Así, su principal aliciente es que las entidades que ofertan estas cuentas remuneran al titular con un interés superior al de las cuentas de ahorro genéricas.

Además, el uso que se hace de una cuenta ahorro vivienda –mediante aportaciones periódicas– facilita lograr un ahorro sistemático con facilidad, al tiempo que permite al usuario disfrutar de gran flexibilidad en cuanto a la cuantía y la frecuencia de las aportaciones.

Por último, cabe destacar que disponer de una cuenta ahorro vivienda en la entidad en la que vayas a solicitar una hipoteca puede permitirte obtener un préstamo para la compra de tu vivienda habitual en unas condiciones más atractivas.

En cuanto a los inconvenientes que caracterizan a estos productos, el principal punto en contra de las cuentas ahorro vivienda es que, pese a ofrecer una rentabilidad mayor que la de otras cuentas de ahorro, el tipo de interés con el que remuneran al titular es inferior al de otros productos de inversión.  Antes de perder sus beneficios de cara a la declaración del IRPF, a este inconveniente se añadían también algunas limitaciones: solo era posible disponer de una cuenta ahorro vivienda por persona y existía un plazo delimitado para emplear el dinero en la compra o la rehabilitación de una vivienda: cuatro años.

¿Cómo eran las cuentas ahorro vivienda antes de 2013?

Hasta que el Gobierno anunciara la eliminación de la deducción por vivienda habitual en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para los que adquirieran una casa a partir de 2013, las aportaciones realizadas a una cuenta ahorro vivienda tenían el mismo tratamiento fiscal que el que se daba a los pagos realizados para la compra de una primera vivienda.

En concreto, los contribuyentes que fueran titulares de una cuenta ahorro vivienda podían deducir de su IRPF el 15% de lo que hubieran aportado a la misma a lo largo del año a la hora de hacer la declaración de la renta del periodo. Ahora bien, los titulares sólo podían beneficiarse de estas ventajas durante cuatro años, es decir, debían adquirir una casa en un plazo máximo de cuatro años desde la apertura de la cuenta ahorro vivienda. Es más, en el caso de que transcurrido este periodo no hubieran destinado las cantidades depositadas a la compra o rehabilitación de su vivienda habitual, debían devolver a la Administración el importe de las deducciones de las que hubieran disfrutado más los correspondientes intereses de demora.

¿Qué pasa con los que abrieron una cuenta ahorro vivienda en 2011?

Aquellos que habían abierto una cuenta ahorro vivienda con anterioridad a 2013, por ejemplo, en 2011, dejaron de poder deducirse por las cantidades aportadas a partir de ese ejercicio, pero, si se beneficiaron de las ventajas fiscales en los años anteriores, deben tener en cuenta que, de no adquirir su primera vivienda o rehabilitar su vivienda habitual antes de que finalice 2015, deberán devolver las cantidades deducidas junto con los intereses correspondientes.

¿Cuándo es el momento de abrir una cuenta ahorro vivienda?

Las cuentas ahorro vivienda son unos productos dirigidos a jóvenes que estén valorando la compra de su primera vivienda y que aún no cuentan con suficiente efectivo para hacer frente a la entrada. Se plantean así como unos planes de ahorro que ayudan a reunir el dinero suficiente para adquirir una casa a medio plazo.

Si éste es tu caso, es el momento de abrir una de estas cuentas; pero si no estás decidido a adquirir una vivienda en los próximos años, es posible que te interese más depositar tus ahorros en otro tipo de productos de inversión que ofrecen rentabilidades más elevadas.

Por último, si optas por abrir una cuenta ahorro vivienda de las que aún ofrecen las entidades bancarias, infórmate primero sobre qué bancos ofertan préstamos hipotecarios en mejores condiciones a los clientes que disponen de uno de estos productos en su entidad.

 

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas