10 claves que debes saber sobre los mini-créditos

Kel669

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

La actual crisis ha dejado temblando la situación económica de muchas familias, hasta el punto de no poder hacer frente a un gasto inesperado porque carecen de ahorros. Mientras tanto, la banca española sigue sin abrir el grifo del crédito y continúa centrada en captar dinero. Frente a esto, y como una solución para que miles de ciudadanos puedan afrontar posibles imprevistos económicos, han surgido los mini-créditos.

Los mini-créditos son un producto reciente, pero su mercado ha experimentado un notable avance en los últimos tiempos. Hace unos años, apenas había entidades que comercilizaran este producto. En la actualidad, se pueden encontrar más de una veintena de compañías que lo ofertan. La mayoría de ellas operan online, vía telefónica e, incluso, por mensaje de texto a través del móvil.

Son productos útiles para obtener dinero en situaciones de dificultades económicas puntuales, ya que son bastante más accesibles que los créditos bancarios. En todo caso, no deben convertirse en una fuente habitual de financiación, ya que corres el riesgo de sobreendeudarte rápidamente. A continuación, te explicamos algunas claves que debes saber sobre los mini-créditos.

1. Qué son los mini-créditos

Los mini créditos son un tipo de préstamos personales rápidos, que se caracterizan porque la cantidad concedida es pequeña (menos de 600 euros) y el plazo para devolverla también es corto (máximo 45 días). A cambio, se pagan unos intereses u honorarios. A diferencia de un crédito bancario, se conceden de forma muy rápida, sin apenas documentación y sin preguntar por los motivos.

2. En qué se diferencian los mini-créditos de los créditos personales tradicionales

El fin del mini-crédito y del crédito personal tradicional es prestar al usuario una cantidad de dinero, que deberá ser devuelta con posterioridad, más unos intereses. Sin embargo, pese a que el fin es el mismo, se trata de productos muy diferentes. Las principales diferencias radican en los requisitos que te exigen para uno y otro (las exigencias para conseguir un crédito personal son mayores), la cantidad que se otorga (en el caso de los mini-créditos no excede los 600 euros) y el plazo de devolución (para los mini-créditos no va más allá de 45 días). Además, los mini-créditos prestan dinero a personas con dificultades que no podrían solicitarlo a su banco.

3. ¿Qué requisitos exigen?

Una de las principales diferencias entre un crédito tradicional y un mini-crédito son las condiciones para conseguirlos. Los requisitos para solicitar un mini-crédito son bastante más flexibles. En principio, sólo tienes que ser mayor de 18 años y no aparecer en ningún listado de morosidad (Asnef, Rai,...). No obstante, algunas empresas permiten solicitar el mini-crédito aunque la persona figure en alguna lista de morosos, siempre que la deuda no sea superior a 1.000 euros.Por el contrario, los bancos son bastante más exigentes y los créditos personales clásicos son, a menudo, más difíciles de conseguir. Por lo pronto, el banco te exige que seas solvente, es decir, que tengas ingresos. También puede que te haga contratar un seguro de protección de pagos (para poder hacer frente a tu préstamo personal en situaciones de perdida de ingresos), así como aportar garantías adicionales (por ejemplo, avales). Además, probablemente, el banco querrá saber para qué vas a utilizar el dinero y, dependiendo para lo que sea, puedes obtener mejores o peores condiciones. La empresa que te da el mini-crédito no te va a preguntar para qué lo quieres.

Esa facilidad con la que se consigue el dinero con los mini-créditos tiene una contraprestación, que se llama intereses u honorarios (esta última denominación permite a las empresa no publicar el interés, sino simplemente la cantidad de euros a pagar). No obstante, los gastos asociados a los mini-créditos, en general, no bajan del 20% de la cantidad préstada. Los préstamos personales tradicionales también tienen unos intereses altos, en comparación con otro tipo de créditos, pero son más bajos que los de los minicréditos. Según datos del Banco de España, el pasado mes de octubre, la media rondaba el 9,86%. 

4. ¿Qué plazos de devolución tengo?

La cantidad prestada y el plazo de devolución también varían según te decantes por un mini-crédito o un crédito de los de toda la vida. Los mini-créditos conceden pequeñas cantidades de dinero (inferiores a 600 euros), que hay que devolver en un plazo corto de tiempo (máximo 45 días). Por el contrario, la cantidad concedida con un préstamo personal clásico puede alcanzar los 60.000 euros y el plazo de devolución puede ser de meses o años. Como norma, el plazo mínimo es de 6 meses y el máximo de 10 años.

5. Ventajas e inconvenientes de estos productos

La principal ventaja de los mini-créditos es lo accesibles que son y lo rápido que se obtienen. Se consiguen de una manera cómoda y sencilla, sin que sea necesario que te muevas de casa. Puedes realizar la petición a través del teléfono o del ordenador. El estudio de la misma se hace en el momento y obtienes una respuesta inmediata sobre si ha sido aceptada. En ese caso, sólo te queda enviar los documentos necesarios (al ser una cantidad pequeña no suele requerirse ni nómina ni aval). En cuestión de horas o de minutos (si la cuenta del cliente pertenece a uno de los bancos con los que trabaja la entidad que presta el dinero) puedes estar utilizando el dinero que has solicitado. Además, el porcentaje de concesión de este tipo de créditos es superior al de los bancos tradicionales.

Un mini-crédito puede ser una solución rápida y efectiva para hacer frente a un imprevisto económico. Pero no debes olvidar su principal inconveniente: Su alto coste. Debido a ello, te recomendamos que no lo utilices como medio de financiación habitual. Es la única forma de evitar el sobreendeudamiento, provocado por la contratación de un crédito tras otro para pagar el anterior. De esta manera, la deuda aumenta y también los costes financieros.

6. Quién ofrece mini-créditos

En cuanto a las empresas que ofrecen mini-créditos, hay que recordar que son entidades privadas que funcionan sin la supervisión del Banco de España. En la actualidad, los mini-créditos no están regulados por el Banco de España, ni por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pero sí por la Ley sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores. El objetivo de esta norma es una mayor protección de los usuarios teniendo en cuenta las características especiales de los servicios financieros. Con todo, la normativa no recoge ninguna limitación al tipo de interés que pueden aplicar las entidades que ofrecen este producto.

No obstante, estas empresas deben de estar inscritas en el Registro Mercantil y cumplir con la legislación en defensa de los derechos del consumidor como cualquier otra empresa de otro sector en nuestro país. Por tanto, están obligadas a informar claramente de las condiciones de contratación.

7. ¿Son legales y fiables estos productos?

Los mini préstamos son una práctica habitual en países como Reino Unido, Estados Unidos o Canadá. Sin embargo, su legalidad es un tema que puede generar controversia, por un lado, por los elevados intereses que cobran, y, por otro, por la falta de control y regulación. En España, aunque no cuentan con la supervisión del Banco de España, no puede hablarse de productos ilegales, ya que el préstamo de dinero entre particulares es una práctica que está permitida.

8. Ofertas de mini-créditos con interés cero. ¿Hay truco?

Algunas de las empresas que comercializan mini-créditos ofertan este producto a un interés “cero”. Es el caso de CreditoMas, que ofrece a sus nuevos clientes un crédito de hasta 400 euros sin intereses a devolver en 30 días (si no se devuelve en ese plazo, ya se pagan intereses). Vivus también  tiene una promoción para nuevos clientes de un crédito de hasta 300 euros a interés cero. Tienes 30 días para devolverlo. Asimismo, Pepedinero mantiene la oferta que lanzó en navidad, con la que no pagas gastos siempre y cuando el dinero prestado lo devuelvas en 15 días. Trustbuddy tiene una oferta similar, exenta de gastos para préstamos de hasta 600 euros, siempre que se devuelvan en 14 días. Kredito 24 oferta un crédito sin intereses, para nuevos clientes, si se paga en 7 días. 

Pero, ¿hay truco? En principio, no. Las ofertas no tienen letra pequeña y son bastante claras. El prestamista cumple con lo establecido, siempre que el cliente también lo haga. En todo caso, hay que recordar que la mayoría de esta ofertas son limitadas en el tiempo y sirven para captar clientes. Clientes que, en muchas ocasiones, son recurrentes. Y es ahí donde las empresas de mini-créditos tienen su negocio.

9. Ejemplos de mini-créditos en el mercado

En la actualidad, en España hay una veintena de entidades que ofrecen mini-créditos. La mayoría de ellas operan online, prestan una cantidad máxima entre 500 y 600 euros y el plazo de devolución es de 30 días. Para un crédito de 300 euros a devolver en 30 días, el interés medio de las principales compañías que operan en este mercado se sitúa en torno al 32% del capital prestado. No obstante, las entidades prefieren referirse a honorarios. Si se hace una comparativa entre las diferentes ofertas, nos encontramos con que, dependiendo de la compañía con que lo hagamos, podemos pagar el doble de intereses. Los costes asociados más bajos para un mini-crédito de 300 euros a devolver en 30 días para un cliente antiguo los ofrece Vivus, con unos honorarios de 60 euros. En el otro extremo, se encuentra Wonga.es, con unos gastos asociados de 125 euros para el mismo crédito.

Ofertas de mini-créditos

Empresa

Importe

Plazo

Honorarios

Porcentaje

Total a devolver

Cantidad máxima

Plazo máximo

Kredito 24

                 300,00€

30 días

                 105,00€

35%

                 405,00€

                     500,00€

30 días

Vía SMS

                 300,00€

30 días

                 105,00€

35%

                 405,00€

                     600,00€

30 días

wonga.es

                 300,00€

30 días

                 125,00€

42%

                 425,00€

                     600,00€

30 días

OK Money

                 300,00€

30 días

                    87,00€

29%

                 387,00€

                     600,00€

30 días

Vivus *

                 300,00€

30 días

                    60,00€

20%

                 360,00€

                     800,00€

30 días

Dispon.es

                 300,00€

30 días

                    93,90€

31,30%

                 393,90€

                     400,00€

33 días

Pepedinero**

                 300,00€

30 días

                    89,00€

30%

                 389,00€

                     500,00€

30 días

CreditoMas*

                 300,00€

30 días

                    90,00€

30%

                 390,00€

                     500,00€

30 días

Préstamo 10

                 300,00€

30 días

                 111,00€

37%

                 411,00€

                     500,00€

30 días

Trustbuddy

                 300,00€

30 días

                    74,00€

24.66%

                 374,00€

                     600,00€

30 días

Qué bueno

                 300,00€

30 días

                    89,00€

30%

                 389,00€

                     600,00€

30 días

*Estos intereses corresponden a antiguos clientes. Tanto Vivus como CreditoMas tienen una promoción a interés cero para nuevos clientes que devuelvan el dinero en 30 días **Cantidades correspondientes a antiguos clientes. Pepediinero sólo presta hasta 200 euros a nuevos clientes Fuentes: Esta tabla está hecha con la información facilitada por las webs de las entidades

10. Alternativas a los mini-créditos

Pero los mini-créditos no son la única opción con la que cuentas si necesitas dinero urgente para una situación imprevista. Una alternativa te la dan las tarjetas, con las que puedes obtener más dinero a crédito, a un coste menor. Una tarjeta te ofrece la posibilidad de financiar las compas de distintas formas (fraccionando pagos, mediantes plazos mensuales) y si la deuda se liquida mes a mes, no aplican ningún interés. Algunas incluso devuelven en dinero un porcentaje de la compra que realizas.

Sin embargo, mientras que para obtener un mini-crédito sólo tienes que entrar en internet o hacer una llamada, para obtener una tarjeta, en caso de que no tengas, necesitas más tiempo (ir al banco y esperar unos días) y más requisitos. Además, no se puede abusar del uso de la tarjeta, ya que puede destrozar las finanzas familiares. Debes saber cuál es el límite de tu crédito y no pasarte. Hacerlo puede costarte mucho dinero. A la comisión por reclamaciones de posiciones deudoras, que es la que te cobra el banco por un retraso en una cuota o un descubierto (suele ser de unos 35 euros), la entidad te añadirá la comisión por haber excedido el límite de la tarjeta de crédito, que tiene un importe fijo de 30 euros más los intereses de demora que suelen superar el 20% TAE.

Y si no quieres acudir a un mini-crédito, ni tampoco tirar de tarjeta, también puedes intentar solucionar ese imprevisto económico pidiendo un anticipo de nómina. Todas las empresas cuentan con la posibilidad de adelantar parte del salario a sus empleados, ya que es un derecho que se recoge en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores. Si optas por esto, el adelanto que puedes pedir corresponde al último periodo trabajado y no cobrado. Y en un porcentaje del 90%. Es decir, que si pides un adelanto el día 15, la cantidad máxima que te puede abonar la empresa es el 90% del medio mes que ya has trabajado. Estos anticipos se te descontarán en la nómina del mes siguiente al que se ha hecho efectivo.

Para terminar, siempre cuentas con la posibilidad de hacer un préstamo entre particulares. En general, se concreta en un acuerdo verbal entre familiares y amigos. El hecho de tener un interés bajo o nulo y las facilidades de pago, son sus principales atractivos.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones