Minicréditos sin nómina

 

Los minicréditos sin nómina son un producto relativamente reciente, lo que no ha impedido que su mercado haya experimentado un significativo crecimiento en los últimos años. Hace un tiempo, conseguir un crédito sin contar con una nómina hubiera sido algo difícil de imaginar. Sin embargo, lograr financiación sin una nómina ya es una realidad gracias al desarrollo de diferentes métodos de financiación ajenos a los grandes bancos. De hecho, cada vez son más las compañías que ofrecen minicréditos sin nómina. La mayoría de ellas operan online, vía telefónica e, incluso, por mensaje de texto a través del móvil.

 

¿Qué son los minicréditos sin nómina?

 

Los minicréditos sin nómina son un tipo de préstamos personales rápidos, que surgen para dar respuesta a la necesidad de solucionar pequeños imprevistos económicos en un breve espacio de tiempo -ya que no hay que presentar ningún papeleo- y sin la necesidad de tener que recurrir a los grandes bancos, con todos los inconvenientes que pueden ponerte debido a los requisitos que suelen exigir. Lo único que debes hacer es rellenar un formulario en la web de la empresa, hacer una llamada o enviar un mensaje vía móvil.

 

Eso sí, los minicréditos sin nómina se caracterizan porque la cantidad concedida es pequeña (un máximo de 800 euros, generalmente) y el plazo para devolverla también es corto (máximo 45 días). A cambio, se pagan unos intereses u honorarios.

 

Son productos útiles para obtener dinero en situaciones de dificultades económicas puntuales y de falta de liquidez y en los que, sin embargo, es necesario afrontar una compra o un gasto que no puede retrasarse, como el pago de una factura, la compra de los libros escolares o el pago de una avería del coche o en casa. En este sentido, son bastante más accesibles que los créditos bancarios. En todo caso, no debes convertir los minicréditos sin nómina en una fuente habitual de financiación, ya que corres el riesgo de sobrendeudarte rápidamente.

 

¿Qué requisitos son necesarios para conseguir minicréditos sin nómina?

 

En realidad, las condiciones para obtener minicréditos sin nómina son bastante asequibles y flexibles, a diferencia de las que exige un préstamo tradicional. En principio, sólo es necesario que seas mayor de edad (aunque algunas empresas exigen que seas mayor de 21 años), que residas en España (algo que comprueban con la presentación del DNI o el NIE) y que seas titular de una cuenta bancaria, en la que te ingresarán el dinero que has solicitado.  

 

Normalmente, para obtener minicréditos sin nómina es mejor no aparecer en ningún listado de morosidad (Asnef, Rai,...). No obstante, esto último tampoco es una condición obligatoria, ya que hay algunas compañías que permiten solicitar minicréditos sin nómina aunque la persona figure en alguna lista de morosos. Sin embargo, suelen exigir que la deuda no sea superior a 1.000 euros y que no esté vinculada a ninguna entidad bancaria.

 

La mayoría de las entidades que facilitan este tipo de financiación no exigen tener una nómina o un aval, ni justificar ingresos para conceder un microcrédito. Esto no quita para que alguna quiera comprobar si cuentas con otro tipo de ingresos regulares o con algún tipo de propiedad para asegurarse de que, de una u otra manera, puede cobrar o recuperar el dinero prestado. Esta fuente de ingresos puede ser desde una prestación por desempleo, hasta una beca o el cobro de un alquiler de manera regular.

 

Otra de las características de los minicréditos sin nómina es que, a diferencia de los bancos tradicionales, la empresa que te lo dé no te va a preguntar a qué vas a destinar ese dinero.

 

Lógicamente, esa facilidad con la que se obtiene la financiación con minicréditos sin nómina tiene su contrapartida, en forma de unos honorarios (denominación que utilizan las empresas de esta mercado y que les permite no publicar el interés, sino simplemente la cantidad de euros a pagar) o intereses más altos que los de un préstamo personal. Salvo excepciones, no bajan del 20% de la cantidad prestada, lo que representa un TAE que ronda el 2000-3000%.

 

Minicréditos sin nómina

¿Qué diferencia hay entre los minicréditos sin nómina y los préstamos tradicionales?

 

El objetivo último de los minicréditos sin nómina y de los préstamos personales tradicionales es el mismo: prestar una cantidad de dinero, que deberá ser devuelta más unos intereses en el plazo estipulado. Sin embargo, se trata de productos muy diferentes.

 

Una de las principales diferencias entre minicréditos y préstamos tradicionales son los requisitos que se exigen para obtener uno u otro. Como se ha comentado, los micropréstamos son la opción ideal para dar crédito a personas que no podrían solicitarlo a su banco, ya que no requieren justificar ingresos ni avales, son rápidos en la concesión y se gestiona por internet o por teléfono.

 

Por el contrario, los bancos son bastante más exigentes y los créditos personales clásicos son, a menudo, más difíciles de conseguir. Por lo pronto, el banco requiere que seas solvente, es decir, que tengas ingresos mensuales regulares, mejor si es con una nómina. También puede que te haga contratar un seguro de protección de pagos (para poder hacer frente a tu préstamo personal en situaciones de caída de ingresos), así como aportar garantías adicionales (por ejemplo, avales). Además, probablemente, la entidad bancaria querrá saber para qué vas a utilizar el dinero y, dependiendo para lo que sea, puedes obtener mejores o peores condiciones. La empresa que te da minicréditos sin nómina no te va a preguntar para qué lo quieres. De hecho, el porcentaje de concesión de este tipo de créditos es superior al de los bancos tradicionales.

 

La cantidad prestada y el plazo de devolución también varía entre un producto y otro. Los minicréditos sin nómina conceden pequeñas cantidades de dinero (generalmente, inferiores a 800 euros), que hay que devolver en un plazo corto de tiempo (máximo 45 días). Por el contrario, la cantidad concedida con un préstamo personal puede alcanzar los 60.000 euros y el plazo de devolución pueden ser meses o años. Como norma, el plazo mínimo es de 6 meses y el máximo de 10 años.

 

Ventajas e inconvenientes de los minicréditos sin nómina

 

La principal ventaja de los minicréditos sin nómina es su accesibilidad y la rapidez con la que se obtiene el dinero. Puedes conseguirlos de una forma cómoda y sencilla y ni siquiera es necesario que te muevas de casa, ya que puedes realizar la petición a través del teléfono (con una llamada o con un simple mensaje de texto) o a través del ordenador, rellenando el formulario de la empresa que concede estos micropréstamos.

 

El estudio de tu petición de minicréditos sin nómina se realiza en el momento, por lo que obtienes una respuesta inmediata sobre si ha sido aceptada o no. En caso de respuesta afirmativa, sólo te queda enviar los documentos necesarios para formalizar el micropréstamo. En cuestión de horas o incluso de minutos (si la cuenta del cliente pertenece a uno de los bancos con los que trabaja la entidad que presta el dinero) puedes tener ingresado el dinero y poder disponer de él para que lo utilices en lo que necesites.

 

La concesión de estos minicréditos sin nómina te permitirá hacer frente a pequeños imprevistos económicos que, de no abonarlos en ese momento, pueden conllevar un importante encarecimiento. En esos casos, compensa más el coste que puedan tener los minicréditos sin nómina que los intereses derivados de un retraso en el pago de la deuda. Por ejemplo, el abono de una multa. 

 

Además, una vez pagados los minicréditos sin nómina, puedes volver a solicitar financiación de nuevo, en el caso de que las necesites. En este sentido, hay muchas empresas que ofrecen condiciones más ventajosas a antiguos clientes, como una manera de recompensar su fidelidad.

 

Sin embargo, no todo son ventajas. Los minicréditos sin nómina también tienen sus inconvenientes. Este producto puede ser una solución rápida y efectiva para hacer frente a un imprevisto económico. Pero no debes olvidar su principal inconveniente: Su alto coste. Los intereses suelen ser más elevados que los de un préstamo tradicional.

 

 Debido a ello, te recomendamos que no los utilices como un medio de financiación habitual. Es la única forma de evitar el sobrendeudamiento provocado por la contratación de un crédito tras otro para pagar el anterior. De esta manera, la deuda aumenta y también los costes financieros. Además, es importante que realices el cálculo de los intereses que tendrás que pagar con tu préstamo para evitar llevarte sorpresas. 

 

Piensa, además, que, en caso de impago, las empresas de minicréditos sin nómina procederán a inscribir tu nombre en una lista de morosos, prácticamente sin aviso. Asimismo, si no haces frente a la deuda, es muy probable que si necesitas dinero en un futuro nadie te quiera conceder financiación. Por eso, antes de solicitar un micropréstamo, asegúrate de que puedes pagarlo.

 

Por todo esto, igual que ocurre a la hora de contratar cualquier producto financiero, compara las distintas ofertas de las diferentes entidades que operan en este sector y que cuentan con minicréditos sin nómina, de cara a conseguir las mejores condiciones. En el simulador de préstamos de Kelisto puedes acceder en un solo vistazo a los productos de las principales compañías.

 

Asimismo, antes de contratar minicréditos sin nómina, asegúrate de haber leído bien las condiciones para no crearle problemas a tus finanzas personales. Al fin y al cabo, las compañías que ofrecen este tipo de productos no son ONG’s, sino empresas que buscan beneficios.

 

Billetes de minicréditos sin nómina

Quién ofrece minicréditos sin nómina

 

Los minicréditos sin nómina suelen estar ofertados por empresas especializadas en este negocio, en lugar de formar parte del catálogo de banco o entidades de crédito. Son entidades privadas que funcionan sin la supervisión del Banco de España. Y es que, en la actualidad, los minicréditos sin nómina no están regulados por el organismo regulador español, ni por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pero sí por la Ley sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores. El objetivo de esta norma es una mayor protección de los usuarios teniendo en cuenta las características especiales de los servicios financieros. Con todo, la normativa no recoge ninguna limitación al tipo de interés que pueden aplicar las entidades que ofrecen minicréditos sin nómina.

 

Además, las empresas especializadas en micropréstamos deben de estar inscritas en el Registro Mercantil, algo que puedes comprobar antes de solicitar financiación con cualquiera de ellas. También tendrán que respetar los derechos del consumidor y, entre otras cosas, ofrecer información transparente y clara sobre los minicréditos sin nómina que comercializan en su publicidad o en los contratos que firme el cliente.

 

¿Son legales y fiables estos productos?

 

Los minipréstamos son una práctica habitual entre los habitantes de países como Reino Unido, Estados Unidos, Canadá o Centroeuropa como medio de financiación rápido y sencillo, mientras que en España su uso es relativamente nuevo. Sin embargo, su legalidad es un tema que puede generar controversia. Por un lado, por los elevados intereses que se cobran (su TAE está entre un 2.000 y un 3.000%) por estos minicréditos sin nómina. Por otro, por la falta de control y regulación que hay de este tipo de productos. En España, aunque no cuentan con la supervisión del Banco de España, no puede hablarse de productos ilegales, ya que el préstamo de dinero entre particulares es una práctica que está permitida.

 

Documentación necesaria para solicitar minicréditos sin nómina

 

Como se ha comentado, la documentación exigida por las empresas que ofrecen este tipo de productos es la mínima necesaria para poder verificar tus datos e información personal y evitar fraudes. Normalmente, los únicos documentos que piden las empresas de minicréditos sin nómina son:

 

  • Fotocopia del DNI o NIE por ambas caras, que, además, servirá para comprobar la edad del solicitante y que tiene como lugar de residencia España.
  • Número de la cuenta donde se ingresará el importe del micropréstamo y desde la que se pagará el crédito.
  • Un número de teléfono móvil de contacto y/o un correo electrónico para que la empresa pueda comunicarse contigo cuando sea necesario.
  • Aunque se trata de minicréditos sin nómina, algunas empresas también pueden solicitarte un justificante de ingresos mensuales, ya sea el correspondiente a una pensión, a una beca, a una prestación por desempleo o el cobro de un alquiler.

 

Ofertas de minicréditos sin nómina con un interés cero

 

Algunas de las empresas que comercializan minicréditos sin nómina ofertan este producto a un interés cero. Si te encuentras una de estas ofertas no desconfíes de ellas por considerar que tienen truco. Eso sí, no dejes de leer la letra pequeña. En todo caso, hay que recordar que la mayoría de estas ofertas son limitadas en el tiempo y sirven para captar clientes. Clientes que, en muchas ocasiones, son recurrentes. Y es ahí donde las empresas de minicréditos tienen su negocio.

 

De hecho, algunas empresas de micropréstamos disponen de ofertas exclusivas para sus nuevos clientes con las que se puede obtener una pequeña cantidad de dinero (normalmente, minicréditos sin nómina de 300 euros), a devolver en 30 días sin intereses.

 

Eso sí, tienes que tener presentes dos cosas:

 

1) Normalmente, cuando vayas a pedir minipréstamos con la misma compañía, ya no se aplicarán las mismas condiciones y, por tanto, conseguir dinero sí tendrá un coste. Consulta detenidamente a cuánto asciende y si es posible contratar otros micropréstamos más atractivos. Para ello, puedes usar herramientas como el comparador de Kelisto, donde podrás consultar un gran número de ofertas y ver cuáles son todas sus características.

 

2) Si te retrasas en el pago de micropréstamos “sin intereses” tendrás que pagar una tasa por esa demora que será mucho más elevada que el interés que se aplica habitualmente a uno de estos minicréditos sin nómina. Por tanto, antes de contratar una de estas promociones, piensa si serás capaz de cumplir con sus plazos y exigencias.

 

Está claro que la empresa prestamista cumplirá con lo establecido en la promoción, siempre y cuando tú, como cliente, también lo hagas con los compromisos adquiridos al contratar el micropréstamo.

 

Dinero de minicréditos sin nómina

Alternativas a los minicréditos sin nómina

 

Los minicréditos sin nómina no son la única opción con la que cuentas si necesitas dinero urgente para una situación imprevista. De hecho, en el mercado existen algunos productos de financiación que guardan cierta similitud con algunas características de los micropréstamos, aunque ninguno es exactamente igual.

 

Una alternativa te la dan las tarjetas de crédito, con las que puedes disponer de pequeñas cantidades de dinero a crédito, a un coste menor que el de los minicréditos sin nómina. Asimismo, una tarjeta te ofrece la posibilidad de financiar las compras de distintas formas (fraccionando pagos, mediantes plazos mensuales) y si la deuda se liquida mes a mes, no aplican ningún interés. Algunas incluso devuelven en dinero un porcentaje de la compra que realizas.

 

Sin embargo, mientras que para obtener un minicrédito sólo tienes que entrar en internet o hacer una llamada, para obtener una tarjeta, en caso de que no tengas, necesitas más tiempo (ir al banco y esperar unos días) y cumplir más requisitos. Es muy probable que el banco te someta a un análisis de riesgo para decidir si te puede dar este producto o no. Además, tampoco es conveniente que abuses del uso de la tarjeta, ya que puedes destrozar las finanzas familiares. Debes saber cuál es el límite de tu crédito y no pasarte. Hacerlo puede costarte mucho dinero. A la comisión por reclamaciones de posiciones deudoras, que es la que te cobra el banco por un retraso en una cuota o un descubierto (suele ser de unos 35 euros), la entidad te añadirá la comisión por haber excedido el límite de la tarjeta de crédito, que tiene un importe fijo de 30 euros más los intereses de demora que suelen superar el 20% TAE.

 

Si no quieres acudir a un minicrédito sin nómina, ni tampoco tirar de tarjeta, también puedes intentar solucionar ese imprevisto económico pidiendo un anticipo de nómina. Todas las empresas cuentan con la posibilidad de adelantar parte del salario a sus empleados, ya que es un derecho que se recoge en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores. Si optas por esto, el adelanto que puedes pedir corresponde al último periodo trabajado y no cobrado. Y en un porcentaje del 90%. Es decir, que si pides un adelanto el día 15, la cantidad máxima que te puede abonar la empresa es el 90% del medio mes que ya has trabajado. Estos anticipos se te descontarán en la nómina del mes siguiente al que se ha hecho efectivo.

 

Asimismo, el adelanto de nómina se ofrece como una ventaja de las cuentas nómina y apenas requiere de papeleo para su concesión, ya que se supone que la entidad ya dispone de toda la documentación necesaria del cliente para poder concederlo. En este caso, este instrumento te permite obtener una cantidad equivalente al salario que tienen domiciliado (o a varias veces su sueldo) con unas condiciones más interesantes que las que tendría un préstamo personal ordinario.

 

Otra alternativa a los minicréditos sin nómina son los llamados préstamos rápidos. Estos productos financieros te dan la oportunidad de obtener entre 600 y 10.000 euros que podrás devolver en plazos que oscilan entre los seis meses y los 10 años. Su interés siempre está expresado en forma de TIN y de TAE y suele ser mucho más bajo que el de los micropréstamos (15-20% TAE). Para solicitar un préstamo rápido, el consumidor puede acudir a un banco o una entidad de crédito especializada, y podrá realizar los trámites por Internet o de forma presencial.

 

También cuentas con la posibilidad de optar por un préstamo preconcedido, que es un producto de financiación que las entidades sólo ofrecen a sus clientes más solventes: es decir, a aquellos que tienen ingresos regulares y que nunca se han retrasado en el pago de sus deudas, algo que no es necesario a la hora de solicitar minicréditos sin nómina.

 

Para terminar, siempre cuentas con la posibilidad de hacer un préstamo entre particulares. En general, se concreta en un acuerdo verbal entre familiares y amigos. El hecho de tener un interés bajo o nulo y las facilidades de pago, son sus principales atractivos.

 

 

Ver más...