Consejos para realizar el cálculo de intereses de un préstamo

Shutterstock 272091134 (1)

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Muchos bancos usan el Tipo de Interés Nominal (TIN) para publicitar sus préstamos personales. Sin embargo, para realizar el cálculo de intereses que tendrás que pagar, lo esencial es que compares la Tasa Anual Equivalente (TAE) de cada oferta. En Kelisto te explicamos cómo hacer este cálculo con tu préstamo. 

 

Si estás pensando en comprar un coche o en reformar tu casa, es probable que necesites pedir un préstamo personal. Estos productos de financiación permiten que el consumidor obtenga cierta cantidad de dinero a cambio de devolverlo en un plazo determinado junto con una cantidad extra: los intereses.

 

Ahora bien, realizar el cálculo de intereses de distintas ofertas para poder compararlas no es una tarea fácil. Normalmente, los bancos publicitan sus préstamos utilizando el Tipo de Interés Nominal (TIN) de cada uno, pero este indicador no es suficiente para saber si un producto es más caro que otro, por lo que deberás realizar algún cálculo para el préstamo que desees pedir.

 

Para realizar el cálculo de intereses de un préstamo hay que conocer la TAE

 

Si quieres realizar un cálculo de tu préstamo y, sobre todo, saber si un producto es más interesante que otro, es esencial conocer la TAE. La ley establece que este porcentaje siempre debe constar en la publicidad de cualquier préstamo, en la información precontractual que te facilite el banco y en el contrato que finalmente firmes con tu entidad.

 

La TAE te permitirá realizar el cálculo de intereses de un préstamo ya que engloba los costes más importantes que un consumidor tendría que afrontar cuando pide financiación, por lo que es esencial en el cálculo de un préstamo:

 

  1. El Tipo de Interés Nominal (TIN): indica el interés que tendrás que pagar por conseguir financiación y se expresa en forma de porcentaje sobre la cantidad que solicites. Sin embargo, no resulta útil para el cálculo de intereses de una oferta ya que deja fuera ciertos gastos de los préstamos, como las comisiones. Además, tampoco tiene en cuenta el plazo de devolución del dinero por lo que no te ayudará en el cálculo de tu préstamo.

 

  1. Las comisiones: en la TAE se incluyen dos tipos de comisiones que son esenciales en el cálculo de un préstamo.

a) Las comisiones de apertura y estudio: sirven para pagar las gestiones que el banco tendrá que realizar para poder concederte el préstamo y los análisis previos que elaborará para averiguar si eres un cliente solvente, y son importantes para el cálculo de intereses de un préstamo. Lo más habitual es que se expresen en forma de porcentaje sobre la cantidad solicitada, aunque en algunos casos esa tasa puede estar sujeta a un mínimo: por ejemplo, un 1% sujeto a un mínimo de 100 euros. Eso significa que, si el 1% de la cantidad que hubieras solicitado fuera, por ejemplo, de 25 euros, el banco te obligaría a abonar 100 euros.

b) La comisión por cancelación total o parcial: es la que tendrías que abonar si decides finiquitar la cantidad que todavía debes al banco o, al menos, una parte de ella. Generalmente, se expresa en forma de porcentaje sobre la cantidad que vayas a liquidar.

 

  1. El plazo: es el tiempo que tardarás en devolver la cantidad prestada a tu banco. Este período también resulta esencial en el cálculo de intereses de un préstamo ya que, cuanto más largo sea, menor será el impacto anual que tienen algunos costes fijos como la comisión de apertura. Por tanto, nunca olvides tenerlo en cuenta al realizar cualquier cálculo sobre tu préstamo.

 

La normativa vigente obliga a que los bancos muestren la TAE de sus préstamos en la publicidad y en los contratos que firmará el cliente. No obstante, es posible que tú quieras hacer tu propio cálculo de intereses. En ese caso, y para evitar complejas fórmulas matemáticas, el Banco de España ofrece un simulador que permite hacer el cálculo de un préstamo de una manera muy sencilla: para utilizarlo, tan solo habrá que indicar la cantidad que se quiere pedir, el TIN, el plazo de amortización y las comisiones que pudiera tener el préstamo. Con estos datos, la calculadora ofrecerá la TAE del préstamo correspondiente, de forma que puedas comparar entre unas ofertas y otras.

 

Tres ejemplos prácticos de cálculo de intereses

 

Conocer lo que significan el TIN y la TAE, y utilizarlos de forma adecuada para realizar el cálculo de intereses de un préstamo son esenciales para hacerte con la mejor oferta. Así lo demuestran estos tres ejemplos prácticos en los que se realiza el cálculo de un préstamo:

 

1) Un préstamo al 0% TIN ¿no tiene coste para el cliente?

Imagina que tu banco te ofrece un préstamo personal al 0% TIN. ¿Significa eso que te está dando financiación gratuita? Para saberlo, tendrías que seguir mirando su letra pequeña y hacer algún cálculo sobre el préstamo. Si esa oferta aplicara una comisión de apertura, por ejemplo, del 2,90% y quisieras pedir 6.000 euros a pagar en un año, el resultado final es que esta oferta tendría una TAE del 5,60%. Por tanto, no sería gratuita.

 

2) La comisión de apertura es un elemento clave en el cálculo de intereses

Ha llegado la hora de comprar coche nuevo y necesitas pedir financiación: en concreto, 7.500 euros que querrías devolver en dos años. Tras mucho mirar, te topas con dos ofertas que parecen interesantes: la primera aplica un 6,45% TIN, con una comisión de apertura del 1,5%; y la segunda, un 6,95% TIN, pero sin costes iniciales. A priori, la segunda oferta podría parecer más cara pero si echas cuentas verás que no es así. La TAE de la primera sería del 8,23%  y la de la segunda, del 7,17%. Basta realizar un sencillo cálculo del préstamo para poder averiguarlo.

 

3) ¿Cómo influye el plazo de amortización en el impacto de la comisiones?

La TAE no solo tiene en cuenta el TIN de un préstamo y sus comisiones: también considera el plazo de amortización, un aspecto que resulta clave a la hora de realizar el cálculo de intereses de cualquier oferta. Por ejemplo, imagina que quieres pedir 10.000 euros mediante un préstamo que tiene una comisión de apertura del 2,3%. Si fijaras un plazo de devolución de tres años, la TAE de la oferta se quedaría en el 8,37%. Sin embargo, si aumentaras el período hasta cinco años, el impacto de la comisión sería menor (en términos anuales) y la TAE bajaría hasta el 7,73%.

 

¿Qué gastos no están incluidos en la TAE?

Cuando decidas realizar el cálculo de intereses de un préstamo debes recordar que hay algunos gastos que no están incluidos en la TAE. Normalmente, se trata de conceptos que aparecen con frecuencia en las hipotecas, como los gastos de notaría o los impuestos, aunque hay otros que sí pueden afectar otros productos de financiación, por lo que debes considerarlos a la hora de realizar un cálculo del préstamo que quieras elegir.

 

Por ejemplo, al estimar el cálculo de intereses no debes olvidar el impacto que tendrán los productos vinculados. Imagina que un banco te ofrece financiación al 8% TIN, que puede rebajarse hasta el 7% si domicilias tu nómina, contratas una tarjeta de crédito (con una cuota anual de 60 euros) y un haces aportaciones a un plan de pensiones. El coste que tiene tanto la tarjeta como las aportaciones al plan no está incluidos en la TAE. Por tanto, debes considerarlos cuando realices el cálculo de intereses para saber si la oferta que analizas se adapta realmente a tus necesidades. 

 

Palabras clave: préstamos Guía
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones