Cómo rellenar una hoja de reclamaciones

Shutterstock 157646309

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Si no estás conforme con el trato recibido en un establecimiento o al solicitar un servicio, haz valer tus derechos como consumidor. En Kelisto te explicamos los pasos a seguir para poner una hoja de reclamaciones.

Hay usuarios que no se atreven o no saben cómo pedir una hoja de reclamaciones para reflejar la disconformidad ante el trato recibido en un establecimiento. Desde Kelisto te ayudamos a saber para qué sirven y qué sencillos pasos debes dar para su correcta cumplimentación.

Las hojas de reclamaciones son una herramienta que sirve para dejar constancia de un incumplimiento por parte del empresario a la hora de prestar un servicio, hacen real el hecho infractor y sirven de puente de comunicación con la Administración General.

Son impresos oficiales estandarizados y emitidos por las comunidades autónomas, para facilitar su uso y cumplimentación. También existen las hojas de reclamaciones telemáticas. A través de la página web del establecimiento podrás comprobar si cuenta con documentos oficiales en formato electrónico, lo cual te permitirá realizar la gestión de manera más cómoda y ágil.

No debes ser conformista, pues las hojas de reclamaciones son un trámite legal que ayudan a mejorar. No tengas miedo a la hora de solicitarla en el establecimiento en el que experimentes un problema o una situación incómoda y creas que la culpa es del empresario.

Todos los establecimientos deben tenerlas porque son obligatorias, así que no te dejes convencer por una actitud reacia del empleado a facilitártelas cuando la solicites. En caso de que no dispongan de ellas o la persona a quien se la pidas se niegue a dártelas debes hacérselo saber a las autoridades. Esta acción es sancionable, debe denunciarse ante la policía y dejar constancia de ello cuando se lleve la reclamación a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC).

A la hora de rellenar la hoja de reclamaciones, consigna de forma clara tus datos personales. Será la manera en la que el organismo oficial podrá poner en marcha el procedimiento para la resolución de lo expuesto en la queja. Los aspectos esenciales que deben aparecer son tu nombre, dirección, DNI y teléfono del reclamante.

Cómo rellenarla

Rellena el formulario de forma clara y concisa, es importante que expongas de manera breve y concreta qué ha sucedido, y marca la fecha del día que ha tenido lugar el incidente. Si es posible recuerda guardar cualquier documento que acredite el incidente, como un ticket, factura o folleto publicitario. La parte referida a la empresa debe rellenarla el responsable del establecimiento, aportando los datos referidos al nombre comercial, la denominación social, domicilio, NIF y teléfono de la compañía.

Las hojas de reclamaciones están compuestas por tres copias: un papel blanco para el Organismo Oficial, una copia rosa para la empresa reclamada y una copia verde para la persona que demanda. Sólo debes dejar en el establecimiento la rosa y las otras dos copias debes llevártelas contigo para continuar con el procedimiento legal.

No olvides guardar tu copia de la reclamación por si finalmente se va a juicio, así tendrás una prueba física de lo acontecido. Una vez que interpongas la reclamación, la empresa denunciada dispone de diez días hábiles de margen, a partir del día siguiente al momento de poner la reclamación, para dar una contestación a la queja.

Si la respuesta no te satisface o la empresa no se ha pronunciado, debes llevar el duplicado blanco al Servicio General de Consumo indicado: OMIC, servicio provincial de consumo o asociaciones de consumidores.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home