Qué se necesita saber antes de contratar un seguro para empresas

 

Si tienes un negocio o vas a ponerlo en marcha próximamente necesitarás contar con una serie de seguros para proteger tu inversión y tu actividad. Algunos de ellos son obligatorios y otros muy recomendables para evitar problemas y gastos extraordinarios en el futuro. La contratación de un seguro de empresas dependerá de la actividad del negocio, de su tamaño y de características como el número de trabajadores o si cuenta con flota de vehículos, por ejemplo. Al tratarse algunos de ellos de seguros obligatorios conviene reservar una partida del presupuesto para el seguro de empresas, ya que pueden suponer un coste importante en nuestro presupuesto anual.

 

Por este motivo, es importante elegir el mejor seguro de empresas para cada tipo de negocio al mejor precio. Para ello es necesario comparar entre la oferta de seguro de empresas de las principales compañías y contratar aquellos productos que responden a nuestras necesidades.

 

Seguro para empresas obligatorio

 

Algunos de los seguros que debemos contratar para nuestro negocio son de carácter obligatorio, ya que se encargan de proteger aspectos fundamentales como los daños que podamos causar a terceros o los que sufran nuestros trabajadores. Dentro del seguro para empresas obligatorio encontramos el seguro de responsabilidad civil, los seguros que se encargan de cubrir a los trabajadores o aquellos que cubren los posbles riesgos de los vehiculos de la compañía.

 

¿Qué es un seguro de empresas de responsabilidad civil?

 

Los seguros para empresas de responsabilidad civil se encargan de cubrir los posibles daños que podamos ocasionar a terceros en el desarrollo de la actividad de nuestro negocio, desde un accidente en el propio edificio de la empresa hasta daños que causen nuestros productos y servicios. Aunque solo es obligatorio para determinados tipos de negocio, se trata de un seguro para empresas muy recomendable, ya que ninguna actividad está exenta de la posibilidad de cometer algún tipo de negligencia o de daños causados por un servicio mal realizado.

 

 Lo habitual es contratar un seguro multirriesgo que engloba varias coberturas y en el que quedan cubiertos varios tipos de responsabilidad civil. Estos son los principales:

 

-Responsabilidad civil de explotación: contar con un seguro de empresas que nos cubra ante cualquier daño que ocasionemos a terceros es básico para no tener que asumir posibles indemnizaciones que podrían hacer peligrar nuestro negocio. Se trata de los daños ocasionados como consecuencia directa de la actividad de la empresa. Estos seguros cubren los posibles siniestros que se produzcan en las instalaciones de una fábrica u oficinas así como en acciones externas de la empresa, como ferias o incluso la instalación de vallas publicitarias.

 

-Responsabilidad civil de productos o servicios: este tipo de cobertura del seguro para empresas nos protege antes los daños que causen nuestros productos o servicios. Por ejemplo, si nuestro negocio está relacionado con la hostelería, un producto en mal estado sería podría provocar daños en la salud de nuestros clientes y sería, por tanto, motivo de reclamación.

 

-Responsabilidad civil profesional: en este caso se cubren los daños que causen los profesionales de la empresa en el desempeño de su actividad, es decir, las posibles negligencias que se puedan cometer. Por ejemplo un abogado que no da un buen servicio, o un médico que comete un error.

 

-Responsabilidad civil patronal: en este caso el seguro de empresas nos protegería ante los posibles conflictos que puedan darse entre la empresa y sus trabajadores.

 

¿Se debe contratar un seguro de empresa para proteger a los trabajadores?

 

Según el convenio colectivo que regule nuestro negocio es posible que estemos obligados a contratar un seguro para empresas que cubra a los trabajadores. Este tipo de pólizas ofrece a los empleados cobertura en caso de accidente, de incapacidad, etc. A través de estas pólizas nuestros empleados o sus familiares recibirán una indemnización en caso de siniestro.

 

¿Es necesario contratar un seguro para los vehículos de la empresa?

 

Si la empresa cuenta con flota de vehículos estos deberán contar al menos con el seguro obligatorio de responsabilidad civil que cubre los daños causados por dichos vehículos a terceros. En muchos casos las empresas que requieren una flota de vehículos optan por la modalidad del renting. Esta fórmula incluye por una cuota mensual o anual tato el alquiler a largo plazo del vehículo como toda una serie de servicios como el mantenimiento y el seguro. De este modo la compañía asume un coste fijo y evita los posibles gastos extraordinarios a consecuencia de una avería o un siniestro.

​Junto a este tipo de seguro para empresas pueden añadirse otros más específicos en función de la actividad de la compañía. Por ejemplo, las empresas constructoras deberán contratar además un seguro decenal que cubra los posibles desperfectos que tenga una vivienda una vez entregada a sus propietarios.

 

trabajadores protegidos por el seguro de empresas

El seguro para empresas de bienes y trabajadores

 

Dentro del seguro para empresas, existen otras pólizas que aunque no son de obligada contratación en todos los casos, permiten a las compañías proteger distintas áreas de su negocio. Aunque no siempre son obligatorios es conveniente analizar cuáles son nuestros posibles riesgos y contratar el seguro de empresas que puede evitarnos tener que asumir importantes costes en un futuro, costes que, además, al ser inesperados podrían provocar un grave perjuicio en la continuidad de nuestro negocio. Dentro de esta tipo logía se encuentran los seguros para empresas multirriesgo, los patrimoniales y los segruos de accidentes. 

 

¿Qué es un seguro de empresas multirriesgo?

 

Al igual que los seguros multirriesgo del hogar, los seguros de empresa multirriesgo se encargan de cubrir los daños que pueda sufrir nuestro establecimiento como incendios, inundaciones, roturas, etc. Junto a estos daños comunes se pueden añadir coberturas específicas para cada tipo de negocio, como daños en equipos informáticos o en maquinaria, robo de material, etc.

 

¿En qué consiste el seguro patrimonial?

 

Este tipo de pólizas son necesarias para cubrir el patrimonio de una empresa, como la maquinaria, el edificio si es de su propiedad o incluso los productos que almacene.

 

¿Es necesario contratar un seguro de accidentes?

Seguro de accidentes: este seguro puede ser o no obligatorio en función de lo que se establezca en el convenio que regule la actividad de nuestro negocio. Estas pólizas se encargan de cubrir cualquier accidente que puedan sufrir nuestros empleados, tanto durante las horas de trabajo en el ejercicio de su actividad como en los desplazamientos de ida y vuelta desde su domicilio a su puesto de trabajo o a reuniones fuera de su puesto habitual.

 

El seguro para empresas como beneficio social

Algunos tipos de seguro para empresas, a pesar de no ser de obligada contratación, son habituales en la oferta de beneficios sociales de las empresas a sus empleados. Estas pólizas son una buena herramienta de

   fidelización que, además, mejora la imagen de la compañía. Los principales tipos de seguro para empresas que se ofrecen entre los beneficios sociales son el seguro de salud y el seguro de vida

 

¿Cómo funciona un seguro de salud colectivo?

 

El seguro colectivo de salud es uno de los beneficios sociales más valorados por los empleados de cualquier empresa. Los seguros colectivos de salud pueden ser de dos tipos:

 

·  Abiertos: son aquellos en los que la compañía ofrece a sus trabajadores la posibilidad de contratar la póliza en condiciones especiales pero no obliga a su contratación, es el trabajador el que decide si contrata o no el seguro. En estos casos, la compañía suele descontar el coste que le corresponde pagar al empleado directamente de su nómina.

 

·  Cerrados: en este caso, la compañía contrata el seguro para empresas para todos sus empleados y, por lo general, se hace cargo de la totalidad de su coste, entendiéndose como un beneficio social más del trabajador.

 

Para poder contratar un seguro para empresas de salud es necesario que la empresa lo suscriba para un número mínimo de asegurados, que suele estar alrededor de las 10 personas. Esta póliza suele tener condiciones más ventajosas que si contratáramos el seguro de forma individual. En este caso, el tomador es una persona jurídica en lugar de física, ya que es la compañía la que suscribe la póliza para el conjunto de sus trabajadores.
 

Ofrecer un seguro para empresas de este tipo a los trabajadores es una buena herramienta para fidelizarlos, ya que mejora la imagen que se proyecta de la compañía. Además, una de las principales ventajas de los seguros de salud privados es la posibilidad de evitar las largas esperas a la hora de recibir un tratamiento o servicio médico, con lo que es una medida que también contribuye a reducir el absentismo laboral.

 

En ocasiones, las compañías ofrecen a sus empleados un seguro para empresas con las coberturas más básicas, aunque es posible ampliarlas y contratar de forma opcional aquello que queramos añadir a nuestra póliza. Los seguros de salud colectivos pueden ser de varios tipos:

- Asistencia sanitaria: este es el seguro para empresas más habitual, ya que suele ser la modalidad más económica. Los seguros de salud de asistencia sanitaria o cuadro médico son aquellos en los que el asegurado puede elegir entre una serie de profesionales y centros médicos concertados con la compañía.

 

- Reembolso de gastos: con esta modalidad de seguro para empresas en el ámbito sanitario el cliente puede elegir el especialista que quiera, independientemente de si está o no concertado con la compañía. El asegurado debe pagar la consulta o tratamiento y a posteriori la compañía reembolsara un porcentaje de ese coste, que normalmente se encuentra entre el 80 y el 95%. Esta modalidad es interesante para aquellas personas que quieran seguir acudiendo a su médico o centro de confianza pero este no forma parte del cuadro médico de la aseguradora contratada.

 

- Seguro mixto: este seguro para empresas combina las dos modalidades anteriores ya que la compañía cuenta con un cuadro médico al que podemos acudir sin ningún coste pero, además, podemos optar por un especialista fuera de dicho cuadro y se nos reembolsará parte de este coste como en la póliza de reembolso de gastos.

 

¿Qué características tiene el seguro de vida para empleados?

 

En este caso no solo hablamos de un beneficio extra para los trabajadores, ya que en función de la actividad de la compañía, contratar un seguro para empresas en el ramo de vida puede ser obligatorio. Se trata de pólizas colectivas que protegen a todos los empleados de una empresa con el objetivo de cubrir los riesgos a los que se exponen los trabajadores. Suelen incluir la cobertura de incapacidad o invalidez permanente y de fallecimiento. En caso de que ocurra algún siniestro que provoque alguna de estas situaciones el empleado o su familia recibirán la indemnización que se haya establecido en el contrato.

 

La contratación de un seguro de empresas de este tipo es obligatorio para aquellas empresas cuya actividad es potencialmente peligrosa para sus trabajadores. La modalidad más contratada son os seguros de vida a todo riesgo, que cubren cualquier siniestro que el trabajador pueda sufrir en el desempeño de su labor.
 

También es posible contratar este seguro para empresas para una parte de los empelados, en función del riesgo que asuman estos en el ejercicio de su profesión.
 

Otra opción es la contratación de un seguro para empresas en la modalidad vida-ahorro, lo que implica que además de contar con un seguro de vida propiamente dicho los trabajadores podrán obtener una rentabilidad de las aportaciones a dicho producto.
 

Los seguros de vida colectivos se pueden obtener en condiciones mucho más ventajosas que los individuales. Por lo general, se abonan en un único pago anual por lo que las aseguradoras suelen aplicar interesantes descuentos sobre el coste total. Asimismo, el coste de esas primas es deducible en el impuesto de sociedades.
 

Junto a la protección que ofrecen ante una situación de fallecimiento o de invalidez es una manera de mostrar que la compañía se preocupa por sus empleados, mejorando la imagen que éstos tienen de la empresa para la que trabajan y aumentando su fidelidad y el sentido de pertenencia.

 

oficinas que cuentan con seguros de empresas

Seguros  para proteger ingresos y garantizar los pagos

 

En los últimos años, y sobre todo a consecuencia de la crisis, muchas compañías han visto como los impagos se han convertido en un problema que puede hacer peligrar la viabilidad de sus actividades, más aún si tenemos en cuenta que en este periodo el crédito tampoco ha estado al alcance de muchas empresas. Por ello, ha aumentado la contratación del seguro para empresas que permite proteger los pagos.

 

Este tipo de pólizas se encargan de cubrir las cuotas de la compañía como consecuencia de un préstamo bancario, por ejemplo en el caso de que debido a una mala situación financiera no podamos hacernos cargo de ello.

 

En ocasiones, son las propias entidades financieras las que nos van a exigir la contratación de este tipo de productos para garantizar que en caso de que se reduzcan nuestros ingresos podremos seguir asumiendo el coste del préstamo. La prima, por lo general, se calculará teniendo en cuenta el capital que se solicitó en dicho préstamo así como el riesgo de impago que exista según el banco que nos hace el préstamo. La cobertura, es decir, los meses en los que la aseguradora nos cubrirá los pagos pendientes puede variar entre los 6 y 24 meses, plazo que también influirá en el coste de la prima.

 

Cómo elegir el mejor seguro de empresas

 

Antes de contratar cualquier tipo de seguro de empresas es conveniente seguir una serie de recomendaciones que nos permitan elegir la mejor opción al mejor precio:

 

1. Contrata solo lo que necesites: una de las formas más sencillas de ahorrar es analizar cuáles son realmente nuestras necesidades y contratar los productos aseguradores que necesitamos. Además, dentro de cada uno de ellos debemos analizar bien qué coberturas del seguro para empresas nos resultan necesarias y prescindir de aquellas que bien por las características de la compañía o por las de nuestra actividad no necesitaremos en un futuro. Hoy en día, las aseguradoras están dispuestas a ofrecer productos que se adaptan a cada cliente, con lo que es posible encontrar en el mercado un seguro de empresas para cada tipo de negocio: seguros para talleres, seguros para oficinas, etc.

 

2. Comprueba los límites y exclusiones: antes de firmar la póliza de tu seguro para empresas debes leer con detenimiento el condicionado del seguro y resolver con tu compañía todas las dudas que puedan surgir. Es importante prestar atención a los límites de las coberturas para evitar sorpresas desagradables en el futuro. Además, revisa con cuidado las exclusiones, es decir, aquellas situaciones que el seguro no cubrirá en ningún caso. Por ejemplo, si nuestra póliza no cubre el hurto no recibiremos indemnización si sufrimos un robo a consecuencia de un descuido como dejar una ventana abierta, por ejemplo. No firmes tu seguro hasta que hayas aclarado con la compañía todas tus dudas y pide modificar aquellos aspectos que no se adecúen a lo que realmente necesitas.

 

3. Busca asesoramiento: en ocasiones la extensión y lenguaje técnico de los condicionados del seguro para empresas hace que firmemos la póliza sin leerla con detalle. Por ello, una buena opción es buscar asesoramiento profesional que nos ayude a decidir cuál es la mejor opción para nuestro negocio. Consultar artículos, consejos y guías como las que te ofrece Kelisto también te ayudará a entender mejor lo que necesitas contratar.

 

4. Analiza si te compensa ampliar la relación con tu aseguradora: si ya has contratado algún seguro de empresas con una compañía, consulta si recibirás algún trato especial si amplias esa relación con la contratación de más seguros. En ocasiones, con el objetivo de fidelizar a sus clientes, las aseguradoras ofrecen interesantes descuentos al contratar un segundo o tercer seguro con ellas. Sin embargo, la alta competencia del sector asegurador hace que las compañías lancen ofertas y promociones continuas con lo que antes de decidirte a ampliar esa relación comprueba si realmente te compensa.

 

5. Ojo al vencimiento: las pólizas de seguros tienen por lo general una duración anual y es fácil que no recordemos con exactitud cuando vence nuestro seguro de empresas y el seguro se renueve de forma automática. Esto nos puede hacer perder mucho dinero ya que las compañías suelen ofrecer mejores ofertas a sus nuevos clientes que a los que ya tienen, con lo que si no comparamos es posible que nos quedemos con un seguro más caro y no por ello mas completo. Recuerda que para cancelar una póliza es necesario avisar a la compañía al menos dos meses antes de su vencimiento.

 

6. Valora tus bienes correctamente: en el caso de seguro de empresas que cubren nuestros bienes, como los de robo o los de rotura de maquinaria, por ejemplo, es importante valorar nuestros bienes para evitar problemas con la indemnización en caso de siniestro.


Si estimamos un valor superior al que realmente tienen nuestros bienes pagaremos una prima más alta y, además, en caso de siniestro la aseguradora solo nos indemnizará por el valor que realmente tengas los bienes dañados y no por el total de la suma asegurada. Si, por el contrario, infravaloramos nuestros bienes pagaremos una prima inferior pero en ese caso si sufrimos un siniestro sólo recibiremos la indemnización por el valor asegurado y éste no cubrirá la totalidad de nuestros bienes, con lo que tendremos que asumir el coste restante.

Cómo ahorrar en el seguro para empresas

 

Actualmente existe en el mercado un amplio abanico de opciones aseguradoras que cubren todo tipo de riesgos. Sin embargo, es posible encontrar notables diferencias en los precios de productos con coberturas muy similares. Para ello, utilizar una herramienta de comparación como las de Kelisto te puede ayudar a analizar cuál es la mejor opción de seguro para empresas, ya sea en el ramo de automóviles, vida o salud. Recuerda que en el caso de los seguros colectivos, las aseguradoras aplican interesantes descuentos sobre el coste total, con lo que los precios pueden varían notablemente en función de la cuantía de estos descuentos.

Ver más...