Imagen de proveedor

Cuentas bancarias de Myinvestor

Compara todas las cuentas de Myinvestor con Kelisto.

Otros productos bancarios

Todo sobre las cuentas bancarias de MyInvestor

Si buscas un depósito a la vista para mantener tu dinero, las cuentas de MyInvestor pueden ser perfectas para ti, ya que funcionan al mismo tiempo como cuentas corrientes, cuentas remuneradas y cuentas nómina.

Con la cuenta remunerada de MyInvestor lograrás una rentabilidad por la cantidad de dinero que ingreses cuando haya pasado un tiempo determinado. Este producto financiero es parecido a los depósitos a plazo fijo, con la diferencia de que el cliente podrá disponer de sus ingresos siempre que quiera y sin tener que abonar ninguna penalización: es decir, la cuenta remunerada de MyInvestor tiene total liquidez.

Esta cuenta también puede funcionar como una cuenta corriente de MyInvestor, ya que los clientes pueden domiciliar recibos, hacer transferencias y solicitar tarjetas de débito y/o de crédito con las que realizar sus compras. Del mismo modo, si domicilias tus ingresos en la entidad, pasará a funcionar como una cuenta nómina de MyInvestor. Lo más habitual es que los clientes con ingresos regulares domiciliados en una entidad bancaria tengan acceso a ventajas adicionales, como regalos o en especie o en efectivo. Sin embargo, para saber si es el caso de la cuenta nómina de MyInvestor, tendrás que leer la letra pequeña de tu contrato en el momento de firmarlo.

Además, este producto constituye una cuenta sin comisiones de MyInvestor, es decir, que no tendrás que pagar comisión de administración ni de mantenimiento por contratarla, ni tampoco asumir gastos asociados a tu operativa diaria (como al hacer transferencias o solicitar una tarjeta de débito o crédito).

Antes de contratar una cuenta bancaria de MyInvestor, como sucedería con cualquier otra entidad, debes prestar atención a cuestiones como si te exigen disponer de unos ahorros mínimos o si ponen un tope máximo a tu inversión. Asimismo, comprueba si podrás sacar dinero de tu cuenta mediante algún medio de pago, como una tarjeta de débito, o si tendrás que tener una cuenta vinculada a la que podrás transferir tu saldo siempre que quieras.