Cómo conseguir ingresos extra para tu comunidad de vecinos

Bloques De Viviendas De Jardines De Gernika

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA

La rehabilitación del edificio, construir un ascensor o simplemente el mantenimiento habitual del edificio constituyen un gasto importante para la comunidad de vecinos. Para paliar esos gastos gasto, en Kelisto te explicamos cómo la comunidad puede conseguir un dinero extra.

Pintar, reformar la escalera, cambiar el ascensor o rehabilitar la fachada son decisiones importantes para una comunidad de vecinos que conllevan por lo general una costosa derrama. Para sufragar estos gastos te proponemos algunas fórmulas que permitirán aportar unos ingresos extra a tu comunidad y ahorrar en tus facturas comunitarias.

1.       Alquilar la vivienda del portero

Habitualmente los porteros tenían casa en la finca, con los gastos de agua y luz incluidos. Sin embargo, en las últimas décadas el oficio de portero ha ido desapareciendo y su vivienda se ha convertido muchas veces en el trastero de la comunidad. Los vecinos están descubriendo que, con una reforma y puesta al día, esta vivienda se puede alquilar y conseguir un ingreso importante cada mes. Como las fincas con portero normalmente están situadas en las zonas más céntricas y señoriales, encontrar inquilino resultará sencillo. Esta iniciativa puede aportar a la comunidad entre 400 y 1.000 euros de ingresos mensuales, dependiendo del tamaño y características de la vivienda.

2.       Publicidad en la fachada

La publicidad es la fuente de ingresos más atractiva: hasta 30.000 euros mensuales se pueden obtener por colocar lonas publicitarias en los edificios más céntricos de las grandes ciudades.

Convertir la fachada en un anuncio es una opción limpia y rentable. Muchas comunidades aprovechan las obras de rehabilitación del edificio para colocar lonas publicitarias que aportan un ingreso extra mientras dura la obra. Normalmente se trata de anuncios de grandes marcas comerciales que, además de pagar la lona que protege el edificio, abonan una cantidad por utilizar la fachada para anunciarse. Dependiendo de la situación del inmueble, la visibilidad de la fachada y el volumen de personas que pasan a diario por delante del bloque, las empresas publicitarias determinarán el precio de la fachada como espacio publicitario. En algunos casos, los ingresos obtenidos pueden ser incluso suficientes para pagar la rehabilitación. 

3.       Rótulos luminosos en el tejado

Los carteles luminosos también son otra buena forma de obtener ingresos. Hablamos de los anuncios que pueden verse, por ejemplo, en los tejados de los edificios a lo largo del madrileño Paseo de la Castellana. ¿Cuánto podremos conseguir? Como en el caso anterior, dependerá de la situación del edificio, del tamaño, visibilidad y luminosidad del cartel y de lo que el anunciante esté dispuesto a pagar. Cuanto más se vea el anuncio y más transitada sea la zona, más cotizado estará ese espacio, que normalmente se contrata por anualidades. Los ingresos pueden llegar también a los 30.000 euros al mes para los mejores emplazamientos. 

Las grandes empresas de telefonía, coches, viajes, moda, perfumería y seguros suelen estar interesadas en contratar este tipo de soportes. Lo mejor es hablar con varios candidatos y analizar las condiciones para tomar una buena decisión. El anunciante (o su intermediario) se encarga habitualmente de la instalación y mantenimiento del cartel, mientras la comunidad se hace cargo del consumo eléctrico que genere.  

Cabe recordar que la instalación de publicidad exterior está sujeta a las ordenanzas municipales, distintas en cada ciudad, por lo que es necesario informarse para saber a qué atenerse. También es importante que todos los vecinos conozcan en detalle las condiciones de este tipo de publicidad exterior, ya que para seguir adelante con esta iniciativa se necesita el visto bueno de tres quintas partes de los propietarios.  

4.       Antena de telefonía móvil

Otra forma de conseguir dinero es instalar un repetidor de telefonía móvil. A pesar de que son imprescindibles para poder comunicarnos dentro de las ciudades, este tipo de aparatos han despertado entre los ciudadanos ciertos recelos y un intenso debate en torno a eventuales emisiones de radiación. Por eso, es difícil poner de acuerdo a los vecinos (se necesita el visto bueno de al menos un 60%) y es una opción cada vez menos recurrente. 

Sobre los ingresos que este tipo de actuaciones puede generar a la comunidad, la horquilla es amplia y oscila entre 9.000 y 30.000 euros anuales. Al igual que con los rótulos luminosos, algunos ayuntamientos cuentan con ordenanzas municipales para regular la instalación de este tipo de antenas, por lo que antes de valorar esta posibilidad conviene informarse de las normas que rigen en nuestro municipio.

5.       Alquilar espacios comunes

Entre las opciones más sencillas para obtener ingresos se encuentra el alquiler de salones y zonas comunes del edificio para la celebración de eventos como cumpleaños y otros actos sociales. No está de más conocer si otros vecinos de la zona pueden necesitar nuestro local para sus reuniones y ofrecérselo a un precio razonable.

6.       Rodaje de películas

El rodaje de películas y spots publicitarios en las urbanizaciones y dentro de la propia finca puede ser una fuente interesante de ingresos. De hecho, las empresas de publicidad están continuamente buscando exteriores que se adapten a sus necesidades. Una buena forma de dar a conocer nuestro inmueble es contactar con las agencias publicitarias más importantes y enviarles información sobre las singularidades de nuestro edificio. En este caso es importante que la productora cuente con un seguro específico que cubra los posibles desperfectos causados por el rodaje, ya que nuestro seguro de hogar es muy probable que no se haga cargo de los daños.

7.       Subvenciones públicas y créditos ICO

Si ninguna de las opciones anteriores se adapta a las características del edificio pero es necesario acometer una obra y contamos con pocos recursos, es importante consultar las subvenciones existentes para pequeñas reformas, mejoras, rampas para minusválidos, etc.

El ICO (Instituto de Crédito Oficial) dispone de líneas de crédito de hasta el 100% para inversiones en rehabilitación de viviendas y edificios y para la realización de reformas en elementos comunes. Se podrán incluir todos los conceptos que supongan mejoras en las viviendas, incluida la mano de obra y minutas de arquitectos, aparejadores o ingenieros,  siempre que se aporte justificante de pago.

8.       Préstamo colectivo

Si no tenemos derecho a ninguna ayuda podemos recurrir a la solicitud de un préstamo colectivo para cubrir el coste de la obra, en lugar de que los vecinos con menos liquidez se vean obligados a contratar un crédito personal para pagar su parte. Este tipo de préstamos adapta la cuota al ahorro mensual de cada comunidad y permite conseguir mejores condiciones para los vecinos, que además evitan endeudarse individualmente.

9.       Para tener más presupuesto, gasta menos

Aunque no supondrán unos ingresos extra, las medidas de ahorro en nuestra comunidad de vecinos son vitales para reducir nuestras facturas comunitarias. Cuidar las instalaciones, no usar la luz cuando no se necesita, evitar el derroche de agua, asegurarnos de apagar la luz del trastero, o contratar un seguro de hogar más competitivo comparando entre las distintas ofertas del mercado son algunas medidas de ahorro interesantes. Otra opción es individualizar los gastos en la medida de lo posible. La experiencia demuestra que, en ese caso, los vecinos son más cuidadosos porque quien consume más, paga más.  

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar