Seis cosas que debes tener en cuenta cuando vulneren tus derechos como consumidor

Consumidora

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Una nueva norma europea -que entrará en vigor en junio- prohibirá, por ejemplo, que te cobren de más por pagar una compra con tarjeta de crédito o que algunas casillas ya aparezcan marcadas cuando haces una compra online.

El 13 de junio será un día importante para los consumidores. La Comisión Europea ha elegido esa fecha para la entrada en vigor de una nueva directiva que mejorará la protección de los ciudadanos que realicen una compra (online o por la vía tradicional) o contraten un servicio. Así lo ha asegurado hoy el jefe adjunto de la Unidad de Derecho sobre Consumidores de la Dirección de Justicia de la Comisión Europea, Gösta Petri, durante la presentación de una campaña con la que quieren dar a conocer cuáles son las garantías que cubrirán a los usuarios, cómo pueden reclamar y a qué organismos se deben dirigir para reivindicar sus derechos.

Algunos de esos mecanismos de protección entraron recientemente en vigor en España, como la ampliación del plazo para poder arrepentirte de una compra, que pasó de 7 a 14 días con la aprobación de la nueva Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios, tal y como ya te contamos en Kelisto. Otros, que ya funcionan desde hace mucho más tiempo, apenas son conocidos por la mayoría de los ciudadanos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el Centro Europeo del Consumidor, una oficina pública a las que cualquier ciudadano puede acudir de forma gratuita para informarse de si un comercio ha vulnerado sus derechos y comenzar con el proceso de reclamación.

Estas son algunas de las cosas que cambiarán a partir de junio:

1. Se prohíben las casillas previamente marcadas en páginas web. Por ejemplo, cuando compres un billete de avión, no podrás tener marcadas opciones extra como las de seguros de viaje.

2. Mejoran los reembolsos. Los comerciantes tendrán un plazo de 14 días para devolver el dinero del producto que un consumidor decida no quedarse, incluidos los gastos de entrega. Además, deben hacerse responsables de cualquier daño que pudiera sufrir la compra hasta que llegue a manos del usuario.

3. Desaparecen los cargos extra por pagar con tarjeta de crédito. Una tienda no podrá cobrar de más si el pago se realiza con tarjeta de crédito o con cualquier otro medio de pago.

4. Aumenta la transparencia sobre quién paga las compras devueltas. Antes del pago, el comerciante debe ofrecer una estimación clara de lo que costaría la devolución de productos voluminosos (una lavadora, por ejemplo) que se compren por Internet o por correo.

5. Se amplía la protección del consumidor en la compra de productos digitales. Cuando desees comprar un producto digital, tendrán que informarte de forma más clara sobre la compatibilidad del producto con hardware y software, así como de posibles medidas de protección técnica que te impidan hacer copias de esa compra (por ejemplo, si se trata de un programa para tu ordenador).

6. Cambian las condiciones para poder arrepentirte de una compra. El derecho de desistimiento es la capacidad que tiene un consumidor de rechazar una compra (o la contratación de un servicio) sin tener que dar explicaciones y sin que le penalicen. En este sentido, la nueva directiva:

- Amplía de 7 a 14 días el plazo para poder arrepentirte de una compra. Además, si un vendedor no hubiera informado sobre ese derecho, el período de devolución se amplía a 12 meses. Ambas medidas ya están vigentes en España desde que se aprobó la nueva Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

- El derecho de desistimiento también se aplicará en las subastas en línea, como eBay. Eso sí, solo funcionará si la compra se ha pactado con un comerciante profesional.

- El plazo para arrepentirte de una compra comenzará en el momento en que recibas la mercancía, en lugar de hacerlo en el momento en que firmaste el contrato, como sucedía hasta ahora.

- Existirá un único modelo de formulario de desistimiento para toda la Unión Europea, de forma que sea más fácil poder arrepentirte de la compra estés donde estés, o a empresas de otro país comunitario.

Además de estos cambios, la nueva directiva también implicará otras modificaciones que ya están en vigor en España. Por ejemplo:

- Desparecen los costes ocultos en Internet. El consumidor estará protegido frente a productos o servicios aparentemente gratuitos, pero que finalmente sí impliquen un coste, como sucede con algunos servicios de videncia. A partir de ahora será imprescindible que el usuario confirme explícitamente que sabe que tiene que pagar un precio.

- Aumenta la transparencia de los precios. El comerciante debe informar del coste de un producto o servicio y de los gastos complementarios que implique. Si un consumidor no ha sido informado adecuadamente antes de hacer su pedido, no tendrá que pagar ningún gasto extra. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home