Comprueba tu velocidad de ADSL

Test de velocidad

¿Cómo hacer un buen test?

  • Cierra cualquier aplicación que utilice Internet (Messenger, P2P, otras ventanas del navegador, etc)
  • Asegúrate que ningún ordenador de tu red está utilizando Internet
  • Si tienes IPTV (Imagenio, Orange TV, Jazztelia, etc) apaga el decodificador de TV
  • Desactiva el antivirus si el test muestra valores irreales o no funciona correctamente

Interpretando los resultados

  • El resultado muestra la velocidad media de descarga que se haya establecido
  • La velocidad de subida indica la rapidez para subir contenidos a la red
  • La latencia o ping es el tiempo que tarda en enviar y recibir respuesta. Menos es mejor.

Como funciona:

  • Tecnología: Todo cálculo se realiza en cliente (en el propio navegador del usuario) mediante JavaScript
  • Ping de conexión: herramienta de diagnóstico que permite hacer una verificación del estado de una determinada conexión de un host local (nuestro equipo) con un equipo remoto (servidor). El tiempo empleado en esta conexión se calcula para descontarlo del tiempo invertido en cada descarga.
  • Descargando: El speedTest descarga de forma secuencial imagenes de distintos tamaños utilizando el tiempo invertido para calcular la velocidad de descarga de nuestro navegador. Las velocidades parciales se obtienen de cada fichero descargado

Descarga

0 Mb/s

Subida

0 Mb/s
Ping: 0 ms

Al contratar un servicio de ADSL, al contrario de lo que ocurre con la fibra óptica, es habitual que la velocidad que recibimos no se corresponda con la velocidad contratada. No es nada sorprendente leer o escuchar opiniones de usuarios quejándose de que su proveedor de banda ancha no ofrece la velocidad que han contratado. Algo que debemos tener en cuenta al contratar ADSL es que la velocidad que llega a nuestras casas depende mucho de la distancia que haya entre nuestro hogar y la central del proveedor.

Según la Asociación de Internautas, el porcentaje medio de velocidad de subida cuando disponemos de una conexión de ADSL roza el 80% del total que deberíamos disfrutar en nuestro hogar, pero la realidad es que si tu conexión de ADSL es hasta 20 Mb, lo más normal en la actualidad, el resultado del test podría ser de 15 Mb, 10 Mb o incluso darte que se está ofreciendo menos velocidad. Por eso es conveniente controlar la velocidad, tanto del ADSL y la fibra, y realizar tests periódicos para saber aproximadamente lo que recibimos y por lo que estamos pagando.

Por el contrario, si tu conexión a Internet es de fibra óptica, la velocidad de subida que te proporcione el test debe ser más o menos igual a la que contrataste. Aunque hoy en día ya se pueden contratar hasta 300 Mb de velocidad, la oferta de fibra más común es de 100 Mb. Teniendo ésta contratada, el resultado del test debería rondar los 97 Mb de media.

¿Cómo funciona un test de velocidad?

Los test de velocidad de ADSL y fibra óptica están pensados para que los clientes puedan calcular su velocidad real de conexión ADSL. Su funcionamiento se basa en utilizar un servidor cercano a la localización, subir un archivo y bajar otro, y en función de lo que tarde en subirlo y descargarlo se calculará la velocidad de subida y de bajada del ADSL o la fibra óptica. El resultado final es la velocidad media a la que se ha descargado el archivo completo.

Una vez finalizado el test, se te mostrará una página con el resultado final y los datos de tu conexión.

Hay varios factores que afectan a la hora de calcular la velocidad de ADSL real. Por una parte el equipo que estés utilizando, los programas que tengas abiertos, sobre todo si son software de descargas, o si estamos reproduciendo en el momento algún video en Internet. Para obtener un cálculo de la velocidad de conexión más exacto es conveniente cerrar todos los programas. En cuanto a la fibra óptica, esto no sería estrictamente necesario.

¿Qué información ofrece el test de velocidad?

Una vez el test de velocidad de ADSL o fibra óptica haya concluido podremos ver la velocidad de descarga o de bajada y la de subida. Una indica la velocidad a la que descargamos un archivo y la otra a la que lo enviamos. Por regla general la que más debería importarnos es la velocidad de descarga, ya que como usuarios de Internet, descargamos mucho más de lo que enviamos. Ten en cuenta que al escuchar música online, o viendo series o programas online se descargan gran cantidad de datos.

La velocidad de descarga es la velocidad que las operadoras de ADSL y fibra óptica utilizan como reclamo de sus productos. Es conveniente que al contratar un servicio de ADSL con una oferta de 25 MB consultes antes con el proveedor la velocidad real que te llegará a casa. Te evitará más de un disgusto. Para que te hagas una idea, un test de velocidad ADSL o fibra óptica será satisfactorio cuando el resultado de la velocidad de bajada sea un 90% de lo contratado.

¿De qué depende la velocidad que recibo?

Elegir adecuadamente la velocidad de conexión a Internet que mejor se adapte a tus necesidades puede suponerte un ahorro de hasta más de 200 euros al año. No todos los internautas tienen los mismos hábitos de consumo de Internet, por lo que no todo el mundo necesita disponer siempre de la conexión más rápida y con el mayor ancho de banda posible.

Debes tener en cuenta que la velocidad real de conexión -el resultado del test- depende fundamentalmente de dos factores:

  • La cercanía del domicilio a la central de telecomunicaciones desde la que se presta el servicio. A mayor distancia de la central telefónica proveedora, menor velocidad. Para conocer la distancia que existe entre tu edificio y el nodo de conexión a Internet más cercano puedes usar alguna de las muchas aplicaciones gratuitas que hay en Internet y que ofrecen este servicio. Tan sólo debes introducir en ellas la dirección de tu casa para conocer a cuántos metros se encuentra la central más cercana.
  • El estado del tendido de cable de cobre por el que circula la señal. Hay que tener en cuenta que una urbanización nueva contará probablemente con una infraestructura de cableado más moderna y, por lo tanto, que una operadora pueda terminar ofreciendo mejor velocidad a quienes vivan en ella que a quienes vivan en un edificio cercano pero con muchos años de antigüedad.