El fraude en el seguro de hogar se dispara

Shutterstock 118315738

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA
  • En 2013 se registraron 22.645 tentativas de estafa, 13.300 más que en 2008
  • En los últimos cinco años, las compañías de seguros han eludido el pago fraudulento en pólizas de vivienda de 116,88 millones de euros, después de identificar un total de 98.831 casos de intentos de estafa
  • El coste del fraude en el seguro de hogar impacta en las primas del resto de los asegurados

Desde 2008 el número de intentos de fraude en los seguros de hogar en nuestro país ha aumentado un 143%, hasta alcanzar los 22.645 intentos en 2013.

En 2013 se detectaron 22.645 intentos de fraude en el seguro de hogar, un 143% más que en 2008, cuando se registraron 9.288 casos. Los intentos de defraudar al seguro en 2013 hubieran supuesto un coste para las compañías de 29 millones de euros. Sin embargo, la actuación de las aseguradoras para localizar e impedir este tipo de estafas permitió que solo se abonasen 3,4 millones y, por tanto, ahorraron 25,7 millones al evitar pagos incorrectos.  

El seguro de hogar es uno de los productos aseguradores donde mayor número de casos de fraude se produjeron el año pasado, superado sólo por los fraudes del seguro de coche. En todo el sector asegurador, se registraron 151.995 intentos de estafa. De ellos, el 14% eran fraudes en el seguro de hogar, según los datos de Investigación Cooperativa entre entidades aseguradoras (ICEA). Destaca, además, que del total de intentos de fraude en el seguro de vivienda del pasado año, un 58% (13.186) fueron de baja cuantía, es decir, hasta 500 euros, frente al 42% restante que superó dicho importe.

El mayor incremento en el número de fraudes del seguro de hogar se registró en 2009, con un 39,5% más casos que en el ejercicio anterior. En 2013, el incremento fue el más moderado de los últimos años, un 9,6%, pero la cifra total de intentos de fraude fue la más elevada desde 2008.

Este aumento en los intentos de estafa puede explicarse por el escenario de crisis económica  de los últimos años. Además, los fraudes cada vez son menos profesionales, como simulaciones de robo o incendios en el hogar muy fáciles de detectar. “Las situaciones de crisis económica, como la actual, tienden a aumentar los casos de lo que denominamos fraude oportunista, que es el que realiza una persona que no es defraudador profesional pero que se encuentra con la oportunidad de realizarlo”, explica Miguel Ángel Vázquez, responsable Ejecutivo de Análisis y Estudios y Coordinador del Grupo de Trabajo sobre Fraude de Unespa, la patronal del seguro.

Evolución del número de casos de fraude (2008-2013)

Años

Número de casos de fraude

Crecimiento con respecto al año anterior

Coste Inicial de los siniestros

Pagado

Coste del fraude evitado

2008

9.288

 

12.846.566,00 €

1.978.126 €

10.868.440 €

2009

12.955

39,5%

19.797.089,00 €

3.381.103 €

16.405.823 €

2010

14.805

14,3%

20.068.649,00 €

2.693.042 €

17.375.607 €

2011

18.481

24,8%

24.299.474,00 €

2.744.407 €

21.555.067 €

2012

20.657

11,8%

28.204.716,00 €

3.233.774 €

24.970.943 €

2013

22.645

9,6%

29.194.869,30 €

3.490.054 €

25.704.814 €

           Fuente: ICEA | LaPoliza.com

Tipología de los siniestros

El 30% de los casos de fraude en el Seguro del hogar en 2013 correspondían a siniestros simulados –un total de 7.472–, seguido de un 20% relacionados con la exclusión de cobertura, es decir, con daños que no estaban cubiertos en la póliza: 4.529 en total. En menor medida, pero también con una cifra elevada, destaca el fraude en la suscripción –que se comete cuando se proporcionan datos falsos al contratar la póliza–, que supone un 18% del total; junto a los casos en los que se detectó una reclamación desproporcionada, casi un 12%;  y  la ocultación de daño o lesión preexistente, un 11%.  

Fraude

Si comparamos estos datos con los resultados de 2008, el siniestro simulado se convierte en el fenómeno que más se ha incrementado desde entonces, ya que prácticamente se ha multiplicado por cuatro, hasta los 7.472 casos.

El fraude en la suscripción también ha experimentado un incremento notable –un 163%– y, en menor medida, los casos de reclamación desproporcionada: un 64%. “Resulta muy común que el cliente alegue que le han robado en la calle, incluyendo diversas pertenencias personales perdidas en una situación que nunca se ha producido”, señalan desde ICEA.

El perfil del defraudador

Definir el perfil de defraudador en el seguro de hogar es complejo ya que, en opinión de Ángel Vázquez, “la tipología de sucesos es muy variada y, por tanto, las personas que los cometen responden a perfiles muy diferentes”.

Lo que reflejan los datos de forma bastante clara es que el intento de fraude suele partir del propio asegurado. Según ICEA, siete de cada 10 intentos de estafa en 2013 se originaron por iniciativa del propio asegurado, un dato muy por encima del 2,2% de los fraudes que promovió el contrario en un siniestro o del 2,1% que inició el mediador.  

Existen indicadores que ponen en alerta a las compañías sobre la posibilidad de que la comunicación de un siniestro en el seguro del hogar sea, efectivamente, un engaño. Por ejemplo, que el siniestro se produzca pocos días después del inicio efectivo de la póliza o antes de su vencimiento, que el cliente no aporte comprobantes originales, que se presenten facturas de varios emisores con el mismo tipo de letra o que se facilite a la compañía una excesiva documentación no solicitada.

Pero no son los únicos indicios: “las señales de connivencia –es decir, similitud de apellidos o domicilios próximos entre los implicados–, una información vaga o imprecisa y una elevada siniestralidad en el histórico del asegurado, constituyen otros de los aspectos que despiertan dudas sobre la veracidad de un siniestro”, añaden desde la aseguradora Mapfre. 

El impacto del fraude en las compañías

En los últimos cinco años –desde 2008 hasta 2013– las compañías han eludido el pago fraudulento de 116,88 millones de euros, después de identificar un total de 98.831 casos de intento de estafa en el seguro de hogar. Pero, ¿sobre quién repercutiría esa cantidad en el caso de que no se hubieran detectado estos hechos?

Para el responsable del Grupo de Trabajo sobre Fraude de Unespa, la respuesta es clara: “Lo que defrauda un asegurado lo pagan el resto de los clientes en sus primas, y las compañías han llegado a estudiar, para su cartera, impactos de hasta el 10% en algunos casos derivados del fraude”.

Según ICEA, los 151.995 casos de fraude investigados en todas las ramas del seguro español habrían tenido un coste a repartir entre el resto de los asegurados de 573 millones de euros si no se hubiesen detectado. El 5% de este importe total correspondería a los clientes del seguro de hogar, es decir, más de 28 millones de euros.

Además, es importante recordar el perjuicio que supone el fraude, porque las pérdidas en las que incurren las aseguradoras incrementan la tasa de siniestralidad de las compañías y afectan también al precio del seguro.

Impacto social del fraude y consecuencias para el defraudador

Algunos estudios de compañías de seguro de coche, como los de Axa y Línea Directa, señalan que el fraude en el seguro “socialmente está bien visto, sobre todo en contexto de crisis”. Sin embargo, Ángel Vázquez no se muestra totalmente de acuerdo con esta percepción: “No creo que goce ya de esa comprensión social. El fraude en el seguro y el fraude a Hacienda han seguido, en los últimos 10 o 20 años, trayectorias muy parecidas en nuestro país”.

En cualquier caso, las estafas a las aseguradoras pueden constituir un grave delito, aunque a diferencia de otros países –como EE.UU. o Reino Unido– no existen en nuestro país tipos penales específicos para estas acciones. Además, si se confirma el fraude, el contrato con la aseguradora quedaría automáticamente rescindido y los datos del cliente pasarían a formar parte de un fichero que comparten las compañías, por lo que resultaría difícil que pudiera contratar un nuevo seguro con cualquier otra empresa.

Consejos para no pagar de más en el seguro de hogar

Contar con un seguro de hogar es imprescindible para asumir cualquier coste derivado de un siniestro en nuestra vivienda, pero si no quieres pagar de más, presta atención a los siguientes consejos:

  • Elimina coberturas innecesarias. Revisa las coberturas de tu seguro y comprueba si alguna de ellas no se ajusta a las características de tu vivienda. Por ejemplo, si vives en un piso interior en una ciudad es probable que tu casa no esté expuesta a los daños por causas meteorológicas.
  • No dupliques coberturas. Comprueba que no estás pagando por garantías que están incluidas en el seguro de tu comunidad de vecinos
  • Calcula bien el continente y contenido de tu vivienda. Recuerda que el continente que se asegura debe corresponder con el valor de reconstrucción de la vivienda en caso de siniestro total y no tiene por qué coincidir con el valor real de compra o venta ni con el que consta en tu hipoteca.

Compara ofertas. Si quieres ahorrar en tu seguro no lo renueves de forma automática. Entre las ofertas de las distintas compañías puede haber diferencias de más de 100 euros, con lo que antes de contratar o renovar tu seguro comprueba que no existe una oferta mejor en el mercado.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar