Cinco derechos que no debes olvidar cuando pidas un crédito

Neven Mimica Y  Ana Mato En La Presentación De La Campaña Sobre Créditos Al Consumo

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

El 70% de los españoles que piden un crédito al consumo para financiar, por ejemplo, la compra de un coche o unas vacaciones, no se siente suficientemente seguro para elegir el producto más adecuado, según datos de la Unión Europea.

Conseguir que un banco les preste dinero sigue siendo casi imposible para muchos españoles. Sin embargo, uno de cada tres ciudadanos pidió un crédito al consumo en los dos últimos años. Es decir, un préstamo para poder pagar en cómodos plazos la reforma de la cocina, un coche nuevo o los estudios de sus hijos. Ahora bien, el 60% de esos consumidores no creía estar informado de sus derechos y un 70% no se sentía suficientemente seguro para elegir el producto más adecuado, según datos de la Unión Europea.

Con el objetivo de mejorar estas cifras, las autoridades comunitarias han lanzado una campaña para recordar cuáles son los derechos esenciales que tienen los ciudadanos que piden uno de estos créditos y que, desde 2008, está amparados por una nueva ley: la Directiva de crédito al consumo, una norma que afecta a la mayoría de los contratos de crédito de entre 200 y 75.000 euros y de la que están excluidas lashipotecas y los préstamos libres de intereses.

Los derechos clave que recoge esta normativa son:

1.Derecho a recibir una publicidad transparente

Cualquier anuncio de un crédito al consumo en el que aparezca el tipo de interés o el coste del crédito debe incluir cierta información que permita al consumidor comparar entre las distintas ofertas que hay en el mercado. Por ejemplo, el tipo de interés, si es fijo o variable, la Tasa Anual Equivalente (TAE) y la duración del contrato. Toda esta información deberá aparecer de forma clara y concisa, y con un ejemplo que explique todos los detalles al usuario.

2.Derecho a recibir información antes de firmar el contrato

Antes de firmar un contrato de crédito, la entidad que te preste el dinero debe facilitarte una serie de datos esenciales, como el tipo de préstamo, el importe total, la duración y las condiciones, la TAE (acompañada de un ejemplo) y el número y periodicidad de las cuotas. Esta información tendrá que tener un formato claro y normalizado que se llama “documento de Información normalizada europea sobre el crédito al consumo”.

3.Derecho a recibir información clara en el contrato

La mayoría de los datos que la entidad está obligada a facilitarte en la publicidad y antes de firmar el contrato también deben figurar en el documento por el que acuerdas contratar el préstamo. Por ejemplo, el tipo de crédito, el importe total que tendrás que devolver o la TAE calculada en el momento en que suscribas el contrato son algunos de los elementos que tendrán que figurar en el contrato, que además tendrá que estar redactado de forma clara y concisa.

4.Derecho a cambiar de opinión

Si pides un crédito pero, poco tiempo después, decides que no ha sido una buena idea, la ley te permite dar marcha atrás. En concreto, tienes hasta 14 días para desistir del contrato que has firmado. Eso sí, tendrás que devolver el dinero que te haya prestado la entidad, más los intereses correspondientes y las comisiones no reembolsables.

5.Derecho al reembolso anticipado

Puede que, en un momento dado, tengas suficiente dinero para devolver a tu banco todo lo que le debes de una sola vez. La directiva europea establece que cualquier consumidor puede hacer esto, es decir, reembolsar su crédito anticipadamente. Eso sí, se expone a que su entidad le cobre una comisión para compensar los ingresos que deja de ganar. Esa compensación no debe superar el 0,5-1% del importe que se reembolse (en función del tiempo que quedara hasta que termine el contrato) ni ser mayor a los intereses que habrías pagado si no hubieras cancelado tu préstamo anticipadamente.

Además de estos cinco elementos clave, la directiva europea también recoge otros derechos que amparan a los ciudadanos que pidan un crédito al consumo, como el derecho a obtener un contrato en papel y a recibir una copia, a que su entidad evalúe su solvencia o a que se le informe sobre cualquier cambio en el tipo que se aplica al préstamo.

¿Has pedido alguna vez un crédito para comprarte un coche nuevo? ¿O has financiado tus vacaciones en “cómodos plazos”? ¿Sentías que realmente sabías lo que estabas firmando? Comparte tu experiencia en nuestro foro de Finanzas Personales.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones