Diez consejos para proteger tu vivienda ante posibles incendios

Shutterstock 3299900

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA

Los incendios en los hogares constituyen un riesgo que puede ocasionar siniestros irreparables en nuestra vivienda. Por ello, en Kelisto hemos recopilado 10 consejos que te ayudarán a evitarlos.

El 77% de los accidentes en los hogares de los españoles se origina porque se deja la sartén en el fuego mientras se realizan otras tareas, según un estudio que Línea Directa publicó a finales de 2014. Este olvido lidera el top ten de las causas de los incidentes domésticos, en el que se encuentran otras que también pueden terminar en incendio, como la sobrecarga de los enchufes (algo que ocurre en un 46% de los casos)  o la reparación de lámparas sin cortar la electricidad (un 35%).

A pesar de estas cifras, lo cierto es que los partes por incendio en el hogar que reciben las aseguradoras representan un porcentaje muy reducido si se compara con el total de siniestros que se producen en el domicilio. Además, el dato ha ido en descenso: en 2011 sólo representó un 4,6% del total; en 2012, un 3,6%; y en 2013, ICEA, la entidad que recoge esta información, lo incluyó directamente en el apartado de “Otros” por su pequeña cifra.

Sin embargo, el importe medio al que tienen que responder las aseguradoras cuando se enfrentan a este tipo de incidentes constituye uno de los más elevados. El año pasado ascendió a 1.310 euros, un 18,5% más que en 2012.

Las cifras económicas, aunque importantes, no son las únicas que preocupan. Según un estudio de la Fundación Mapfre, en 2013, perdieron la vida en este tipo de sucesos 132 españoles. Aunque supone un descenso respecto al año anterior (38 personas menos), representa casi una víctima mortal cada tres días.

Desde Kelisto queremos ofrecerte 10 consejos para proteger tu vivienda ante posibles incendios:

1. Revisa el alcance de tu seguro de hogar

La mayoría de las compañías de seguros cubre el 100% de los daños ocasionados por incendios, incluso, en su modalidad más básica. Además, se contemplan los destrozos que provoca no sólo el fuego, sino también el humo. Sin embargo, a cambio de una prima más asequible, algunas aseguradoras ofrecen cubrir solo una parte de los daños que se producen tras un accidente de estas características.

Si se produce un siniestro que impida continuar habitando la vivienda, es fundamental conocer qué garantías hemos contratado con nuestra compañía. Santalucía, por ejemplo, contempla la posibilidad de que sus clientes se alojen en un hotel y Pelayo ofrece un adelanto sobre la indemnización total cuando el asegurado, por su situación económica, no puede hacer frente a los gastos de esta nueva situación.

2. Realiza un inventario de tus pertenencias

Es importante que, periódicamente, realices un inventario de los objetos que tienes en casa. De esta forma, si se produce un incendio que afecte al contenido asegurado, podrás reclamarlo más ágilmente. Conserva todas las facturas o justificantes que respalden la existencia y pertenencia de los mismos y, como medida adicional, escanea los documentos para contar siempre con una copia de seguridad por si se pierden en el incendio. 

Resulta clave que no caigas en el infraseguro, que consiste en contratar un seguro por un valor inferior al de la vivienda que queremos proteger, con la intención de ahorrar en el importe de la prima. Para evitarlo, revisa periódicamente los capitales contratados a la realidad.

3. No te despistes

Según el estudio de Línea Directa, en un 72% de los casos los accidentes domésticos se originan por un descuido, seguido muy de cerca por la imprudencia (un 69%), una actitud muy frecuente entre los jóvenes de entre 18 y 24 años.

Un ejemplo de estos despistes se produce cuando dejamos la sartén en el fuego mientras realizamos otras tareas. Si bien éste es uno de los accidentes más comunes, “no suelen causar grandes daños pero se aconseja tener cuidado ya que no sólo prende la sartén, sino también la grasa acumulada en los extractores de humo”, explica Alberto Gutiérrez, director adjunto de redes de Multiasistencia España.

4. Cuidado con las calefacciones o estufas

En los meses de diciembre, enero, febrero y marzo se producen la mitad de los fallecimientos por incendio y explosión en viviendas, sobre todo, porque en invierno se dispara el uso de braseros, estufas y calefacciones que, en ocasiones, “se utilizan de forma incorrecta o se encuentran cerca de materiales inflamables o con falta de mantenimiento como las chimeneas”, advierten expertos de Santalucía.

Los aparatos que generan calor deben estar siempre alejados de elementos que se puedan quemar (telas, muebles…) y apagarlos cuando nos ausentemos de la habitación o nos vayamos a dormir.

5. Vigila las conexiones de los electrodomésticos

Los cortocircuitos y el sobrecalentamiento de los aparatos eléctricos por conexión continua a la red eléctrica, así como los derivados de tener varios aparatos de alta potencia en la misma regleta, constituyen otros de los elementos sobre los que se aconseja prestar una especial atención para evitar accidentes.

Utilizar bases de enchufes múltiples, alargaderas y fusibles de calidad y adecuados, sin sobresaturarlos, ayudará a proteger tu vivienda. Además, se recomienda usar enchufes con toma de tierra para electrodomésticos con cierta potencia como, por ejemplo, planchas o calefactores.

6. Comprueba el estado de las instalaciones eléctricas

Las instalaciones eléctricas deben estar siempre en buen estado. Si percibes, por ejemplo, que la luz se va de forma frecuente o experimentas un sobrecalentamiento en los diferenciales es recomendable que avises a un técnico.

Este tipo de reparaciones suelen estar incluidas en tu seguro de hogar, así que no tendrás que realizar un desembolso adicional. Y, aunque tuvieras que hacerlo, evitarás posibles imprevistos que puedan suponer un coste mayor.

Los expertos también aconsejan desconectar la instalación eléctrica para evitar cortocircuitos si vas a estar fuera de casa unos días.

7. Instala detectores de humo

Según el informe de la Fundación Mapfre, los incendios en domicilios con víctimas mortales se producen, mayoritariamente, en el salón y en el dormitorio. Por eso, se recomienda la instalación de detectores de incendios entre dichos espacios.

8. Apaga bien los cigarrillos y las velas

Si eres fumador, evita consumir tabaco en lugares con objetos inflamables y utiliza siempre un cenicero. Además, cuando termines, comprueba que el cigarrillo esté completamente apagado. En el caso de utilizar velas, vigila que no se encuentren cerca de telas (trapos, sábanas o cortinas) que puedan prender fácilmente. Recuerda que algunas aseguradoras no cubren los incendios que se producen como consecuencia de un accidente del fumador, es decir, un cigarrillo mal apagado o fumar recostado en la cama.

9. Aprende a cómo actuar en caso de incendio

Conocer las nociones básicas sobre cómo actuar en caso de incendio ayudará a paliar los efectos de este tipo de siniestros. La Fundación Mapfre, por ejemplo, organiza la Semana de Prevención de Incendios en distintas ciudades, con el fin de enseñar a reconocer los riesgos que puedan presentarse y transmitir las principales pautas de prevención.

10. No pierdas el tiempo

Desde el momento en el que encuentres un indicio de incendio, alerta a los bomberos sin demora e intenta minimizar todo lo posible sus consecuencias, siempre sin ponerte en riesgo. “A continuación, es importante declarar lo antes posible el siniestro a la compañía y guardar todos los restos sobre los que se pudiera reclamar posteriormente”, explica Sonia Calzada, directora de Siniestros Líneas Personales del Grupo Zurich. Además, es recomendable tomar fotografías del estado del domicilio y de los objetos. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar