Los sistemas tecnológicos de seguridad evitarían 420 muertos en carretera al año

Shutterstock 151794464

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

El 22% de los fallecidos en accidentes de tráfico se salvaría cada año si los vehículos incorporaran sistemas tecnológicos de prevención, como la detención de emergencia o la detección de fatiga.

Los sistemas de prevención de accidentes de tráfico podrían evitar más 23.000 accidentes con víctimas al año, el 30% del total. Es decir, esta tecnología salvaría la vida de 420 personas todos los años y evitaría 33.400 heridos.

Los datos se desprenden del estudio “Los sistemas tecnológicos avanzados para la prevención de accidentes de tráfico”, presentado hoy por la Fundación Línea Directa y que analiza el impacto sobre la siniestralidad que tendría la aplicación de las cuatro tecnologías más importantes en materia de prevención según euroNCAP: el frenado de emergencia autónomo, la ayuda al mantenimiento del carril, la detección de fatiga y la monitorización de ángulos muertos.

Pese a estas cifras, actualmente solo un 2% de los 22 millones de coches que circulan por nuestras carreteras incorpora alguno de estos sistemas. Este dato se relaciona con el escaso interés por la seguridad de los conductores españoles, que la sitúan en tercer lugar entre los criterios para comprar un vehículo, por detrás del precio y el consumo de combustible. Además, la mitad de los conductores desconoce si su vehículo incorpora alguno de estos mecanismos.

A pesar de ello, el 90% de los conductores cree que esta tecnología debería ser obligatoria y uno de cada cuatro españoles estaría dispuesto a pagar más de 1.000 euros por incorporarla en su coche.

Presentes solo en vehículos nuevos

Los sistemas de seguridad avanzados ya no son exclusivos de los coches de alta gama, sino que están presentes en modelos populares como el Seat León o el Volkswagen Golf, entre otros.

Sin embargo, para Francisco Valencia, Director General de la Fundación Línea Directa, “su penetración aún es limitada, ya que la venta de coches nuevos –los que ya incorporan estos sistemas- ha sufrido varios años de caídas en las ventas y nuestro parque de automóviles se ha  envejecido. Un coche viejo triplica el riesgo de accidente, por lo que renovar el parque es fundamental para mejorar la seguridad en nuestras carreteras”.

Los sistemas más eficaces

Entre los cuatro sistemas que menciona el informe, el Frenado de Emergencia Autónomo (AEB), es decir, el mecanismo que hace que el coche pare si detecta un obstáculo, aparece como el más eficaz. Esta tecnología podría reducir los accidentes con víctimas en un 19%: evitaría al año más de 200 muertes y permitiría reducir un 13% los heridos graves (1.300 personas) y un 21% los leves (22.500). Sin embargo, solo el 16% de las marcas analizadas (de un total de 22) incluye este sistema en parte o toda su gama.

Le sigue en eficacia la Ayuda al Mantenimiento de Carril (LKA), que hace que el vehículo corrija una salida del carril en caso de distracción del conductor. En este caso, su implantación podría reducir los accidentes en un 6% evitando 110 muertos al año.

Nuestra opinión

En los últimos años las cifras de siniestralidad en carretera en nuestro país se han reducido, hasta que en 2013 se registró la cifra de muertos en accidente de tráfico más baja de la historia. Aunque es una buena noticia, lo cierto es que desde marzo de 2014 la tendencia ha cambiado y se ha visto un nuevo repunte en el número de accidentes, lo que evidencia que aún queda mucho por hacer en materia de seguridad vial.

Cualquier elemento que contribuya a evitar un impacto o minimizar sus consecuencias es positivo, lo preocupante es que aún sean tan pocos los vehículos que lo incorporen y que los conductores no vean la seguridad como elemento prioritario a la hora de comprar un nuevo vehículo.

Si los sistemas tecnológicos de seguridad son eficaces para reducir los fallecidos y heridos en accidente de tráfico, como afirma el informe, es obvio que deberían ser obligatorios, como ya ocurrió con el cinturón de seguridad y el airbag en los años 60 y 70.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home