Serafín Zubiri: “No necesito una cuenta corriente con millones de euros”

Serafin

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Sentado junto a su perro, Serafín Zubiri espera a Kelisto mientras configura una nueva aplicación en su iPhone y va borrando viejos correos electrónicos. “La tecnología me ayuda a integrarme”, reconoce. Pasamos un rato hablando de smartphones, tabletas y las últimas apps del Apple Store antes de zambullirnos de lleno en la entrevista. Tiene ocho discos en sus bolsillos e incluso un record de España de Atletismo, ha estado dos veces en Eurovisión y toca el piano como pocos. Pero lo que más le gusta en esta vida es disfrutar Pamplona, su ciudad, en la que vive y por la que pasea su amabilidad y su sonrisa.

¿Cómo se presenta el verano?

No me puedo quejar. Este verano estaré recorriendo la geografía española con tres espectáculos. Por una parte está la gira de mi último disco, totalmente solidario, que se llama “X una causa justa”. En ella estoy sólo sobre el escenario, con mi piano y mi voz, y cada tema habla de un problema distinto: medioambiente, los niños de la guerra, los malos tratos… Creo que es el mejor disco que he hecho en mi vida, ha sido un lujo poder hacerlo.

Pero además, continúo con “Recordando a Nino Bravo”, un espectáculo en el que vamos a distintas localidades y, con la banda de música del municipio, rememoramos los éxitos de este gran cantante. En la misma línea, en agosto estrenamos otro show en el que cantamos boleros con orquestas de cada  población.

Imagino que poco tiempo para vacaciones o para practicar deporte…

El deporte no puedo dejarlo de lado, es mi otra gran pasión. Estoy preparándome para correr una maratón sobre patines de ruedas, que se desarrollará a lo largo de 42 kilómetros entre Pamplona y Puente la Reina. Cada día estoy más de dos horas sobre los patines, y ahora justo vengo de hacer el Camino de Santiago en bicicleta. Además, corro todos los días.

Nos has hablado de tus dos pasiones, pero si tuvieras que elegir sólo una… ¿cuál sería?

La música, sin duda. Es de lo que vivo. El deporte es una afición maravillosa pero la música es mi pasión. Hubo un tiempo en el que tuve que elegir. En el año 92 fui record de España de 1.500 metros e igualé el de 800, tenía una progresión muy buena e incluso iba a ir a la Olimpiada de Barcelona, pero tuve que tomar una decisión y me quedé con la música.  El deporte de alta competición requería un tiempo que yo no le podía dedicar.

¿Te arrepientes de la decisión?

¡En absoluto! He colmado con creces todas mis expectativas, me siento muy realizado. Tengo un público muy fiel y tengo muy buena salud. Me siento un privilegiado.

Pero el mundo de la música ha cambiado mucho en los últimos 20 años…

Y tanto, pero hay que reinventarse y vivir las distintas épocas. Canto, he hecho algunas cosas en televisión como Mira quién baila o el programa de los saltos en la piscina… No son realities al uso, no se entra en nada personal, sino que se potencia una habilidad, una disciplina deportiva… Sí que me han propuesto entrar en otro tipo de realities y la verdad es que a veces me lo he planteado, en algún momento en el que necesitas más dinero, pero cuando se centra en la superación personal y en el deporte, no me lo he pensado.

Muchos españoles te identifican sobre todo por tu paso por Eurovisión, concurso al que has ido en dos ocasiones… ¿podría haber una tercera?

Eurovisión sí que ha cambiado mucho desde que yo fui. Incluso cambió mucho de la primera vez en el 92 a cuando volví en el 2000. La verdad es que no me arrepiento tampoco de haber ido y fueron dos experiencias muy buenas, pero no creo que hubiera una tercera ocasión. Tendría que ser analizado, pero no es algo que ahora mismo pase por mi cabeza.

1662336_658317284226385_2129026193_n

Si tuvieras que elegir el día más importante de tu carrera, ¿cuál sería?

Posiblemente, el 18 de mayo de 2013. Ese día toqué con la banda de música de Pamplona, mi ciudad, y llenamos el Auditorio Baluarte. Cuando ves que tu gente te apoya tienes una sensación especial. Ser profeta en mi tierra me dejó un recuerdo inolvidable, que posiblemente no vuelva a repetirse… aunque debo decir que afortunadamente a lo largo de mi carrera ha habido muchos momentos inolvidables.

¿Qué te falta por conseguir?

No tengo la sensación de que me falte nada. Ahora mi reto es seguir viviendo de la música. Me gustaría probar en Latinoamérica y quizá triunfar en México. Ya soy popular y conocido en Argentina, donde participé en “Bailando por un sueño”, que es como el “Mira quién baila” de aquí, pero me gustaría probar en el mercado latino. Si lo consigo bien, y si no, no pasa nada.

¿Quiénes son tus referentes?

Me fijo sobre todo en artistas que tocan el piano, como Billy Joel, Elton John y Jamie Cullum, que es una pasada en directo.

¿Crees que el dinero puede hacernos felices?

No. Creo que puede contribuir a conseguir cosas… e incluso puede servir para comprar felicidad, pero no necesariamente te hace feliz. Conozco a mucha gente con dinero que no es feliz. Hay que aprender a vivir con lo que se tiene, a optimizar los recursos…

¿Te consideras ahorrador?

No mucho, la verdad. Lo que sí procuro es vivir en base a mis posibilidades. Vivo al día, el dinero que ganas trabajando es para disfrutarlo en vida, aunque haya que ser un poco previsor por si pasa algo.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

No necesito tener una cuenta corriente con millones de euros. Tampoco me preocupo por sacar un interés del dinero que tengo, no “juego” a bolsa… me da mucha pereza. Tengo lo suficiente para vivir y soy feliz con eso. Gastar dinero en lo que me gusta es lo que me proporciona felicidad.

¿Y cuáles son esas cosas?

Viajar, no me importa gastar dinero viajando, o la tecnología, que me aporta mucha integración y me ayuda a suplir mi carencia visual con otras cosas para estar al día. Me gusta comer, si como bien no me importa gastar el dinero... por ejemplo, tuve la suerte de poder comer en El Bulli y no me arrepiento de lo que costó la cuenta porque fue la mejor experiencia gastronómica de mi vida.

¿Cuál es el capricho más caro que te has regalado?

No soy de caprichos caros, pero a veces sí que es necesario darse un gusto. Recuerdo que cuando volví de Eurovisión me fui a San Sebastián, reservé una suite en el Hotel Londres y me fui a comer al restaurante de Arzak. Eso sí fue un capricho.

¿Eres más de tarjeta o de metálico?

Soy más de tarjeta, y no por ello soy de gastar más. Lo que sí prefiero es gastar en lugar de malgastar. Me explico, la gente suele ir a lo barato. Yo prefiero comprar algo más caro que sepa que me va a durar más. En cuestión de calidad, no me duelen prendas.

¿Cuáles son tus trucos para llegar a final de mes?

Bueno, sí que ahorro, pero más por compromiso ecológico y social que por otra cosa. Por ejemplo, reciclo siempre las basuras, cristal, cartón… No dejo nunca un grifo abierto y controlo las luces encendidas. Yo vivo solo, me gusta tener la sensación de luz aunque no vea, pero tengo un control sobre ella. No me gusta dilapidar el dinero; si puedo conseguir algo más barato, pues mejor.

¿Si tuvieras que recomendarme una ciudad?

Sería Pamplona, mi ciudad… pero no en San Fermín..., hay que conocerla más allá de las fiestas.

Y si tuvieras que irte a una isla desierta y sólo pudieras llevarte tres cosas, ¿qué te llevarías?

Mi perro, una mujer y… [se queda pensativo]

¿Nada relacionado con la música?

Claro que sí, me llevaría un piano. Sin duda.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Fama y Dinero Serafín Zubiri
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home