¿Qué son los préstamos entre particulares?

 

La banca tradicional no es la única alternativa a la que acudir cuando se trata de solicitar financiación. Durante los últimos años las entidades bancarias han cerrado el grifo del crédito, una situación que ha propiciado la aparición de múltiples entidades de crédito privadas que ofrecen préstamos rápidos a través de Internet, pero también de otras opciones como son los prestamos entre particulares, en todas sus vertientes.

 

Los préstamos entre particulares han existido siempre: familiares y amigos han sido y son una fuente de financiación clave a la que acudir ante necesidades de efectivo. Ahora bien, el término préstamos entre particulares no se refiere solo al préstamo entre conocidos, sino también a pequeños inversores que invierten sus ahorros a través de plataformas de préstamos entre personas y, por último, a los prestamistas privados, caracterizados por su mala prensa debido a la escasa transparencia que les rodea y a sus elevados intereses próximos a la usura.

 

Tanto si no logras que el banco te conceda la financiación que necesitas porque no cumples sus requisitos de solvencia y estás pensando en recurrir a préstamos entre particulares, como si tienes unos ahorros y estás valorando los pros y contras que experimentan los préstamos entre particulares en las plataformas de financiación participativa, en Kelisto te explicamos todo lo que necesitas saber al respecto.

 

¿Qué tipos de préstamos entre particulares existen? 

Al hablar de préstamos entre particulares nos referimos a un tipo de financiación que se produce entre particulares sin que medie una entidad bancaria. Existen varios tipos: los préstamos que se realizan entre conocidos –por ejemplo, si estás pensando en comprar una casa y un familiar te presta algo de dinero para la entrada –, los prestamistas privados y las plataformas de crowdlending.

 

Préstamos entre conocidos: cuando estás pensando en poner en marcha un proyecto profesional, comprar un coche o pagar la entrada de un piso, pero no tienes suficiente dinero ahorrado, a menudo acudes a tu entorno más cercano para que te preste algo de efectivo. En  estos casos, lo habitual es que no exista ningún documento de registro y que, simplemente, devuelvas la cuantía prestada en cuanto te sea posible y sin intereses.

 

Prestamistas privados: en épocas en las que escasea el crédito proliferan un tipo de préstamos entre particulares conocidos como prestamos privados. Seguro que en los últimos tiempos has visto en periódicos y en Internet –y en ocasiones incluso en carteles en la calle –, prestamistas que prometen dinero rápido sin preguntar nada a cambio. Desconfía de estas ofertas y evita este tipo de financiación, ya que no cuenta con garantías y se caracteriza por aplicarte unos intereses usurarios y exigir tu vivienda como aval.

 

Plataformas de crowdlending: una alternativa muy distinta a los prestamistas privados son las plataformas de préstamos entre personas, surgidas al abrigo de la crisis económica y gracias a la expansión de Internet. Estas plataformas online ponen en contacto a quienes necesitan financiación –prestatarios– con aquellos que desean obtener rentabilidad de sus ahorros –prestamistas particulares–.

 

Los préstamos que ofrecen, conocidos también como préstamos P2P (del inglés peer to peer lending) son una modalidad de crowdfunding o financiación participativa cuyas principales características son que no media ninguna entidad bancaria en el proceso y que se trata de préstamos colectivos que se realizan íntegramente a través de Internet.

 

¿Hay diferencias entre acudir a préstamos entre particulares o a la banca?

 

Si eliges acudir a préstamos entre particulares en lugar de a entidades bancarias tradicionales en busca de financiación, ya sea como primera opción o después de que éstas hayan rechazado tu solicitud, ten presente que existen grandes diferencias entre estas dos fuentes de crédito.

 

La principal diferencia radica en que en los préstamos entre particulares que se producen en el marco de las plataformas de crowdlending no media ninguna entidad bancaria y toda la contratación se realiza online, por lo que eliminan las transacciones y los costes de intermediación. Asimismo, las plataformas de préstamos entre personas que reúnen a prestamistas particulares con prestatarios no son entidades bancarias ni de crédito, así que no están sometidas a la misma regulación.

 

Además, el dinero que recibes a través de plataformas de crowlending procede de diversos prestamistas particulares -ya que se trata de financiación participativa- que prefieren invertir en otras personas a hacerlo en productos financieros al uso. Para convencerles de que inviertan en tu préstamo y no en otro debes “venderles” tu proyecto. Por ello es fundamental la descripción que hagas del mismo.

 

Dinero para préstamos entre particulares

¿Cómo funciona la financiación que proviene de préstamos entre particulares?

 

A la hora de escoger préstamos entre particulares es importante informarse bien del proceso que hay que llevar a cabo, que variará en función del tipo de operación de que se trate. Así, como te hemos explicado, en el caso de que sea un familiar o amigo quien te presta algo de dinero, no es necesario hacer un registro del préstamo, ya que se trata de una operación que se basa en la confianza mutua.

 

Caso distinto es el de un prestamista desconocido. Si decides recurrir a uno de estos préstamos entre particulares que operan al margen de las plataformas de préstamos entre personas, es conveniente que documentes y registres el préstamo ante notario. En el contrato de la operación debe constar la cantidad prestada, las partes implicadas, las cuotas, el plazo de devolución y el interés acordado, así como los intereses de demora y el aval, si los hay.

 

En cuanto a las plataformas de préstamos entre personas, como te hemos explicado, ponen en contacto a prestamistas particulares con aquellos que necesitan financiación, sirviendo así como escenario para los préstamos P2P, en los que son personas las que prestan dinero a proyectos de otras personas.

 

El funcionamiento de estas operaciones se realiza a través de plataformas online y siguiendo estos pasos: como prestatario acudes a una de estas plataformas y solicitas financiación indicando la cantidad y el plazo en el que quieres devolver el dinero. En ese momento, te solicitan algunos datos –ingresos, declaraciones de la renta anteriores, información sobre la devolución de préstamos previos, etc.– para poder hacer analizar tu solvencia y hacer un estudio de tu caso.

 

Una vez se estudia y aprueba tu solicitud, la plataforma te hace una oferta con unas condiciones determinadas y, si las aceptas, publica tu proyecto asociado a un riesgo –relacionado con la posibilidad de impago– para que los prestamistas particulares puedan invertir en él la cantidad que consideren oportuna hasta sumar el importe total solicitado. Por ejemplo, si solicitas 6.000 euros, podrías obtener tu préstamo de seis prestamistas particulares distintos que hayan decidido invertir 100, 150, 250, 500, 2.000 y 3.000, respectivamente. Una vez recibes el dinero, la plataforma se encarga de recoger la mensualidad que te corresponda abonar y de entregarla a los prestamistas particulares.

 

¿Por qué acudir a los préstamos entre particulares?

 

Las entidades bancarias exigen una serie de requisitos para acceder a productos de financiación que no están al alcance de todos: no se trata solo de cuestiones relacionadas con la solvencia del prestatario, sino también de aspectos relativos a la vinculación del cliente con el banco. Por eso, en ocasiones, resulta complicado acceder a préstamos tradicionales si, por ejemplo, no tienes una nómina

 

Si tu banco te ha denegado un préstamo o las condiciones que te ofrece no te resultan del todo atractivas, los préstamos entre particulares de las plataformas de crowdlending pueden suponer una vía para obtener la cantidad que necesitas de una manera más sencilla y rápida.

 

¿Qué aspectos debes analizar cuando acudas a préstamos entre particulares?

 

Como te hemos explicado, los prestamistas privados que operan de manera individual no son una alternativa aconsejable para obtener liquidez y es mejor no recurrir a ellos. Por este motivo, vamos a centrarnos aquí en las plataformas de préstamos entre particulares y en los factores que debes tener en cuenta antes de contratar financiación a través de ellas.

 

Cuando solicites financiación procedente de préstamos entre particulares en plataformas de crowlending, los aspectos que debes analizar para saber si estás eligiendo una buena oferta acorde con tus necesidades y tu situación económica son los mismos que analizarías en el caso de que quien te dejara el dinero fuera una entidad bancaria. Aquí tienes algunas pautas básicas a seguir:

 

1.Interés: es el precio que deberás pagar por el dinero prestado. Se trata de uno de los primeros aspectos a los que debes prestar atención porque solo así sabrás cuánto dinero tendrás que devolver al final del préstamo y si éste es caro o barato. Puede estar expresado como TIN (Tipo de Interés Nominal) o como TAE (Tasa Anual Equivalente), que incluye las comisiones y tiene en cuenta el plazo de amortización. Ambas magnitudes son fáciles de calcular siguiendo algunas indicaciones. Si quieres comparar diferentes ofertas tienes que fijarte en la TAE.

 

2.Finalidad: al igual que las entidades tradicionales ofrecen diferentes productos en función del destino que vayas a darle al dinero, en el caso de las plataformas de préstamos entre particulares, los prestamistas particulares pueden elegir a qué proyectos destinan su inversión. Para ello, además de tu solvencia para devolver el importe prestado, se guiarán por la finalidad del mismo.

 

3.Importe máximo: se trata de la cantidad límite que puedes solicitar. En el caso de los préstamos entre particulares de las plataformas de crowlending, lo habitual es que los importes máximos disponibles sean menores que los que ofrecen los bancos.

 

4.Plazo de amortización: consiste en el periodo de tiempo que tendrás para devolver lo prestado más los intereses por los préstamos entre particulares. Cuanto mayor sea, más se incrementarán los intereses a abonar, así que el objetivo es seleccionar el plazo mínimo que te permita pagar cómodamente las cuotas del préstamo.

 

5.Requisitos del prestatario: los intereses más bajos suelen ser para los clientes más solventes, tanto en la banca tradicional como en las plataformas de préstamos entre particulares. De manera que, a mayor solvencia, más ventajosas serán las condiciones que te ofrezcan y más sencillo será que haya prestamistas particulares que quieran invertir en ti sus ahorros.

 

6.Comisiones: de apertura, de cancelación, etc. No es extraño que un interés bajo venga acompañado de múltiples y elevadas comisiones. Lee bien la letra pequeña de tu préstamo para que no se te pase ninguna por alto.

 

7.Cuota mensual: antes de formalizar un préstamo, ya sea a través de una entidad bancaria o de préstamos entre particulares, lo recomendable es que calcules cuánto pagarás cada mes en función de las condiciones pactadas. Para conocer este dato puedes recurrir a calculadoras y simuladores en los que tendrás que introducir el importe, el plazo y el interés del préstamo.

 

8.Interés de demora o comisión de impago: se trata de la penalización que tendrás que abonar en caso de que te retrases en el pago de las cuotas mensuales. Presta atención a este punto antes de contratar préstamos entre particulares, ya que estos intereses suelen ser muy superiores al TIN y la TAE.

 

Préstamos entre particulares

¿Cuál es la regulación de las plataformas de préstamos entre particulares?

 

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 28 de abril de 2015 se publicó la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial, que regula el crowfunding. Esta ley afecta al crowlending al regular la modalidad de crowfunding en la que el prestamista particular financia al prestatario con la intención de lograr una rentabilidad dineraria, dentro de la cual se enmarcan los préstamos entre particulares. Hasta este momento, las plataformas de préstamos entre particulares que reúnen a prestamistas particulares interesados en obtener cierta rentabilidad de sus ahorros no estaban sometidas a regulación.

 

Entre otras cuestiones, el texto establece que estas plataformas están bajo la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del Banco de España.

 

¿Dónde puedo encontrar préstamos entre particulares?

 

En España, algunos ejemplos de plataformas de préstamos entre particulares a las que puedes acudir en busca de financiación de prestamistas particulares o, también, si quieres invertir tus ahorros, son Comunitae y Zank.

 

Estas dos compañías ofrecen préstamos que van desde los 600 euros hasta los 10.000 euros. En concreto, Comunitae permite solicitar de 600 a 6.000 euros a devolver en un plazo máximo de 24 meses desde un 7,95% TIN, mientras que en Zank las cantidades van de 1.000 a 10.000 euros a un plazo máximo de 48 meses y con un interés personalizado para cada caso.

 

Por lo que respecta a las comisiones, Comunitae aplica una comisión de apertura del 3% del importe total del préstamo– con un mínimo de 120 euros– y una comisión de impago del 8%, además de otras comisiones por operaciones especiales y por gastos de domiciliación. Zank, por su parte, cobra una comisión de apertura que varía en función de la cuantía del préstamo –desde 100 euros para importes iguales o inferiores a 1.200 euros, 125 para importes de entre 1.200 y 1.800 euros, 150 euros para importes entre 1.801 euros y 2.500; y un 5% del importe para cantidades a partir de 2.501 euros–; además, en caso de impago, cobra los intereses de demora más una comisión de 30 euros.

 

Hasta hace unos meses también Lendico ofertaba préstamos entre particulares que iban de 600 a 25.000 euros a devolver en un máximo de 60 meses. Sin embargo, en abril de este año anunció que había decidido interrumpir temporalmente la concesión de préstamos al consumo en España. Según el blog de la compañía, su misión es ofrecer a sus inversores altas rentabilidades con un riesgo controlado, motivo por el que sólo había aceptado el 2% de las solicitudes de préstamos. Así, argumentó que la razón de la detención del servicio se debía a la dificultad de obtener volúmenes de calidad mayores para sus préstamos entre particulares.

 

¿Qué claves debes analizar antes de invertir en préstamos entre particulares?

Cualquier persona que haya alcanzado la mayoría de edad y disponga de una cuenta bancaria puede entrar a formar parte de la comunidad de prestamistas particulares de las plataformas de crowdlending. Para ello basta con que disponga de dinero ahorrado y desee obtener una rentabilidad por el mismo invirtiendo en proyectos de otras personas.

 

Ahora bien, aunque cualquier persona de más de 18 años puede invertir en préstamos entre particulares, antes de hacerlo deberías analizar si se trata de una buena inversión. De un primer vistazo, este tipo de productos resultan muy atractivos porque ofrecen una rentabilidad más jugosa de la que es posible encontrar en productos de inversión tradicionales en estos momentos. No obstante, lo inteligente es analizar algunos factores antes de decidirte a prestar tu dinero.

 

1.Interés: es la retribución que recibirás a cambio de invertir tu dinero. Sin embargo, no debes analizar el interés de forma aislada, sino en relación al riesgo que suponga la inversión.

 

2.Riesgo: a mayor riesgo, mayor interés. Esto se cumple siempre, también para los préstamos entre particulares que deciden invertir su dinero a través del crowdlending. Medita el riesgo que estás dispuesto a asumir antes de optar por aquellos proyectos con intereses más jugosos y ten en cuenta que, cuanto más diversifiques tu inversión, menores serán tus riesgos.

 

3.Plazo: ¿en cuánto tiempo quieres obtener rentabilidad? Si lo que buscas es que tus ahorros empiecen a darte dinero pronto, el crowdlending puede ser una buena alternativa. Asimismo, debes tener claro durante cuánto tiempo estás dispuesto a prescindir del dinero.

 

4.Cuantía: al igual que con el plazo, has de analizar tu situación financiera para estar seguro de qué cantidad puedes destinar a invertir. Además, en el caso de las plataformas de préstamos entre particuulares, la ley establece un límite de 3.000 euros de inversión por proyecto y limita a 10.000 euros el máximo que puedes invertir en la misma plataforma en un periodo de 12 meses.

 

5.Comisiones: las plataformas de crowdlending no sólo cobran comisiones a los prestatarios, sino también a los prestamistas particulares en concepto de administración de la cartera de inversiones.

 

6.Fiscalidad: revisa la tributación aplicable a los beneficios que obtengas por la inversión antes de lanzarte al crowdlending para asegurarte de que merece la pena. En el caso de los intereses que obtienen los préstamos entre particulares particulares a través de las plataformas de préstamos entre personas, estos tributan como rendimientos de capital mobiliario.

 

Billetes de préstamos entre particulares

¿Cuáles son los pros y contras de solicitar financiación a través de préstamos entre particulares? 

 

Una de las ventajas que presentan los préstamos entre particulares son la inmediatez y la flexibilidad que ofrecen. Además, en este tipo de préstamos procedentes de prestamistas particulares, al no intervenir entidades bancarias, no son necesarias las condiciones o garantías que se suelen exigir para otro tipo de préstamos bancarios.

 

Sin embargo, aunque estos préstamos entre particulares suponen una opción muy interesante para aquellos que no cumplen todos los requisitos que exigen los préstamos tradicionales, también tienen una vertiente negativa. Así, los importes que es posible solicitar son muy inferiores a los que ofrecen las entidades bancarias, la ley impide que soliciten préstamos con garantía hipotecaria a través de estas plataformas y no es posible solicitar financiación para varios proyectos al mismo tiempo.

 

Además, tampoco hay que olvidar que los intereses de la financiación procedente de los préstamos entre particulares son, a menudo, superiores a los de los préstamos al uso y que, para calcularlos, debes seguir algunos pasos

 

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de convertirse en prestamista particular?

 

Las ventajas que ofrece a los inversores convertirse en prestamistas particulares en plataformas de crowdlending frente a otros productos de inversión son fundamentalmente dos: la posibilidad de elegir el proyecto al que destinan su dinero y la mayor rentabilidad de sus ahorros. Por ejemplo, Zank asegura en su web que sus inversores obtienen una rentabilidad de entre el 5 y el 15%.

 

A la posibilidad de elegir el proyecto al que se destina el dinero se suma también otra ventaja: estas plataformas facilitan una mayor diversificación de la inversión, ya que es posible realizar aportaciones a proyectos desde un mínimo de 50 euros, lo que disminuye el riesgo.

 

Eso sí, si bien la diversificación recorta el riesgo de la inversión, también hay que tener en cuenta que, aunque estas entidades aseguran en sus páginas web que hacen un estudio de solvencia de los prestatarios, siempre existe el riesgo de que los prestamistas particulares pierdan lo prestado en caso de impago.

 

Además, al no tratarse de empresas de servicios de inversión ni de entidades de crédito, no están adheridas a ningún fondo de garantía de inversiones ni de depósitos.

 

Ver más...