Todo lo que debes saber sobre la letra pequeña de los préstamos personales

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Los límites de las comisiones, el cálculo del interés real que habrá que pagar o la antigüedad exigida son algunas de las cuestiones con las que debes tener cuidado antes de contratar cualquiera de los préstamos personales que comercializan las entidades.

El crédito vuelve a fluir. Según los últimos datos del Banco de España, el dinero concedido por los bancos a las familias en forma de préstamos personales se situó en 163.255 millones de euros en enero, un 2,5% más que en el mismo mes del año anterior. Además, este saldo acumula siete meses de aumentos consecutivos, con una media de crecimiento del 1,4%, algo no sucedía desde los años previos a la crisis.

Lo que no ha cambiado con el paso del tiempo son los problemas que provocan estos productos al consumidor. Desde el año 2002, las “operaciones de activo” (es decir, los préstamos y créditos) son el principal motivo de las reclamaciones que se presentan ante el Banco de España y su papel como generador de conflictos con el cliente ha ido a más: si en los primeros años estas quejas representaban una cuarta parte del total, a día de hoy rozan el 70%, un aumento que está muy relacionado con asuntos como las cláusulas suelo de las hipotecas.

Para evitar que tú también tengas que presentar una reclamación por culpa de un préstamo personal o, al menos, para prevenir sustos en el futuro, en Kelisto hemos analizado las cuestiones más peliagudas que puede esconder la letra pequeña de estos productos de financiación.

1. Un préstamo “al 0%” no siempre es un préstamo sin intereses

Como ya te contamos en Kelisto, los préstamos personales que ofrecen un interés del “0% TIN” no son siempre préstamos gratuitos. Es más, su coste puede llegar a ser mayor que el de algunas ofertas que si apliquen un Tipo de Interés Nominal (TIN) por prestarte dinero.

Para averiguar si realmente estás ante una oferta que te permite financiarte al 0%, debes hacer algunos cálculos. Es esencial es que calcules la Tasa Anual Equivalente (TAE), un parámetro que te permitirá conocer el coste real de un préstamo.

Imagina, por ejemplo, que quieres contratar el Préstamo Ahora de BMN, que permite solicitar hasta 6.000 euros, a devolver en 12 meses, con un TIN del 0%. ¿Significa eso que pedir dinero a esta entidad sale gratis? Todo lo contrario. El quid de la cuestión está en las comisiones que cobra esta oferta: su cargo por apertura es del 2,9%. Por tanto, si echas cuentas y calculas la TAE de este producto te darás cuenta de que se sitúa en el 5,6%.

Préstamo Ahora

Préstamo Ahora

Banco Mare Nostrum

Más detalles Menos detalles

Importe mínimo
-
Importe máximo
6000,0 €
Comisión estudio
-
Comisión cancelación
-
Comisión cancelación anticipada
-
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
No
Dirigido a antiguos clientes
No

El interés de este préstamo no solo es más caro de lo que aparentemente podrías pensar. Además, está por encima del de algunas de las mejores ofertas del mercado. Por ejemplo, es superior al del Préstamo Ahora Tú de Liberbank, que tiene un TIN del 4,95% pero, como no cobra comisión de apertura, tiene una TAE del  5,06% (por pedir 6.000 euros a 12 meses),  muy por debajo de la del Préstamo Ahora de BMN.

Préstamo Ahora Tú

Préstamo Ahora Tú

Liberbank

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
8
Importe mínimo
-
Importe máximo
-
Comisión estudio
0,0 %
Comisión cancelación
0,0 %
Comisión cancelación anticipada
0,0 %
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
No
Dirigido a antiguos clientes
No

Más allá de la TAE, hay una cuestión que también deberás analizar para saber el coste real de un préstamo: los productos vinculados que tendrás que contratar. En muchos casos, los bancos condicionan sus ofertas a que el consumidor se haga, por ejemplo, con una cuenta nómina, o a que haga un determinado gasto con tarjetas. Ese coste añadido no se refleja en la TAE pero puede aumentar considerablemente la factura final que tendrás que abonar a la entidad.

Para entenderlo, basta con analizar lo que pasa con dos de los mejores préstamos del mercado: el Préstamo Personal Plus de Banco Caixa Geral y el Préstamo Naranja de ING Direct. El primero tiene un TIN del 5,50%, al que habría que sumar una comisión de apertura del 1% y varios requisitos de vinculación: domiciliar una nómina y varios recibos y disponer de una tarjeta de débito o de crédito con las que habrá que hacer un gasto mínimo (de entre 1.500 y 2.500 euros al año) si no se quiere pagar comisiones por ellas. En cambio, el Préstamo Naranja de ING Direct cuenta con un TIN superior (5,95%), pero no cobra comisiones y no requiere que el cliente se ate con el banco de ninguna manera, ni siquiera domiciliando su nómina.

Préstamo Personal Plus

Préstamo Personal Plus

Banco Caixa Geral

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
8
Importe mínimo
0,0 €
Importe máximo
60000,0 €
Comisión estudio
-
Comisión cancelación
-
Comisión cancelación anticipada
-
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
Dirigido a antiguos clientes

Préstamo Naranja

Préstamo Naranja

ING

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
7
Importe mínimo
6000,0 €
Importe máximo
40000,0 €
Comisión estudio
0,0 %
Comisión cancelación
0,0 %
Comisión cancelación anticipada
0,0 %
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
Dirigido a antiguos clientes

2. Para pedir algunos préstamos tienes que tener cierta antigüedad en el banco o estar muy vinculado

Pedir un préstamo no siempre es cuestión de encontrar una oferta atractiva, acudir a una entidad, cumplir con unos requisitos de solvencia y esperar a que te aprueben la operación. Cada vez es más común que las entidades quieran “enganchar” a sus clientes con productos extra, o que les exijan tener cierta antigüedad para asegurarse de que conocen su trayectoria.

Entre los préstamos personales que exigen que el cliente se vincule se encuentra una de las mejores ofertas del mercado: el Préstamo Ahora Tú de Liberbank, que aplica un interés del 4,95% TIN. Este producto requiere que el usuario tenga su nómina y dos recibos domiciliados en la entidad, contrate una tarjeta de crédito y un seguro de vida, además de un producto extra a elegir entre planes de pensiones, seguro de protección de pagos o seguro de coche.

Préstamo Ahora Tú

Préstamo Ahora Tú

Liberbank

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
8
Importe mínimo
-
Importe máximo
-
Comisión estudio
0,0 %
Comisión cancelación
0,0 %
Comisión cancelación anticipada
0,0 %
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
No
Dirigido a antiguos clientes
No

Su oferta contrasta, por ejemplo, con la del Préstamo Naranja de ING DIrect que, aunque tiene un interés más alto (5,95% TIN), no exige ninguna vinculación. Es más, ni siquiera requiere que el solicitante sea cliente de la entidad.

Préstamo Naranja

Préstamo Naranja

ING

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
7
Importe mínimo
6000,0 €
Importe máximo
40000,0 €
Comisión estudio
0,0 %
Comisión cancelación
0,0 %
Comisión cancelación anticipada
0,0 %
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
Dirigido a antiguos clientes

Otro de los requisitos que los bancos suelen exigir para poder acceder a un préstamo personal es el de la antigüedad. Eso es lo que sucede, entre otros, con el Préstamo Personal de Unoe. La banca online de BBVA permite obtener financiación al 6%, pero solo a quienes acrediten que son clientes de la entidad desde hace, al menos, tres meses.

Préstamo Personal

Préstamo Personal

Uno-e

Más detalles Menos detalles

Plazo máximo (años)
5
Importe mínimo
-
Importe máximo
30000,0 €
Comisión estudio
-
Comisión cancelación
-
Comisión cancelación anticipada
0,5 %
Ingresos mínimos
Sin determinar
Dirigido a nuevos clientes
No
Dirigido a antiguos clientes

3.  Algunas comisiones están limitadas por ley  

Al igual que sucede con otros productos bancarios, los préstamos personales pueden implicar el pago de algunas comisiones para compensar algunos trámites, como las gestiones propias de la apertura o las que implica cambiar alguna de las  condiciones de la oferta.

En la mayoría de los casos, como sucede con los  gastos de estudio, de apertura o de cambio de condiciones, cada entidad puede fijar el importe que quiera, siempre que se informe correctamente al cliente de ello. Sin embargo, hay dos comisiones cuyo importe máximo está regulado por ley: la de cancelación y la de reembolso anticipado.

En ambos casos, la normativa actual establece que el banco no podrá cobrar más de un 1% del importe reembolsado si el tiempo que quede para que finalice la “vida” del préstamo es superior a un año. Si es inferior, el tope está en el 0,5%.

Eso sí, es importante saber que, en cualquier caso, el importe que se pague por estas comisiones nunca deberá ser mayor a los intereses que el usuario tendría que haber abonado de haber continuado amortizando su préstamo con normalidad.

4. Los intereses de demora también tienen un tope máximo

Cuando te retrases en el pago de las cuotas de un préstamo personal, tu banco te cobrará varias  comisiones. En primer lugar, te aplicará un cargo por reclamación de posiciones deudoras (cuando te informe del retraso en cuestión) y, después, te aplicará un interés de demora.

Hasta hace algo menos de un año, las entidades podían cobrar lo que quisieran por este último concepto, pero en mayo de 2015, una sentencia del Tribunal Supremo declaró abusivas (y por lo tanto, nulas) aquellas cláusulas en las que se estableciera que el interés a pagar por la demora superaba en dos puntos el interés ordinario que pagaba en cliente.

En la práctica, eso significa que si pagas un interés del 6% por un préstamo y un día te retrasas en el pago de las cuotas, tu banco no podría pedirte más de un 8% en concepto de intereses de demora.

Si eso sucediera, solicita a tu entidad que modifiquen estas condiciones y, si no te hacen caso, inicia un proceso de reclamación formal. Como ya te contamos en Kelisto, el primer paso que deberás dar es presentar una queja ante el departamento de Atención al cliente de tu banco.

5. Las comisiones pueden tener un mínimo en euros

En la mayoría de los casos, las comisiones que aplican los bancos cuando pides un préstamo personal (la de apertura o estudio, por ejemplo) suelen expresarse en forma de porcentaje. Es decir, establecen que el consumidor tendrá que pagar un tanto por ciento sobre la cantidad que solicite a su entidad, o sobre la cantidad que reembolse antes de tiempo, en caso de cancelación anticipada.

Eso sí, debes saber que algunas entidades, además de establecer un porcentaje, también aplican un mínimo en euros. Por ejemplo, el Préstamo General de Banco Popular tiene una comisión de apertura del 1,75% con un mínimo de 120,20 euros. Si un consumidor decidiera pedir a la entidad 3.000 euros, la comisión a pagar tendría que ser de 52,2% (un 1,75% de 3.000). Sin embargo, como la entidad establece un tope mínimo, la cifra que tendrá que abonar finalmente a su banco será de 120,20 euros.

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata