¿Cuál es la garantía de los productos que compramos?

Capture

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Todos los productos y servicios que se adquieren tienen una garantía, una protección legal que implica la reparación o la sustitución del bien por otro similar o la devolución del importe. Desde Kelisto te explicamos qué tipo de garantías existen y qué cubre cada una de ellas.

Cuando se ejecuta una relación comercial entre un vendedor y un comprador se suma a la transacción una portección legal que tiene implícitos varios derechos, como el derecho de devolución, de reparación, de rebaja del precio y la resolución del contrato.

Es muy importante ser conscientes de qué periodos de garantía respaldan cada uno de los objetos que se compran. Por ley, el comerciante del bien debe cubrir la falta de conformidad o los defectos que pueda tener el producto durante el plazo de dos años para con el comprador. Si el objeto que se adquiere es de segunda mano, el plazo que cubre la garantía se reduce hasta un año.

1. Productos nuevos

Un factor importante que se debe tener en cuenta a la hora de analizar la garantía de los productos es el tiempo. Si el producto que se ha comprado es nuevo, durante los seis primeros meses se está cubierto totalmente por ella si necesidad de ningún tipo de demostración. Pasado este periodo de tiempo, el fabricante sí puede exigir la prueba de que el cambio que se quiere realizar del producto es debido a un defecto de fábrica.

2. Productos de segunda mano

Los productos de segunda mano cuentan también con una garantía pero por su naturaleza es más limitada que cuando se trata de productos nuevos. Los plazos estipulados son de un año si se ha adquirido en un establecimiento comercial y seis meses si se ha comprado a través de un particular.

En caso de que ya se haya hecho uso de la garantía una primera vez por avería del objeto adquirido, se tiene hasta tres meses para que si las piezas fallan de nuevo la empresa se haga responsable del arreglo sin coste alguno para el cliente.

3. Productos inmobiliarios y de gran valor

Aplicar estos criterios cuando se habla de bienes grandes como una casa es más difícil de entender, sin embargo los puntos claves son: un año para desperfectos relacionados con el acabado de la casa (pintura, puertas etc), tres años para problemas funcionales y diez años para desperfectos estructurales.

El consumidor queda protegido ante los deterioros del producto bien sean de fábrica o por problemas y desajustes respecto a las expectativas prometidas. El vendedor asumiría todos los inconvenientes para facilitar el trámite al consumidor.

4. ¿Qué ocurre durante la reparación?

Mientras el producto está en reparación los derechos legales siguen respaldándote. En primer lugar esta operación debe ser completamente gratuita para el usuario, debe producirse en un lapso de tiempo moderado y esos días quedan descontados del plazo final de la garantía. Siempre que se opte por este procedimiento el usuario debe exigir un documento escrito que avale que se ha entregado el producto en la tienda, el cual debe entregarse cuando se recoja.

5. Garantía comercial

La garantía comercial es la que ofrece de manera voluntaria la compañía en cuestión y es adicional a la garantía legal. Ya que abarca más condiciones y aspectos que la adicional, esta información debe estar recogida en un soporte que el usuario pueda llevarse de manera física y que perdure en el tiempo.

Los componentes que debe incorporar son: el bien o servicio en cuestión del que se trata, datos personales del beneficiario, no atacan los mínimos que respalda la garantía legal, el plazo de vigencia que tiene (de tiempo y extensión geográfica) y la forma de solicitarla por parte del comprador.

6. Resolución del contrato

Si no queda satisfecho y con el fin de poner la mejor solución a este contexto incómodo se puede optar por la rebaja del precio del objeto o la resolución del contrato. Esta opción debe aplicarse cuando la reparación o sustitución del producto no fuera posible, cuando ésta ha tardado un plazo superior al normal, devolver el importe del producto defectuoso o el valor que tiene con la tara.

La ley siempre protege al usuario ante los posibles contextos de abusos que pueden existir en el mercado. Es fundamental ser prudente y revisar que la garantía esté sellada y en vigor cuando se compre cualquier artículo.

7. Cómo actuar ante incidencias

En caso de que el vendedor o el fabricante no se haga cargo de la reparación del producto o no esté dispuesto a devolver el valor monetario del mismo, deberás solicitar una hoja de reclamaciones para legalizar la incidencia.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home