¿Qué 10 situaciones no cubre tu seguro de hogar?

Ahorra un 70% en tu seguro de hogar

Llámanos al 91 193 70 77

  • Antes de contratar una póliza, recuerda que ningún producto tiene garantías absolutas. Para valorar si te merece la pena contratar un seguro de hogar, echa un vistazo a las limitaciones que encontrarás hasta en las ofertas más completas

Cuando hay problemas en casa, toca recurrir al seguro de hogar, el tipo de póliza más contratada por los españoles después de la de coches. Si te estás planteando hacerte con uno, ten en cuenta que la prima te saldrá más barata que lo que pagas por la del coche y, como puedes comprobar en nuestra comparativa de los 10 seguros de hogar más baratos, por menos de 100 euros tienes varias opciones que te cubrirán si tu casa sufre daños o tienes una avería.

Lo normal es que cualquier seguro de hogar que se precie incluya la cobertura de responsabilidad civil, es decir, los daños que los habitantes de la casa (incluidas mascotas) provoquen a terceros, pero los límites de indemnizaciones varían de una compañía a otra. Algunas aseguradoras también se hacen cargo de las labores de bricolaje o la reparación de electrodomésticos, y sus coberturas pueden ampliarse para cubrir también los atracos o robos en la zona pública.

Este tipo de pólizas se dividen en tres modalidades: básica, media y completa, pero ni siquiera esta última está libre de exclusiones. Para que no te lleves un susto y sepas qué puedes reclamar y que no, te contamos qué 10 situaciones no cubrirá tu seguro de hogar.

Los daños por instalaciones en mal estado

Aunque tengas contratada una póliza para tu vivienda, las aseguradoras consideran que el tomador está en la obligación de mantener en buen estado su casa, así que puede desentenderse si considera que los daños se han producido por falta de mantenimiento o por la antigüedad de los materiales.

Por ejemplo, si la casa se inunda y se comprueba que la tubería que ha provocado el problema estaba defectuosa, la compañía no la reparará, limitando su intervención a la localización de la avería, lo que nos obligará a asumir el coste de la reparación. Para evitar que tu seguro de hogar no te cubra, tendrás que haber pasado las correspondientes revisiones que certifiquen el buen funcionamiento de la casa, en cumplimiento con el compromiso que adquirimos al contratar el seguro.

Los daños eléctricos

Por norma general, tu póliza responderá por los daños que sufra el sistema eléctrico de tu vivienda, pero en ningún caso por los que afecten a bombillas, lámparas, halógenos, fluorescentes o similares.

Los gastos de desatascado de tuberías

Como es lógico, no tendrás que preocuparte por los gastos en la infraestructura de la casa o de reparación de tuberías, pero otra cosa es que haya un atasco. Ahí tendrás que ser tú quien corra con los gastos porque tu seguro de hogar no te cubrirá.

Las roturas accidentales

Para tener acceso a determinados servicios necesitarás contratar coberturas adicionales. Una de las más habituales de los seguros de hogar es la de Todo Riesgo Accidental, que incluye la rotura accidental de cristales, loza sanitaria o mármol. Es decir, que estarás cubierto si se te rompen las gafas, la pantalla del móvil, la encimera de la cocina o el lavabo.

Los accidentes de fumador

Cuidado si fumas y eres un poco despistado: la mayoría de aseguradoras no se hará cargo de los desperfectos causados por un cigarrillo mal apagado. Y ojo con dejar objetos cerca de una fuente de calor: el seguro de hogar no te cubrirá si acaban dañados.

El hurto fuera de la vivienda

Cualquier seguro de hogar, por básico que sea, suele cubrir los daños por robo e intento de robo. Algunos también incluyen el hurto en el interior de la vivienda, el cambio de cerraduras o una compensación si se utilizan los datos de tu tarjeta de forma ilegal.

Si estás fuera de casa, la única posibilidad que tienes es que tu póliza incluya los atracos en la vía pública, es decir, que te cubra si hay violencia o intimidación. Si no la hay, se considera un hurto fuera de casa, y lo normal es que no estés protegido.

El robo de joyas y dinero en metálico

Como comentábamos, cualquier póliza que se precie te indemnizará si hay un robo en tu hogar. Recuerda, eso sí, que para que sea considerado “robo” debe haber algún tipo de violencia o intimidación, de lo contrario (si, por ejemplo, te dejas abierta la puerta de casa y te roban), estaríamos hablando de un hurto, y esto sí que no está incluido en todos los seguros de hogar.

Si además te toca declarar la sustracción de joyas o dinero en metálico, ten en cuenta que muchas compañías asumirán los gastos solo si estas se encuentran en una caja de seguridad. Teniendo en cuenta que hay pocos hogares equipados con una caja fuerte, esta es una exclusión que debes considerar.

Los bienes situados al aire libre

Los límites del seguro de hogar a menudo se quedan en las cuatro paredes de la casa, así que tu compañía normalmente no responderá por los daños del mobiliario del jardín por fenómenos meteorológicos o el robo de bienes en dependencias al aire libre.

Los daños en el interior causados por fenómenos meteorológicos

Si al dejar la puerta o la ventana abierta –o si estas tienen un cierre defectuoso- se producen daños por la penetración de nieve, agua, arena o polvo, nuestro seguro de hogar no los cubrirá.

Los daños por viento o lluvia de intensidad moderada

En caso de que los daños se produzcan por fenómenos relacionados con fuertes lluvias o vientos, la aseguradora se hará cargo de los desperfectos, pero puede negarse si la intensidad no alcanza unos mínimos, que pueden corroborarse con un parte meteorológico.

¿Qué debo tener en cuenta al contratar un seguro de hogar?

A pesar de estas excepciones, contratar una póliza para tu vivienda es la mejor manera de proteger la que seguramente será una de tus mayores inversiones. La clave está en fijarse en los servicios que incluye cada póliza y contratar la mejor oferta en relación calidad/precio. Para que no te líes, te recordamos algunos aspectos a tener en cuenta cuando revises tu seguro de hogar:

  • Cualquier exclusión debe aparecer reflejada en el contrato, así que saca la lupa y estudia en qué casos no estás cubierto. Aquí te hemos contado algunas, pero cada seguro de hogar tiene unas condiciones diferentes.
  • Comprueba los límites de indemnización por siniestro fijados y el valor de las sustituciones. Por ejemplo, la mayoría de los seguros de hogar indican que la indemnización de un bien dañado se hace a valor de nuevo en lugar de a valor real. 
  • Recuerda que un seguro de hogar te permite distinguir entre continente (la infraestructura de la casa) contenido (los bienes del interior). Si, por ejemplo, tienes un piso y vas a alquilarlo, quizás solo te interese asegurar el continente. Y al revés, si vives en un arrendado, es posible que tu inquilino no tenga contratada ninguna protección sobre el contenido, y tendrás que ser tú quien contrates esta póliza.

Ahorra un 70% en tu seguro de hogar

Llámanos al 91 193 70 77