Yurena: “Me compro la ropa en tiendas low cost”

Yurena

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Prometió hace más de 12 años que no iba a cambiar… pero vaya si cambió. De nombre, de look y hasta de estilo musical. Ahora Yurena regresa más segura de sí misma que nunca tras triunfar en China, donde ha llenado escenarios y ha colgado el cartel de “no hay billetes” en sus actuaciones. ¿Se convertirá en la nueva diva de Oriente? Es posible. Le cuesta abrirse, empieza la entrevista a la defensiva, como esperando la pregunta trampa o “el palo” del periodista, pero poco a poco se abre y va dejándose llevar…

Yurena, en China sí que has conseguido ser una diva

La de China ha sido una experiencia muy enriquecedora, tanto a nivel personal como profesional. He realizado cuatro actuaciones en distintas ciudades, inauguramos un centro comercial e incluso se ha grabado un documental con toda la aventura.

En Shangai me enfrenté a más de 8.000 personas que no me conocían de nada, cuatro llenos absolutos, todas las entradas vendidas… Ha sido un sueño hecho realidad, ha superado todas mis expectativas, mucho más de lo que imaginaba.

A ver si ahora que has triunfado en China, ¡te vas a ir a vivir allí!

La verdad es que desde que he vuelto me ha entrado nostalgia. Tengo previsto volver en septiembre e incluso está el proyecto de grabar el videoclip de mi nuevo single allí. Pero estoy muy a gusto en Madrid, no entra en mis planes vivir fuera. Poco a poco me quiero hacer un hueco allí, y no descarto pasar temporadas, pero sólo eso, temporadas.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Desde que en noviembre salió “In the dancefloor”, mi último single, he sido imagen publicitaria de algunas firmas, he hecho muchas actuaciones y me quedan bastantes por delante. En julio quiero entrar al estudio a grabar otro single y está el proyecto de acabar un nuevo álbum con 10 u 11 temas más. Serían cinco de los de la etapa en inglés y cinco nuevos

¡No paras! ¿Pero la música da para vivir?

¡Y más cosas que quiero hacer! Soy muy luchadora y muy trabajadora. Amo tanto mi trabajo y ha cambiado tanto en estos 24 años que llevo en el mundo de la música que me considero afortunada por poder vivir del trabajo que me gusta.

Pero a Yurena se le sigue identificando con el “No cambié”… ¿te pesa?

Me pesa como una losa. A lo mejor hay quien piensa que soy una desagradecida, porque “A por ti”, que es como se llamaba el maxi single y no “no cambié”, a pesar de lo que la gente piensa, fue el tema más vendido en España durante 10 semanas consecutivas. Pero desde entonces, ha sido más bien una losa.

Es como si después no hubiera tenido más singles o más álbumes, y eso que la mayor parte han sido mejores para mi gusto personal. En la nueva etapa hay temas más potentes, con un sonido dance y una producción a la altura de otras producciones nacionales e internacionales. No soy la Yurena del “no cambié”, me gustaría que se me conociera por otras cosas, como mi trabajo actual.

¿Te sientes maltratada por la prensa?

No se me ha tratado bien. No es que me sienta maltratada, sino lo siguiente. A mí me daría vergüenza ajena que se tratara así a alguien que lo único que ha hecho ha sido tratar de vivir honradamente de su trabajo.

Sí es cierto que he ido a platós a defenderme de calumnias, pero no he buscado enfrentamientos y a pesar de eso, me he sentido maltratada psicológicamente por muchos medios de comunicación. Es muy injusto y ni la peor persona del mundo merecería ese trato.

Pero ahora he madurado, soy mucho más fuerte y me tomo la vida de otra manera. Ahora lo intentan y no lo consiguen, hoy día es cuando más realizada me siento.

¿Crees que la culpa de todo la tiene la envidia?

Seguramente. Es algo que forma parte de nuestra cultura. Somos así y nos fastidia que alguien sin apoyos llegue de repente a lo más alto. Eso no  se le perdona. En este país pisamos a la gente que triunfa, no la valoramos y queremos destrozarle la vida. La envidia es el deporte nacional. No se perdona el éxito. Luego viene un personaje de fuera y lo encumbramos aunque no tenga méritos, aunque no tenga oficio ni beneficio, y lo tenemos entre algodones. Son cosas que no entiendo pero bueno, las respeto, porque al final en esta vida la base de todo debe ser el respeto.

¿A quién admiras, a quién te gustaría parecerte?

Parecerme a nadie, pero sí tengo mis artistas favoritos. Por ejemplo Lady Gaga, Madonna o Britney Spears. Soy mucho de divas y del género dance. Tengo mi personalidad, mis propias puestas en escena… Yo estoy aquí y me atrevo con todo, no me va ni la rutina ni el aburrimiento. No me gustan los clones, un artista tiene que tener su propia personalidad.

Img_1944___

¿Y cómo es esa personalidad de la nueva Yurena?

Muy pasional, visceral, de verdad auténtica, cercana, apasionada, sensible… ¡pero no débil!, con fuerza interior, muy espiritual, creyente aunque no demasiado practicante. Con mis defectos, como todos…

Cuéntanos alguno

Por ejemplo, no me gusta que nadie toque mis cosas, soy una obsesionada por el orden.

¿Te consideras una persona ahorradora?

Mucho, soy una hormiguita. Me permito mis caprichos porque hay que permitírselos, cada uno en la medida que puede.

Por ejemplo trato de no malgastar el agua, no solo por dinero, sino porque es un bien escaso. Me fastidia mucho que la gente se vaya dejando las luces encendidas y tengo la manía de ir apagándolas para ahorrar pero también porque soy consciente de que es un gasto innecesario y que además perjudicamos al Planeta.

Además, llevo una dieta super estricta, de mantenimiento, y sólo como algunos alimentos. Sota, caballo y rey, y punto. No soy de marcas super caras. Voy a comprarme la ropa a tiendas que algunos llaman “low cost” como Zara, Stradivarius, Mango… No me voy a marcas caras. Puede que alguna vez me de un gusto, pero no habitualmente. No suelo ir de cena sólo a sitios caros… Hay que disfrutar de las pequeñas cosas, que en el fondo, son las que lo hacen todo grande.

¿Crees que el dinero da la felicidad?

No, no te da la felicidad. Te permite un cierto nivel de vida pero si te faltan cosas como la salud y el amor, el estar en paz contigo mismo… no sirve de nada. Hay mucha gente millonaria que no es feliz y acaba deprimida o dilapidando el dinero de la peor manera posible, en drogas o cosas peores.

¿Cuáles son esos caprichos que te permites de cuando en cuando?

Como todas las mujeres, ropa y complementos. De vez en cuando me gusta entrar en una joyería y comprarme una sortija, que me encantan… Además, cuido mi vestuario. No sólo por ser una persona conocida sino porque me gusta ir bien y no repetir modelo, por ejemplo, en las actuaciones. Eso sí, yo me compro mi ropa, a mi no me la prestan. Pero me gusta innovar y en cada trabajo discográfico estreno vestuario e imagen.

¿Eres más de efectivo o de tarjeta de crédito?

Soy muy clásica en ese sentido. Nunca he tenido tarjeta de crédito, eso es algo que sólo saben mis amigos. Vaya donde vaya pago en efectivo. Tener tarjeta es un rollo, por ejemplo, si te las roban y tienes que ir anulando todo. Si me roban el bolso se llevan lo que hay ahí y no me complico.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Mi familia. Mis padres y mi gatita que tengo hasta su nombre tatuado. El gato es el gran desconocido. Me la regalaron y se me despertaron sentimientos que jamás había tenido, es como si fuese mi niña.

¿Cuál ha sido el día más importante de tu carrera?

Ha habido muchos días buenos, por ejemplo, toda la experiencia en China, o cuando me fichó mi primera discográfica.

¿Se hacen amigos en el mundo de la música?

No se hacen amigos en el mundo del espectáculo. Mis amigos son anónimos, es un mundo tan competitivo y de tantas envidias… que al final te vas poniendo una coraza, sobre todo cuando ya te la han jugado. Cuando una persona llega a mi vida tiene que demostrarme que está conmigo por mí, no por lo que le puedo aportar como personaje conocido. Eso se demuestra en el día a día. Te pones una coraza por la traición de personas que jamás pensaste que te iban a traicionar, y lo hacen por sentarse en un plató de televisión. Te venden como Judas, por eso ando con pies de plomo.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

A mi gatita, a mis padres, que son lo más importante que tengo en la vida y un reproductor de CD para escuchar música.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Fama y Dinero Yurena
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home