Ocho coberturas de tu seguro de hogar que te protegen cuando no estás en casa

Shutterstock 79169896

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA

Antes de contratar un seguro de hogar debemos analizar no sólo las coberturas que nos protegen dentro de casa, sino también las que lo hacen cuando nos encontramos fuera de ella.

El robo de nuestra cartera, teléfono o algún objeto de valor, la pérdida de llaves o la posibilidad de que se utilice nuestra tarjeta de crédito de manera fraudulenta constituyen, entre otros, riesgos a los que nos enfrentamos cuando cruzamos la puerta de nuestra vivienda. Pero, ¿nuestro seguro de hogar cubre estas situaciones? ¿Cuáles son los límites más comunes de las pólizas? En Kelisto te contamos qué coberturas incluyen los Seguros de hogar para este tipo de imprevistos.

La práctica totalidad de las compañías de seguros ofrecen, incluso en sus modalidades más básicas, protección ante los atracos que se producen fuera del domicilio o la reposición de cerraduras por pérdida de llaves. A la hora de contratar el seguro que más se ajuste a tus necesidades, te recomendamos que revises las diferentes coberturas que ofrecen las compañías. Recuerda que con el comparador de Kelisto puedes ahorrar hasta 133 euros al año en tu seguro de hogar.

1. Atraco fuera de la vivienda

Por lo general, la cobertura de atraco fuera de la vivienda solo es efectiva cuando el robo se ha producido con intimidación, es decir, la compañía no cubrirá el coste de los bienes sustraídos si ha sido consecuencia de un descuido, lo que se conoce como hurto. Además, para que recibamos la indemnización, los objetos deben estar previamente declarados en nuestra póliza de seguro de hogar como parte del contenido.

Los límites que se garantizan ante este tipo de situaciones varían según las condiciones particulares de cada póliza. Por ello, antes de contratar un seguro de hogar es importante conocer cuál es el alcance de esta cobertura. Por ejemplo, Mutua Madrileña indemniza con hasta 700 euros el robo de bienes, más 150 euros para el dinero en efectivo. FiatC, en su seguro MaxiHogar 2000, ofrece hasta 300 euros si se trata de sustracción de bienes y 120 euros en caso de robo de efectivo.

2. Reposición de documentos

Cuando sufrimos el robo de una cartera o de un bolso es muy posible que también perdamos documentos personales como, por ejemplo, el DNI, el carné de conducir u otros títulos acreditativos cuya renovación, en algunos casos, conlleva un coste. Así, compañías como Santalucía garantizan hasta el 100% de los gastos derivados de la expedición de copias o duplicados de documentos públicos personales en caso de robo o hurto.

Respecto a otro tipo de documentos particulares –escrituras de la casa, contratos de arrendamiento…–, es recomendable que verifiquemos lo que señala sobre ello nuestro seguro de hogar. Por ejemplo, Ocaso sólo cubre su reposición en el caso de que el deterioro se produzca dentro de la vivienda, mientras que Génesis no especifica ubicación: “se garantizan los gastos de reposición de documentos particulares relativos a la propiedad de la vivienda asegurada y a su habitabilidad que tengan carácter público”, señala en su póliza.

3. Utilización fraudulenta de tarjetas de crédito

Con esta cobertura tendremos cubiertas las pérdidas económicas que se deriven del uso fraudulento por terceros de cheques y tarjetas de débito o de crédito, siempre y cuando estén a nuestro nombre o al de cualquier persona de nuestra familia contemplada previamente en la póliza.  

En este caso también se establecen ciertas condiciones: la garantía se extiende hasta las 48 horas posteriores al robo de la tarjeta –ya que se entiende que el afectado habrá tenido tiempo para anular la tarjeta con el fin de que se produzcan pérdidas mayores–, se deberá denunciar el hecho a las autoridades policiales y no se reintegrarán aquellos importes que ya estén cubiertos por la entidad bancaria o por la emisora de las tarjetas o cheques. Igual que en el caso del robo, el límite de dinero a devolver se define en el contrato suscrito con la compañía.

Con los cambios en los hábitos de consumo, los seguros de hogar se adaptan y ofrecen nuevas coberturas, vinculadas en este caso a Internet y a las compras online. Por ello, es importante que comprobemos si nuestra póliza de hogar cubre “fraudes virtuales” y en qué condiciones lo hace. Nuez, por ejemplo, garantiza el abono de una cantidad de hasta 150 euros por siniestro y año por el uso fraudulento de nuestras tarjetas a través de Internet.

4. Robos y daños durante desplazamientos

¿Cuántas veces, tras viajar en avión, nuestro equipaje no ha llegado a su destino o, incluso, ciertos objetos que se encontraban dentro de la maleta han terminado en mal estado? Aunque este tipo de situaciones se pueden –y se deben– reclamar a la aerolinea, muchas aseguradoras también cubren el daño y el robo de equipajes no solo en aviones, sino siempre que se viaje en transporte público o incluso, si hay un robo en el interior del maletero de un vehículo particular.

Sin embargo, esta cobertura sólo se aplica en caso de traslados por vacaciones. Es decir, se excluyen viajes por motivos laborales o que supongan estancias fuera de la vivienda habitual superiores a tres meses.

5. Objetos en el hotel o en la vivienda vacacional                

Si has alquilado un apartamento para tus vacaciones o te alojas en un hotel, debes saber que varias compañías de seguros cubren los daños materiales, pérdidas o robos en los bienes asegurados, prácticamente en las mismas condiciones que si el imprevisto se produjera en tu domicilio habitual.

Se establecen también ciertas limitaciones en estas coberturas: Generali, por ejemplo, sólo garantiza hasta el 10% del capital contratado para el contenido y ClickSeguros excluye el dinero en efectivo o las joyas y los objetos de valor que no estén guardados en caja fuerte.

6. Olvido de llaves

La reposición de la cerradura en caso de pérdida de llaves es una cobertura que incluyen la mayoría de las aseguradoras, aunque no es normal que se contemple en los seguros más básicos. Algunas compañías, como Santalucía, no establece límites al respecto, pero otras, como Reale, sí lo hacen y marcan un gasto máximo de 500 euros.

7. Responsabilidad Civil

Este tipo de cobertura se incluye en todos los seguros de hogar pero, a pesar de ello, a veces desconocemos su alcance. En líneas generales, nos protege ante los daños que podamos ocasionar a terceros en el ámbito de la vida privada –por ejemplo, cuando un escape de agua en nuestro hogar produce desperfectos en la vivienda de un vecino– pero también ante ciertos acontecimientos causados fuera del domicilio habitual. Entre otros riesgos, cubre aquellos derivados de la práctica deportiva o de la estancia en campings, por ejemplo.

8. Mascotas

Si nuestra mascota no está considerada como animal peligroso cualquier imprevisto que pueda causar está cubierto en nuestro seguro (siempre que la compañía incluya esta garantía), con lo que no necesitaremos, por tanto, contratar un seguro específico para ello.

Por ejemplo, Mapfre Familiar cubre la responsabilidad por la posesión de animales domésticos hasta un límite de 300.000 euros. Otras, como Generali, ofrecen información, consejo y orientación sobre hoteles en España que admiten animales de compañía, trámites para traslados o requisitos sanitarios y administrativos que establece cada país en caso de viajes al extranjero con mascotas.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar