Triodos Bank: “Estamos trabajando para ofrecer créditos al consumo en 2015”

Mikel García Prieto Triodos

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

El principal estandarte de la banca ética en España, Triodos Bank, celebra su décimo aniversario en nuestro país con la vista puesta en el crédito. Tras conseguir que sus préstamos a empresas y organizaciones llegaran a un 30% más de clientes este año, la entidad se plantea ahora ofrecer nuevos productos que se adapten a las necesidades de sus clientes, como los créditos al consumo. Así lo ha explicado a Kelisto su director general, Mikel García-Prieto, que asumió el cargo el pasado 1 de septiembre.

Triodos Bank cuenta con casi 200.000 clientes en España, pero aún no tienen sucursales en todas las Comunidades Autónomas ¿Cuándo llegará ese momento?

Entre las aperturas que pudiéramos acometer de aquí a final de año y lo que suceda el próximo, en 2015 ya estaremos en todas. Nuestra idea es que el próximo año podamos estar cerca de toda la gente que quiera trabajar con nosotros.

Y además de las aperturas ¿qué otros planes tienen para 2015?

La principal necesidad que tiene la sociedad española es la de que hagamos accesible el crédito al mayor número de personas e instituciones, y nuestros objetivos siempre deben estar en la línea de lo que se necesita ahí fuera. Con lo cual, nuestra principal meta es prestar el mayor número posible de recursos en 2015. Además, sabemos que muchos clientes necesitan que pongamos a su disposición nuevos productos y servicios, que Triodos sea su banco a todos los efectos. Para eso pusimos en marcha la Hipoteca Triodos, pero necesitamos de algún otro servicio que esperemos que esté disponible en 2015.

¿La comercialización de créditos al consumo, por ejemplo?

Estamos trabajando para poder ofrecerlos, pero tendrá que ser un producto para el consumo responsable, que es donde creemos que podemos jugar un papel con nuestros clientes, tal y como ya sucedía con la hipoteca, que vincula su precio a la certificación energética de la vivienda. Para que un préstamo, por ejemplo, para la compra de un coche, fuera un producto Triodos, tendría que incorporar condiciones específicas para la adquisición de vehículos eléctricos o con un determinado consumo. Esta es en la línea en la que estamos trabajando.

En lo que respecta a las hipotecas, da la sensación de que la banca ha empezado una “guerra de precios”. ¿Entrará Triodos en esta lucha? ¿Podría haber nuevas rebajas en el diferencial de la vuestra hipoteca?

Nosotros tenemos claro que estamos en un momento de hacer un esfuerzo para posibilitar que el crédito llegue a particulares y organizaciones, más que para facilitar que los ahorros estén bien remunerados. Ahora bien, no sabemos hasta dónde vamos a poder llegar. Lo que sí está claro es que no vamos a entrar en una guerra de precios: nunca lo hemos hecho ni creemos que eso sea lo que nos pueda unir a nuestros clientes. La vinculación con nuestros clientes es la de los valores, la de la gente que dice “quiero que mi dinero sirva para financiar esta realidad social y por eso os elijo”. Nuestro modelo es el que es y como no hacemos otro tipo de inversiones, sino que vivimos del margen de los tipos de intermediación a los que se presta el dinero y el tipo que se ofrece a los ahorradores, nuestro recorrido tiene una cierta limitación.

Mikel%20garcia%20prieto%20-%20horizontal

¿Se atrevería a vaticinar dónde tocarán suelo los diferenciales en 2015?

Es algo muy difícil en los tiempos que corren. Nosotros no manejamos una cifra concreta. Estamos ofreciendo lo mejor que creemos que podemos ofrecer. Además, este tipo de perspectivas llevan a un lugar cercano a la especulación y a pensar “no, no compro ahora, esperaré a más adelante…” La situación de la economía es tan compleja que hace inviable pensar en una tendencia. Nuestro mejor espejo es la economía real.

La Hipoteca Triodos, como sucede con la mayoría, exige que los clientes contraten una serie de productos extra para acceder a ella. ¿Por qué no han optado por ser diferentes también en este sentido?

Nosotros hacemos al cliente una propuesta de relación con su institución financiera. Si queremos ser el primer banco de nuestros clientes, y alguien decide elegirnos, lo normal es que quieran traer con nosotros su nómina, sus tarjetas, etc, en lugar de tener cada cosa en un sitio porque, si no, nos estaríamos convirtiendo en el banco “de producto” que no queremos ser. Queremos presentar a nuestros clientes un modelo de banca ética y que ellos nos valoren por eso, no por ser los más baratos. Hay gente que llega y nos dice “a mí me gustan los bancos sin comisiones” y nosotros les respondemos “nosotros sí las cobramos, pero siempre que reflejen unos gastos o servicios reales”. Todo esto lo justificamos y es algo que hablamos con nuestros clientes porque queremos que sean conscientes del valor del dinero. Los consumidores quizá perciban las comisiones como algo negativo, pero nosotros creemos que lo importante es que lo que se cobre esté justificado, explicado y que cualquiera lo pueda entender.

Por lo que respecta a los depósitos a plazo, su oferta va del 0,6 al 1,55% TAE. ¿Prevén aumentarla para atraer a nuevos clientes?

Nosotros no vamos a entrar en una guerra de tipos ni vamos a mejorarlos para ganar clientes. Para el próximo año, más que revisar los tipos de los depósitos, queremos dar mucho mejor servicio operativo a nuestros clientes. No es momento de primar el ahorro, pero sí de que la gente pueda optar a un servicio extraordinario y ahí hay cosas que podamos mejorar: quememos completar la operativa que ofrecemos, dar créditos, mejorar la calidad… Durante esta crisis han pasado muchas cosas. Nosotros no queremos que se nos olvide y, sobre todo, queremos explicar que lo que hacemos con nuestro dinero tiene un impacto brutal en la sociedad y que el precio es una cuestión que viene después.

Con este panorama ¿qué alternativas ofrecen desde Triodos a los ahorradores conservadores?

Nosotros seguimos contando con los certificados de depósitos de Triodos, que es una opción de inversión dirigida a aquellas personas que piensen que invertir en nuestra entidad es una buena opción. Como productos adicionales, para el año que viene no vemos muchas más posibilidades. Estamos trabajando para traer nuevas propuestas que ya tenemos en algunos países del norte de Europa, como los fondos de inversión sostenible. El problema es que la normativa europea y española nos impide comercializarlos aquí para el cliente minorista y solo podrían estar disponibles para inversores cualificados.

En Holanda, país de origen de Triodos Bank, los costes por sacar dinero de un cajero son inferiores a los que pagamos en nuestro país, donde Triodos solo ofrece extracciones gratuitas en Servired ¿A qué se deben estas diferencias en las políticas de comisiones?

La cultura bancaria holandesa y española no tienen nada que ver. El nivel de servicios que prestan los bancos en Holanda y aquí es muy distinto: España es el país con mayor acceso a operativa bancaria de la Unión Europea, cosa que no sucede en el mercado holandés, donde la mayoría de los trámites se realizan por Internet y la parte presencial casi no existe ni se realizan tantos pagos con tarjetas. Todas estas diferencias explican las diferencias del coste de dar un servicio y, por tanto, de lo que se ofrece en cada país.

Los consumidores suelen quejarse mucho de la gran cantidad de letra pequeña que contienen los productos bancarios. ¿Qué ha hecho Triodos Bank para mejorar este problema?

Cuando Triodos abrió en España discutíamos mucho sobre esto: ¿era mejor hacer contratos de 15 folios con la letra grande para que se entienda bien o la gente prefiere documentos más cortos con letra pequeña? Nuestra sensación era la de que la gente no quería tantas páginas, y este aspecto tiene poca solución debido a las exigencias de la regulación española. Ahora bien, lo que sí aplicamos es una política de transparencia con nuestros clientes a la hora de contratar. Queremos que cuando alguien contrata un producto, lo entienda, y eso también se refleja en nuestra oferta, que solo cuenta con productos sencillos.

¿Entiende la mala reputación que se ha ganado el sector bancario en nuestro país?

Es difícil emitir un juicio sobre este tema porque hemos llegado a una situación en la ha participado mucha gente y muchos puntos de vista. En este contexto, creemos que nosotros tenemos la responsabilidad de ofrecer una alternativa al sistema financiero para que la gente pueda tomar decisiones. Lo esencial es pensar en lo que va a suceder a partir de ahora: ¿qué va a hacer el consumidor cuando necesite una institución financiera? ¿Y qué harán las propias instituciones? Hay mucha gente que no se pregunta qué va a hacer una entidad con su dinero y, en cambio, eso debería ser lo más importante.

¿Dónde cree que han estado el fallo en todo lo que ha sucedido en la banca española en los últimos años: en el propio sector o en la falta de regulación del mismo?

El desafío está en que los que hacemos las cosas seamos los que las hagamos bien y que el regulador solo esté para vigilar. Cuando el regulador tiene que tomar el liderazgo para decir “esto se puede hacer y esto no” normalmente ya es tarde. Las propias instituciones somos  las que deberíamos ofrecer alternativas reales. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones