MENU

firma contrato

Cinco peligros de no leer bien el contrato de tu seguro de coche

Ahorra un 80% en tu seguro de coche

  • Conocer la letra pequeña de tu póliza y las coberturas con las que cuenta puede evitarte un disgusto si tu vehículo sufre algún daño.

Cuando vas a comprar un coche nuevo, seguro que analizas previamente cuáles son los mejores modelos del mercado, si cumplen tus exigencias como conductor o qué concesionarios te ofrecen los mejores precios; pero ¿haces lo mismo a la hora de proteger esta inversión? El 53% de los españoles no lee las pólizas completas antes de contratarlas y, por lo tanto, desconocen las coberturas con las que contarán después, según un estudio publicado por la compañía holandesa Grupo 1 para National-Nederlanden. Es decir, que más de la mitad de usuarios no se preocupa por conocer los servicios a los que podrá recurrir o las limitaciones que tendrá si quiere reclamar la reparación de sus bienes.

A la hora de firmar un seguro, merece la pena sacar la lupa y revisar la letra pequeña para proteger tu bolsillo. Muchos tomadores solo se fijan en los precios más atractivos y, aunque la prima es un factor importante, no puedes olvidarte de la protección de tu vehículo, especialmente si has desembolsado  mucho dinero en su compra.

Eso no significa que haya que adoptar la máxima de más es mejor: entre los seguros de coche más baratos del mes puedes encontrar coberturas completas si analizas bien las condiciones. Para ayudarte, te contamos en qué debes fijarte antes de contratar tu seguro de coche y los cinco peligros de no leer bien la póliza:

1. Las promociones acaban y la prima sube

Revisar los descuentos de las aseguradoras es una buena técnica para ahorrar en la póliza del coche, pero recuerda que siempre están sujetos a condiciones. La mayoría de veces, las rebajas acaban el primer año, por lo que al renovar la prima experimentará una subida.

Aunque este tipo de promociones son las más habituales que encontrarás en el mercado, otras compañías ofrecen regalos a sus clientes (por ejemplo, cupones para gastar en carburante). Para disfrutar de este tipo de premios, por norma general, no podrás contratar las pólizas más baratas.

2. Al sufrir un daño en el coche, no sabrás de qué servicios dispones y cuáles no están cubiertos por el seguro

¿Conoces bien los servicios que incluye tu póliza? Según el estudio realizado por Grupo 1, únicamente el 36% de los tomadores se informan del precio y las coberturas de su seguro.

Es un error común pensar que basta con estar asegurado para tener derecho a las prestaciones más demandadas por los conductores, como la asistencia en carretera o la cobertura ante robos e incendios. Si no quieres quedarte tirado o descubrir demasiado tarde que tendrás que asumir los gastos de determinadas reparaciones o servicios, es aconsejable que revises los límites de la póliza antes de firmar el contrato.

3. Cuando canceles el seguro de coche, tu compañía podría penalizarte

Si has encontrado una póliza de otra compañía que te convence más que la que tienes contratada y te queda mucho para la renovación, puedes cancelar tu seguro de coche con antelación, pero según el artículo 22º de la Ley de Contrato de Seguros, tendrás que notificar la anulación de la póliza con un mes mínimo de antelación.

Otro motivo por el que puede interesarte cambiar de seguro de coche es que acabes de vender o comprar un coche de segunda mano que ya cuenta con una póliza. Si ese es tu caso, tienes varias opciones, como verás en este artículo: desde recurrir al extorno de la prima, hasta traspasar el contrato o exigir la devolución del dinero no amortizado del seguro.

4. Si no sabes por qué aumenta el precio de la póliza, podrías estar pagando de más

Las compañías de seguros son libres de establecer sus tarifas y, en la mayoría de ocasiones, el usuario no tiene capacidad para intervenir en el coste de la prima. El índice de siniestralidad, las subidas del IPC o determinadas características de tu vehículo (por ejemplo, la potencia) afectan al precio que pagas y por ello conviene conocerlos, pero son factores que no puedes cambiar.

Hay otras características, sin embargo, en las que sí puedes influir: guardar el coche en un garaje en vez de tenerlo en la calle o evitar las multas o verte implicado en siniestros puede ayudarte a ahorrar.

5. Puedes perder dinero por no comparar tu póliza con las de otras compañías

Solo el 49% de los españoles revisa las condiciones de su seguro regularmente y analiza las ofertas de las aseguradoras, como revelan los datos recogidos por Grupo 1. Si te identificas con este tipo de clientes, podrías estar perdiendo la oportunidad de ahorrar hasta un 80% en la póliza de tu vehículo.

Además de comparar seguros de coche para elegir la oferta que mejor se adapte a ti, es recomendable que te plantees qué modalidad necesitas (terceros, terceros ampliado o todo riesgo) y que te informes de las posibilidades de cada una. Por ejemplo, si eres un conductor con buen historial y te decides por el todo riesgo, podrías ahorrar hasta 450 euros contratando una franquicia.

En todo caso, antes de adquirir el seguro de coche, revisa las condiciones y resuelve con la compañía cualquier duda que tengas sobre la cobertura o los límites de la póliza. Cuando se acerque la fecha de renovación, revisa otras ofertas y la prima que tendrás que pagar el año siguiente para valorar si quieres continuar con el mismo contrato.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra un 80% en tu seguro de coche