No firmar el seguro del hogar con tu banco puede encarecer tu hipoteca más de 800 euros al año

<p>Aunque los seguros de las entidades son entre un 50 y un 100% m&aacute;s caros que los de las aseguradoras</p>
Kel 16crop

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA

La Ley Hipotecaria obliga a suscribir un seguro de daños, es decir, un seguro del hogar que cubre las incidencias en el inmueble. Aprovechando esta coyuntura, los bancos plantean una terrible disyuntiva a quienes solicitan un préstamo para la compra de una vivienda: o suscribes el seguro de la entidad, o la hipoteca se encarecerá significativamente.

A pesar de la crisis, en 2012 se firmaron en España casi 300.000 hipotecas según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. Buena parte de ese parque de viviendas –no la totalidad puesto que, a diferencia del automóvil, la vivienda no tiene obligación de estar asegurada- suscribió seguros del hogar, pero ¿con quién y por qué lo hicieron? ¿Están las entidades financieras forzando a los consumidores a que firmen sus pólizas con ellos? ¿Cubren esos seguros todas nuestras necesidades?

El Banco de España es claro a la hora de afirmar que “no existe ninguna norma que obligue a formalizar ningún contrato de seguro al suscribir un préstamo hipotecario o al subrogarse en otro preexistente” pero, al mismo tiempo, admite que es habitual que los bancos impongan ciertos requisitos para conceder las hipotecas y uno de ellos suele ser el seguro del hogar. El razonamiento que siguen es el siguiente: dado que el inmueble hipotecado es el que actúa como garantía de cobro para la entidad prestamista, si no existiese seguro, esta garantía desaparecería. Así pues, se hace necesaria la contratación del seguro y cada entidad busca imponer el suyo propio. Una tendencia, reflejada en la Ley Hipotecaria, que con la llegada de la crisis se ha acentuado aún más en la búsqueda de clientes lo más solventes posible. Sin embargo, la obligación de seguro únicamente hace referencia al continente, es decir, al inmueble, no al contenido

A día de hoy, ni siquiera sucede como antes del estallido de la crisis, cuando la banca online ofrecía grandes diferencias frente a la banca tradicional. Tanto es así que en los últimos meses la banca electrónica ha doblado el diferencial que aplica al tipo de interés de referencia Euribor, siguiendo de cerca la estela de los préstamos tramitados en oficinas físicas.

El negocio del seguro del hogar

¿Por qué tanto interés por parte de los bancos en los seguros del hogar? Sencillo, porque el negocio es redondo puesto que aunque es cierto que la cuantía de una prima de este tipo es baja (unos 221 euros de media) comparado con la de un seguro del automóvil (434 euros de media), es decir, casi un 50% menos, su rentabilidad es muy elevada (a pesar de que la casa vale 10 veces más): el año pasado, los seguros del hogar no sólo fueron prácticamente los únicos multirriesgo que no descendieron (crecieron un 2,66%) sino que, además, son de los seguros más rentables . No en vano, de media, 3 de cada 4 viviendas aseguradas no registra ningún siniestro durante el año y, por tanto, no han de hacer uso de las coberturas de sus seguros .

Como resultado, nos encontramos ante una especie de chantaje legalizado que, implícitamente, priva al consumidor de libertad de elección en un mercado que, según los últimos datos oficiales, cuenta con 17 millones de hogares asegurados, lo que representa un gasto medio de 221 euros al año.

¿Cuáles son las armas de los bancos para forzar la contratación de estos seguros? Dos principalmente: o no conceder el préstamo o que las condiciones de éste se endurezcan drásticamente si no se contrata el seguro sugerido. 

Un estudio de Kelisto revela que el 85% de quienes suscriben una hipoteca se han visto obligados a contratar un seguro del hogar para acceder a ciertas mejoras en las condiciones del préstamo sino que, además, un 93% de ellos se ve obligado a hacerlo con su banco o las condiciones empeoran considerablemente.

Así pues, conseguir una reducción del diferencial de nuestra hipoteca no nos saldrá gratis: habrá que domiciliar la nómina, contar con tarjetas de crédito y/o débito y, además, contratar el seguro del hogar, de vida o un plan de pensiones, por ejemplo. ¿Realmente estamos ahorrando dinero? 

Los estudios ponen de manifiesto que de media el precio de un seguro del hogar ofrecido por un banco frente al de otra compañía asegurada puede ser entre un 50 y un 100% más caro, siendo menos los casos en los que la diferencias de precios son mínimas (entre un 20-30%).

La trampa radica en que con todo, ahorraremos dinero sometiéndonos al ‘chantaje’, puesto que a la larga un incremento en el diferencial hipotecario representa mucho más coste que una prima cara de seguro del hogar. Las hipotecas se calculan normalmente en base al valor del Euribor más el diferencial propuesto por el banco. 

Para un préstamo hipotecario de 135.000 euros a 35 años, por ejemplo, no sería en absoluto sorprendente que la entidad aplicara, tirando muy a la baja, un diferencial del 2,90% si no se contrata ningún seguro adicional mientras que, si se hace, lo rebaje al 2,70%. Traducido en euros, eso significaría pasar de pagar una cuota mensual de unos 575 euros a 557 euros, es decir, un ahorro superior a un 3% que, puede parecer poco, pero que sólo a la vuelta del año supone más de 210 euros y, al final del préstamo, puede llegar a ser casi 8.000 euros. 

La tentación de negarse a la “recomendación” 

Ante este chantaje encubierto de recomendación por parte de los bancos, uno puede negarse a suscribir su seguro y, entonces, ¿qué consecuencias económicas tendrá esa acción? Un encarecimiento de nuestra hipoteca, sin duda. 

Si a la no contratación del seguro del hogar sumamos también la negativa a suscribir otros productos financieros del banco podríamos perder bonificaciones en nuestra cuota, lo que al cabo de 12 meses encarecerá nuestra hipoteca un 13% o, lo que es mismo, pagaremos casi 850 euros más al año. Este es el caso, por ejemplo, de la Caixa, con la que sin suscribir ninguna póliza pagaremos todos los meses una cuota hipotecaria de 558,19 euros, mientras que si nos sometemos a las demandas del banco la cuota se verá reducida hasta los 485,91 euros.

Banco Cuota inicial de hipoteca Cuota bonificada tras comprar otros productos Ahorro anual
Santander 514.09 € 479.02 € 420 €
BBVA 514.09 € 496.36 € 212 €
Caixa 558.19 € 485.91 € 847 €
Bankia 577.20 € 558.19 € 248 €
Banco Sabadell 592.68 € 558.19 € 433 €
Banco Popular 542.18 € 506.24 € 215 €
Ibercaja 485.91 € 475.60 € 123 €
Unicaja/Caja Duero 554.43 € 499.88 € 654 €
Catalunya Caixa 569.55 € 539.55 € 360 €
Novagalicia Banco 599.72 € 557.43 € 507 €

Fuentes: Kelisto y Lapoliza.com. Datos del 26 de marzo 2013.

Llegados a este punto es importante realizar correctamente los cálculos. Así, si tomamos como referencia el ahorro anual de 123 euros que podemos obtener con Ibercaja si contratamos otros productos financieros paralelos a la hipoteca, no está claro que nos compense económicamente. ¿Por qué? Porque la diferencia resulta demasiado pequeña, apenas un 2%, y es muy posible que ese recorte sea inferior a lo que nos ahorraríamos si contratáramos los seguros con una aseguradora que, como hemos visto pueden llegar a ser hasta un 50 o un 100% más baratos que con las entidades financieras. 

De esta manera, si el seguro del hogar nos cuesta con el banco 386 euros y con una aseguradora 221 euros (un 75% menos), el ahorro de 123 euros en la cuota mensual se nos quedará corto comparados con los 165 euros que nos ahorraríamos cambiando el seguro a un tercero. Decálogo del seguro del hogar.

Decálogo del seguro del hogar

  1. Cuando compares diferentes seguros del hogar no bases tu decisión únicamente en el precio (el más barato es 157,33 euros frente a los 335,10 del más caro): no olvides comparar la calidad y, sobre todo, la cobertura. En caso de siniestro lamentarás no haber pagado un poco más.
  2. A la hora de solicitar cuotas de las primas para decidir qué seguro contratar, facilita los datos exactos: una variación del código postal, los metros cuadrados o la antigüedad de la casa se reflejará en el precio de la póliza.
  3. A la hora de valorar las bonificaciones a cambio de contratar otros productos, compara el precio de éstos si no lo hiciéramos a través del banco. Si la diferencia es mayor que el ahorro que nos proporcionan las bonificaciones, es recomendable la contratación con terceros.
  4. Es importante contar con un inventario de nuestro contenido, sobre todo de los bienes más preciados como joyas, relojes caros o gadgets de gama alta, incluyendo fotografías de éstos y números de serie.
  5. Comprueba que tu póliza contempla la reconstrucción estética del continente (por ejemplo, reparara la fachada) si se produce un siniestro, como una inundación o un incendio.
  6. Todo cuanto inviertas en seguridad, desde alarmas a rejas, pasando por una puerta blindada, ayudará a reducir el precio de la prima del seguro del hogar, salvo que sólo aseguremos el continente, en cuyo caso no habrá grandes diferencias.
  7. Aprovecha las ofertas : las aseguradoras lanzan promociones con descuentos de hasta el 50% si ya tienes contratado algún otro producto financiero con ellas.
  8. Si realizas una reforma en tu hogar, no olvides comunicarlo en la siguiente renovación del seguro; lo abaratará por entender que los materiales de la estructura han mejorado significativamente.

Fuentes: INE, UNESPA, ICEA, Mutua Madrileña, CETELEM, Miguel Benito (periodistas especializado en sector seguros), Ángel del Amo (periodistas especializado en sector seguros), David Torío (mediador de seguros), ONTSI, The App Date, Fundación Telefónica, Funcación Orange, El economista, Segurazos.com, Lapoliza.com

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar