Comunitae: “Los préstamos entre personas están ‘pagando el pato’ por lo sucedido con Afinsa, Fórum o las preferentes”

Arturo Cervera Portada

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

El CEO de la plataforma de préstamos entre personas (o ‘crowdlending’) Comunitae, Arturo Cervera, celebra que el sector vaya a contar en breve con una ley específica que regule su actividad, aunque reconoce que es demasiado restrictiva y que todavía requiere de muchas mejoras.

Hace siete años, Comunitae llegó al mercado para ocupar un espacio que siempre había pertenecido a la banca tradicional. ¿Su propuesta? Ofrecer vías de financiación y ahorro alternativas y más vinculadas a la economía real mediante el crowdlending, es decir, los préstamos entre personas. “En resumen, lo que hace una plataforma como Comunitae es encontrar operaciones que puedan ser financiadas por particulares, coger su dinero, colocarlo en esos proyectos y conseguir que, a cambio, estos usuarios reciban un interés por ello”, explica el CEO de la compañía, Arturo Cervera.

El modelo es aparentemente sencillo: por un lado, Comunitae ofrece préstamos a particulares –y desde el año pasado, a pymes- para financiar, por ejemplo, una reforma del hogar o el pago de unas vacaciones. Por otro lado, permite que los ahorradores inviertan su dinero en estos proyectos, dándoles a elegir entre diferentes plazos y niveles de riesgo, y permitiéndoles que prueben a hacerlo desde cantidades muy asequibles (50 euros).

En total, Comunitae ha realizado más de 5.000 operaciones desde su creación, tanto de personas que necesitan financiación como de particulares que quieren sacar partido a sus ahorros.  Sin embargo, el modelo sigue siendo joven y desconocido para muchos. De ahí que, antes de que termine el primer trimestre de este año, el Gobierno vaya a aprobar una nueva normativa para regular el sector de una manera específica y dotar al consumidor de una mayor protección. “Es un buen punto de partida pero con el tiempo se tendrá que ir perfeccionando”, detalla Cervera.

Durante los últimos años, la banca tradicional ha mantenido completamente cerrado el grifo del crédito ¿De qué forma os ha beneficiado esta circunstancia?

Cuando disminuye la concesión de créditos, puede haber dos motivos: que no hay dinero para prestar o que no hay gente capaz de recibir ese dinero y devolverlo. En España han pasado las dos cosas. Los bancos han sido más incapaces de prestar dinero y, al mismo tiempo, la economía estaba tan maltrecha que no había mucha gente a la que prestar. En un contexto así, la crisis nos afecta a todos por igual porque para nosotros también es más difícil encontrar a gente a la que prestar dinero. Con la recuperación, empieza a haber más gente a la que prestar, pero también más dinero para financiar. Por tanto, hay más competencia. Nosotros competimos en igualdad de condiciones con la banca y, simplemente, hemos pasado de estar todos en un contexto muy difícil a uno más favorable.

Por tanto, hablar de una vía de financiación alternativa no significa que les presten dinero a usuarios a los que un banco no les daría financiación…

No, de hecho, en préstamos al consumo rechazamos cerca del 95% de las peticiones y, en el caso de las pymes, el 90%. En el caso de los particulares, por ejemplo, el cliente tiene que pasar unos filtros de morosidad y de impagos, se estudia su perfil sociodemográfico y solicitamos toda la documentación necesaria para saber si podrá devolver el préstamo (nómina, IRPF…).

Dado que las similitudes con la banca tradicional son muchas ¿qué ventajas tiene recurrir al ‘crowdlending’?
El crowdlending es un modelo mucho más ligero. Eso nos permite que, tanto los costes que asume el prestatario como el inversor sean más bajos que los de la banca tradicional. Para los inversores, además, no hay un producto similar en el mercado. Si tú, desde tu casa, quieres invertir 2.000 euros en 22 pymes españolas no tendrías otra forma de hacerlo. Es un producto nuevo, que no requiere de mucho dinero y que antes solo estaba reservado para unos pocos. Por su parte, el prestatario, además de tener que asumir un coste menor, puede contar con más alternativas de financiación, sobre todo ahora que se ha reducido la oferta bancaria.

Arturo%20cervera%20busto

¿Qué comisiones aplicáis a quienes piden financiación? ¿Y a quienes invierten su dinero?

La gente que pide financiación paga una comisión de apertura similar a la que abonaría con una entidad financiera, que oscila entre el 1,5% y el 3% de la cantidad solicitada. El ahorrador, a cambio de que Comunitae administre sus operaciones hasta que venzan, abona un 2% del capital vivo prestado a otros usuarios.

¿Qué interés pagan, de media, quienes piden un préstamo a través de Comunitae?

El interés depende del nivel de solvencia de quien pide financiación. Ese nivel se clasifica mediante dos rankings: uno para personas físicas y otro para jurídicas. En el caso de las pymes, el interés iría del 2,5% al 15%. Y en préstamos al consumo para particulares, se parte de un 10% y se puede llega al 15%.

¿Qué tipo de perfil acude a vosotros para pedir financiación?

Entre los particulares, más de la mitad son hombres, suelen vivir en ciudades grandes (sobre todo Madrid y Barcelona), tienen estudios superiores, y más del 90%, un contrato fijo. El importe medio que solicitan es de 1.657 euros a un plazo de 25 meses. El 25% de los préstamos está destinado a realizar mejoras en el hogar (reformas, mobiliario…) aunque también hay muchos casos de usuarios que quieren refinanciar deudas (un 18%) o que quieren financiar los estudios (6%), un viaje o celebración (7%), etc. Entre las pymes, lo normal es encontrarse con casos en los que se necesita efectivo.

En el caso de los ahorradores ¿qué rentabilidad media reciben por su dinero?

Depende de los productos en los que inviertan. Si inviertes en pymes, se paga cerca del 2,5% porque el riesgo de impago es casi nulo, pero también hay casos en los que se paga cerca del 20% porque el riesgo es mayor. Desde que comenzamos, el ratio de mora es del 5,5%. La rentabilidad después de esa mora es de 5-6% anual.

¿A qué perfil de ahorrador podría interesarle invertir en ‘crowdlending’?

Para empezar a invertir en crowdlending no hace falta una gran cantidad de dinero. Lo que nosotros siempre recomendamos es que la gente empiece probando con cantidades pequeñas, de entre 4.000 y 5.000 euros y, en base a esa experiencia, aumente su cartera. Nosotros pensamos que es una alternativa lo suficientemente sólida como para ser considerada en la cartera de un particular porque, además, el riesgo está muy diversificado: un particular no financia una sola operación sino que invierte muchas cantidades pequeñas en varias, y siempre puedes elegir el plazo y el riesgo al que te quieres exponer.

¿Qué consecuencias tendrá para los consumidores la aprobación, en unas semanas, de la Ley de Fomento de la Financiación Profesional?

La nueva normativa viene a cubrir un vacío legal que hemos sufrido durante muchos años. Operábamos dentro de la legalidad, pero sin que existiera un marco regulatorio adecuado. Por tanto, la ley es bienvenida: estamos mejor con la nueva normativa que sin ella. Ahora bien, analizando la ley, creo que podría haber sido mucho peor… pero también mucho mejor. Permite que trabajemos y nos dota de una carcasa regulatoria, pero protege en exceso al pequeño inversor porque le pone unos límites en las cantidades que puede invertir cada año, cosa es que es absurda.

Entonces ¿cuál sería la mejor opción?

La protección puede venir por obligar a que se informe al consumidor de los riesgos y a que se requiera que tenga un conocimiento y que de su consentimiento a las inversiones, pero no por poner un límite. Al final, se aplican dos barreras superpuestas: te voy a informar de que esto es malo y, además, te voy a dejar que lo pruebes, pero poco. Yo creo que una de dos, o informas y das libertad para invertir, o no me informas y me pones un límite. Estas restricciones son fruto del miedo al desarrollo de un sector y fruto de errores pasados de otros operadores. Estamos pagando el pato por lo sucedido en casos como el de Afinsa, Fórum Filatélico o las preferentes, y por los fallos mayúsculos de los reguladores.

¿En qué modelo debería fijarse España para el desarrollo del ‘crowdlending’?

El modelo de Reino Unido es muy bueno. Allí se han hecho dos cosas: legislarlo muy pronto para que el negocio funcione con muchos menos límites y financiar operaciones a través de estas plataformas. Es decir, el Gobierno británico ha destinado fondos públicos (150 millones de euros) para financiar a empresas a través de plataformas de crowdlending. De esta forma, lo que ha hecho es, de alguna forma, decir “este modelo es bueno, debe existir y desarrollarse y, para ello, no solo hacemos una ley sino que metemos dinero en él”. Además, últimamente se han empezado a aplicar exenciones fiscales para favorecer que la gente invierta. Son medidas dirigidas a que el modelo se desarrolle, frente a lo que sucede en España donde parece que se nos dice “creamos medidas para que exista el modelo pero, ojo, que no se desarrolle demasiado rápido porque no sabemos lo que es”. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones