Seguro Coche

¿Qué incluye realmente la cobertura de daños propios del seguro de coche?

Ahorra un 80% en tu seguro de coche

La cobertura de daños propios es una garantía que sólo incluyen las pólizas a todo riesgo, pero sus condiciones pueden variar de una aseguradora a otra. Por ello, si estás pensando en contratar un seguro de coche completo, repasamos los principales aspectos sobre la garantía de daños propios que debes tener en cuenta.

Los servicios y coberturas de los seguros de coche pueden no ser los mismos en función de la compañía elegida, incluso aunque contratemos la misma modalidad de seguro. Por ello, antes de contratar una póliza merece la pena analizar las condiciones de las coberturas que incluye. Por ejemplo, la cobertura de daños propios, que se refiere a los daños sufridos por el vehículo asegurado en un siniestro, no se aplica del mismo modo en todas las compañías de seguros, por lo que resulta clave leer los detalles relacionados con ella.

Como ya hemos señalado, la cobertura por daños propios es exclusiva de las pólizas de seguro a todo riesgo y no puede contratarse como un extra en otros tipos de seguros de coche. Esta cobertura es la única con la cual la aseguradora se compromete a sufragar los gastos relacionados con la reparación de tu coche en caso de sufrir un siniestro donde seas responsable, como por ejemplo, los ocasionados al rozar una columna mientras estacionas.

Es importante, entonces, revisar la letra pequeña de la póliza antes de contratar el seguro, para estar seguro de las condiciones que establece la misma en coberturas específicas como la de daños propios y saber qué esperar en caso de sufrir un siniestro donde nuestro coche resulte afectado. En Generali Seguros, por ejemplo, se incluyen los daños causados por manifestaciones y huelgas legales, así como fenómenos naturales siempre y cuando no sean declarados como catástrofe a nivel nacional. Esto es importante saberlo porque hay otras compañías que excluyen en general todo tipo de siniestros relacionados con desastres naturales.

La cobertura de daños propios de Direct Seguros, por su parte, cubre la reparación, sustitución o indemnización si el coche es declarado siniestro total. Sin embargo, esta cobertura excluye situaciones como que el siniestro se haya producido mientras el vehículo era conducido por una persona sin carné, o que el coche haya resultado dañado durante la participación en una carrera o apuesta. Línea Directa específica que con esta cobertura se hace cargo de cualquier daño, tanto material como personal, sufrido en una colisión.

Los seguros de Balumba incluyen en su cobertura de daños propios todos los accesorios originales del vehículo, salvo que se trate de equipos de audio/video, navegación o telefonía, en cuyo caso el importe máximo a indemnizar es de 300 euros. La misma aseguradora establece que en caso de que los daños sean irreparables la indemnización que recibirá el asegurado será equivalente al valor a nuevo, es decir el equivalente al precio del vehículo nuevo, si el coche tiene menos de dos años; mientras que si tiene más de cuatro años el asegurado recibirá el valor venal del coche, es decir el valor de venta que tiene el vehículo en el momento del siniestro, teniendo en cuenta la antigüedad del mismo; y lo que llaman el valor venal mejorado, es decir, el valor venal más un porcentaje en caso de que el coche tenga entre 2 y 4 años.

La cobertura de daños propios de Mutua Madrileña tiene límites distintos, por ejemplo establece que, en caso de reparaciones urgentes, el máximo a cubrir es de 180 euros, y destaca que en caso de siniestro total la indemnización será el mismo valor que figure en la factura de compra del coche, siempre y cuando éste tenga menos de un año de antigüedad en el momento del siniestro; mientras que si tiene más de un año corresponde calcular en función del valor venal, o lo que viene siendo el valor de venta del coche justo antes del siniestro.

En la cobertura de daños propios de Mapfre las condiciones del cálculo de la indemnización en caso de siniestro total son las siguientes: 100% del valor de nuevo si el coche tiene uno o dos años; 80% del valor de nuevo si tiene tres años o 100% de valor de mercado para el resto de los casos. Es importante mencionar que en caso de pérdida total del vehículo, el asegurado puede escoger entre recibir el dinero en efectivo o la reposición del vehículo (por uno similar).

Asimismo, la cobertura por daños propios no se aplica en ciertas circunstancias como, por ejemplo, ataques terroristas, tumultos populares o los mencionados desastres naturales. En dichos casos, cubrir los costes ocasionados sería responsabilidad del Consorcio de Compensación de Seguros.

En definitiva, resulta fundamental leer con detenimiento la letra pequeña del contrato de la póliza de seguro de coche antes de firmar, para tener claro sus límites y detalles particulares. Y es que si bien es común en todas las aseguradoras que la cobertura de daños propios sea exclusiva de las pólizas a todo riesgo, también es cierto que sus condiciones varían según cada compañía de seguros.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra un 80% en tu seguro de coche