MENU

Usuario Con Monedas En La Mano

¿Qué debes tener en cuenta antes de pedir un crédito rápido?

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata
  • Un crédito rápido es una solución ágil y cómoda para conseguir dinero de manera urgente y sin apenas dar explicaciones, aunque esta flexibilidad puede salirte muy cara. En Kelisto te contamos todo lo que debes saber antes de lanzarte a contratar una de estas soluciones de financiación.

Un gasto imprevisto puede ser un buen motivo para que te plantees pedir un crédito rápido. Este tipo de productos de financiación permiten pedir prestada una pequeña cantidad de dinero (hasta 600 euros, aproximadamente), sin apenas dar explicaciones y con una tramitación relativamente sencilla. ¿Su principal desventaja? Que esta flexibilidad puede llegar a salirte muy cara: en general, este tipo de préstamos cobran un interés más alto que las ofertas tradicionales y, si te retrasas en su devolución, tendrías que hacer frente a una penalización muy elevada.

En cualquier caso, bien sea por prisa o porque no cumples con los requisitos para poder solicitar un préstamo personal tradicional, un crédito rápido puede resultarte útil en determinadas circunstancias, siempre que lo pidas con cautela y que analices bien todas sus características. Para que tengas todo bajo control, en Kelisto te contamos lo que debes saber antes de pedir uno de estos productos de financiación. 

¿Cómo puedes pedir un crédito rápido?

A la hora de pedir un crédito rápido debes tener en cuenta que, aunque tradicionalmente este tipo de productos solo eran ofertados por empresas especializadas en la concesión de préstamos, cada vez son más los bancos tradicionales que se animan a comercializar este tipo de productos. Eso sí, la principal diferencia entre unas y otros es que las entidades financieras suelen pedir que tengas tu nómina  domiciliada para poder acceder a sus ofertas, mientras que con las financieras no necesitarás mantener ningún tipo de vinculación.

Cuando elijas la entidad o compañía con la que quieras contratar un crédito rápido, solo tendrás que contactar con ella, enviar la documentación que te soliciten y esperar a que analicen tu caso. A día de hoy, la mayoría de estas ofertas están disponibles por Internet o por teléfono –lo que agiliza mucho más los trámites- y su proceso de aprobación se limita a unas pocas horas o, incluso, a minutos. En cuanto a los documentos que tendrás que enviar, lo habitual es que te soliciten tu DNI (o permiso de residencia) y la copia de tu última nómina.

¿Qué pros y contras tienen los créditos rápidos?

Como ya habrás podido notar, la flexibilidad es la gran baza de un crédito rápido: se pueden pedir por Internet o teléfono, su proceso de tramitación se resuelve en horas (o, incluso, en minutos) y apenas tendrás que dar explicaciones sobre el motivo que te lleva a pedir financiación.

A cambio de esta flexibilidad, la principal desventaja de un crédito rápido tiene que ver con su coste, ya que el interés de este tipo de préstamos suele ser mucho más elevado que el de un préstamo personal tradicional. Para que te hagas una idea, a día de hoy puedes conseguir financiación desde un 4,95% TIN (Tipo de Interés Nominal). En cambio, con un crédito rápido el TIN puede llegar a superar el 2.000% TIN, sobre todo si la cantidad que pides es muy pequeña.

Además, los créditos rápidos pueden aplicarte importantes penalizaciones si no logras devolver tu dinero a tiempo. Por eso, es fundamental que, antes de contratar uno de estos productos, pienses detenidamente cuánto tiempo necesitarás realmente para devolver tu deuda, de forma que nunca te retrases en los pagos.

¿Se puede pedir un crédito rápido con ASNEF?

Una de las grandes ventajas de los créditos rápidos es que algunas ofertas se pueden solicitar aunque el cliente esté en un fichero de morosos como el de ASNEF. Obviamente, ese extra de confianza que la entidad pone en su cliente se notará en el precio del préstamo por lo que, por normal general, este tipo de productos son mucho más caros que un préstamo tradicional.

En cualquier caso, si quieres solicitar un crédito rápido te recomendamos que consultes nuestros comparadores de préstamos. Con nuestras herramientas podrás conocer, en unos segundos, todas las ofertas del mercado, sus características y su coste. De esta forma, encontrarás el producto que mejor se adapta a tus necesidades y podrás contratarlo sin moverte de casa.

Otros artículos que también te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata