Las indemnizaciones por lesión temporal se reducirán un 2% con el nuevo baremo

Shutterstock 258195647

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra un 60% en tu seguro de moto
COMPARA AHORA

La reforma del baremo para víctimas de accidentes de tráfico, que aprobó el Consejo de Ministros recientemente, contempla una reducción de un 2% para aquellos que sufran lesiones temporales en la carretera y que no padezcan ninguna secuela posterior. 

Según el proyecto de ley que el Consejo de Ministros ya ha remitido a las Cortes para su aprobación y que actualiza el último baremo, sobre el que pesaba una antigüedad de más de 20 años. Aunque, en líneas generales, se han producido incrementos en los importes de las indemnizaciones ­–especialmente, en las de casos de muertes y en las de los accidentes con secuelas– el apartado más leve, el de las lesiones temporales, ha experimentado un recorte de dos puntos.

El Gobierno justifica esta reducción en su intención de moderar las lesiones de menor rango y, de esta forma, reforzar la protección de las víctimas graves así como de los familiares de aquellos que fallecen en la carretera. Además, en opinión de UNESPA, la patronal del sector asegurador, existe todavía un elevado número de personas que simula las lesiones, por lo que pide que éstas sean analizadas por un médico antes de autorizar el pago de las indemnizaciones.

Más de 400 millones de euros

Se calcula que la modificación del actual baremo supone un incremento medio de las indemnizaciones en cerca de 400 millones de euros. De este total, un 12% corresponde al coste de las indemnizaciones por fallecimiento, un 42% al de las lesiones permanentes y un 46% a las de carácter temporal.

En concreto, las indemnizaciones por muerte se elevan en un 50% de media, mientras que las relacionadas con secuelas aumentan un 35%.  Según explica el Gobierno, si una mujer con una renta de 60.000 euros al año sufriese un accidente que le ocasionase una amputación parcial de la pierna, obtendría una indemnización de 750.000 euros (más del doble de lo que conseguiría con el baremo actual: 350.000 euros).

En el caso de que fuera un hombre  de 32 años el que sufriera un accidente mortal, casado, con unos ingresos netos de 16.800 euros y con una hija de dos años, el nuevo sistema contempla una indemnización para la familia de 192.203 euros, lo que supone un aumento de un 78% respecto a la anterior normativa.

Mayor coste para las aseguradoras

Aunque se ha reducido el importe de las indemnizaciones en el caso de las lesiones temporales –que representan el mayor porcentaje del presupuesto­– las aseguradoras deberán  hacer frente a un incremento en el resto de los capítulos, lo que al final se traducirá en un encarecimiento de las primas en los seguros de moto.

Además, con la nueva reforma, las aseguradoras tendrán que indemnizar a los servicios públicos de salud de las diferentes comunidades autónomas, “los gastos derivados de nuevos perjuicios cubiertos, como los importes médicos futuros, ciertos gastos de rehabilitación o necesidades de recambio de prótesis de lesionados graves”, según señala el texto.

Sin embargo, las aseguradoras han querido pasar por alto este posible escenario y destacan que las modificaciones son “fruto del consenso” de la sociedad civil. Sobre todo, porque las compañías podrían asumir el incremento de las compensaciones económicas debido a la reducción del número de fallecidos en carreteras. En 1995, fecha en la que se aprobó el último baremo, murieron 4.119 personas, mientras que en 2014 la cifra se redujo hasta las 1.131.

El sector asegurador también ha querido señalar que el baremo permitirá que se siga resolviendo la inmensa mayoría de los siniestros de forma amistosa y evitará “la litigiosidad entre las partes involucradas en el siniestro”, lo que se traduce en una reducción del coste del trámite de las indemnizaciones.

Nuestra opinión

Hacía años que las asociaciones de víctimas llevaban pidiendo una actualización del sistema de valoración de daños con el fin de “adecuar las normas a la realidad social”. Aunque se espera que el Congreso de su visto bueno próximamente, no entrará en vigor hasta 2016 y las víctimas que se produzcan hasta entonces, seguirán sujetas a la normativa antigua.

Además, habrá que esperar a ver cómo afecta el incremento de las indemnizaciones al importe de los seguros, ya que si el número de fallecidos o el de víctimas con lesiones graves aumenta, tendrán que hacer frente a un mayor coste en el pago de las mismas. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 175 euros en tu seguro de moto con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home