Rafa Méndez: “Sé lo que es tener mucho dinero en la cuenta y, de repente, no tener nada”

Foto Rafa Méndez

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

El coreógrafo más ‘amazing’ del panorama nacional siempre ha trabajado rodeado de grandes estrellas: Rafaella Carra, Tom Jones, Thalia, Tiziano Ferro o las ex Spice Emma Bunton y Geri Halliwell son solo algunas de la que figuran en su currículum. Sin embargo, Rafa Méndez ha querido dar un giro a su trayectoria asumiendo la dirección de un espectáculo en el que se rodea de jóvenes bailarines prácticamente desconocidos para el gran público. Ellos protagonizan “Los 7 de Rafa Méndez”, un montaje casi autobiográfico en el que los artistas no solo bailan sino que hablan a los espectadores de su propia vida.

Méndez -que presenta su nueva criatura en Madrid tras casi un año de gira por su tierra, Canarias- asegura que este nuevo proyecto ha sido una experiencia que le ha servido de terapia tras un problema personal grave que, incluso, le llevó a hacer pensar que nunca volvería a retomar su vida profesional. Pero nada más lejos. Vuelve con la misma fuerza de siempre y, sobre todo, sin pelos en la lengua: lo mejor para enfrentarse a esta entrevista. 

¿Se puede vivir de la danza en España?

Depende de con quien trabajes, de lo bueno que seas, de la suerte… Se puede, porque yo he vivido de la danza, pero el que no tiene suerte lo está pasando muy mal. Tengo compañeros que están cobrando muy poco pese a ser grandísimos artistas.

¿Y quién dirías que tiene la culpa de esta situación?

Principalmente, los productores. Si quieres hacer algo, tienes que hacerlo bien. Cuando a mí me preguntan que qué es lo que más me gusta de mi trabajo, siempre digo que “dar trabajo”. No hay nada que más me guste más que ver a los chicos conmigo, que soy capaz de tratarlos bien… No puede ser que un artista llegue a grabar a la televisión, esté súper bien tratado, y a su equipo le den un bocadillo. Me parece lamentable.

¿Crees que el dinero es importante para ser feliz?

Para mí el dinero no significa absolutamente nada. En mi vida, he pasado de tener bastante dinero en la cuenta a no tener nada. Y la diferencia está en que, cuando no he tenido nada, he valorado más lo que tenía cuando lo tenía. El dinero es comodidad, pero no felicidad.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido sobre el dinero?

Todo lo que aprendes cuando pasas de tener mucho a no tener nada. Aunque te lo cuenten, necesitas experimentarlo. Y yo estoy encantado de haberlo hecho.

¿Te consideras ahorrador o derrochador?

Un término medio. Como no doy importancia al dinero, no sé administrarlo bien, aunque con el paso del tiempo he aprendido a usarlo mejor. La verdad es que tampoco me interesa saber manejarlo mejor… He vivido un problema personal grave y eso te permite darte cuenta de que, cuando terminas empotrado en una cama, ni siquiera el dinero va a darte lo que necesitas.

¿Cuál es el capricho más caro que te has regalado?

Comprarme una súper casa que quería. Tenía el sueño de tener mi propia casa en el centro de Madrid, pero jamás pensé que, como bailarín, me lo podría permitir. Al final, fui a ver dos casas y, con la mía, fue abrirla y decir “la quiero”, sin preguntar nada más. Fue una gran suerte.

¿Cuál dirías que es tu posesión más valiosa?

A nivel espiritual, mi familia y mi madre. Material… un amuleto con forma de delfín. Tiene mucho que ver con un proyecto que en breve podría salir. Lo encontré casualmente donde fui a grabar y lo llevo siempre conmigo.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Un cepillo y pasta de dientes, una foto de mi familia y música.

¿Cuál crees que ha sido el mayor logro de tu vida?

Levantarme y luchar cuando pensaba que estaba todo perdido

¿Y el día más importante de tu carrera?

El estreno en Tenerife de “Los 7 de Rafa” porque es lo máximo que yo quería hacer, un espectáculo que llevo yo mismo y con la gente que yo quiero

¿Es fácil traer a Madrid un montaje “pequeño” como este?

En nuestro caso ha sido fácil, pero todo depende de cómo hagas las cosas. Hay compañías que –sin faltar al respecto- hacen propuestas que te dan ganas de decir “chico, pues para esto mejor no lo hagas”. Muy humildemente te digo que nuestro espectáculo es más emotivo que otros porque no es solo danza: los bailarines te cuentan su vida de verdad. Y eso es muy apetecible para el teatro.

¿Tiene también algo de autobiográfico?

Totalmente. Todo. El montaje nace por una historia familiar desafortunadamente grave y ahí es cuando decido tomarme esto como algo terapéutico. A lo largo del espectáculo, los bailarines cuentan su vida, y hay cosas de las suyas que coinciden con la mía. De una forma mágica y sinérgica cuentan cosas de cada uno en las que también hay parte de mí.

La obra también hace un recorrido por los siete pecados capitales. De todos ellos, ¿con cuál te quedas?

Con la lujuria. Me encanta el sexo controlado… Y también comer… Me siento un poco identificado con todos.

¿Te has sentido demasiado juzgado en tu profesión?

Sí, pero siempre he hecho lo que me ha dado la gana. Durante mi niñez sí que me sentí realmente juzgado y ahí sí sufrí graves problemas –incluso de bullying- por querer ser bailarín… Me llamaban mariquita y todo ese tipo de cosas… Sin embargo, cuando llegué al mundo profesional, me sentí liberado. El público y tus compañeros siempre te juzgan –y se agradece- pero es algo a lo que cada vez doy menos importancia.

Por tu experiencia con gente joven, ¿crees que los chicos que deciden dedicarse a la danza siguen pasando por lo que tú pasaste?

Sí, todavía sucede. Las cosas han cambiado bastante, pero sigue pasado eso de que “mi hijo es mariquita porque quiere ser bailarín”. En parte, todo esto me da mucha pereza, porque uno mismo también tiene parte de culpa de esta situación. Sin embargo, también entiendo que la persona que lo sufre tiene que tener sus armas para superarlo y eso no siempre sucede.

¿Con qué estrella te gustaría poder trabajar algún día?

Pues mira, me quedé a las puertas de trabajar con Madonna y esa es una espinita que tengo clavada. Después de tres meses de casting, llegué a una prueba en la que ella estaba presente y me quedé con la mente en blanco. Sucedió en Los Ángeles y cuando volví a Londres – que era donde yo vivía- me pasé varias semanas con una depresión… Me encantaría trabajar con ella, pero el resto de artistas me dan igual. Solo quiero que me sorprenda la vida. Si tuviera que dejar ahora mi profesión, me sentiría muy satisfecho, incluso de haber grabado vídeos como “El baile del gorila”.

¿Y con qué estrella no te gustaría volver a repetir?

No se puede confesar el nombre… Solo te diré que es española y que nunca volvería a trabajar con ella por su soberbia y por lo poco agradecida que es. Los artistas soberbios y estúpidos me dan mucha rabia… Ahora, también hay gente con la que me encantaría trabajar, como Mónica Naranjo, a la que adoro. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Fama y Dinero Rafa Méndez
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home