Mayra Gómez-Kemp: “Aprendí pronto a estirar el dinero”

4

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Aunque el concurso había arrancado en 1972, las seis temporadas que Mayra Gómez Kemp presentó el “Un, dos, tres” (de 1982 a 1988) marcaron un antes y un después en la historia de la Televisión Española. Y también en la infancia de muchos españoles, que crecieron viendo cada viernes por la noche a la calabaza Ruperta, al Chollo y al Antichollo, la bota Botilde o el Boom y el Crack, las mascotas del programa. Junto a ellas, la presentadora se convirtió en un icono televisivo que destacó por su dominio de la escena y por frases que se hicieron tan populares como su “hasta aquí puedo leer”.

Mayra Gómez-Kemp, sin perder la sonrisa a pesar de luchar contra una terrible enfermedad en los últimos años, lanza ahora a su público la última de sus tarjetitas, en forma de libro autobiográfico. “Ha habido de todo, momentos buenos y momentos no tan buenos”, asegura. Pero lo bueno es que, como si de una subasta del concurso se tratase, Mayra ha sabido ir rechazando los obstáculos para quedarse en el trío final con el mejor de los regalos: el cariño de los que la rodean.

Escribir un libro era una de las pocas cosas que te faltaba por hacer…

Era algo que se me ha resistido durante mucho tiempo. Yo soy muy pudorosa para mis historias. Además, como me conozco, iba a contar la verdad de las cosas que me han pasado, y dudaba de si debía o no debía. Pero bueno, me he tirado a la piscina sin guardar la ropa y sin saber siquiera si podía nadar.

¿Qué era eso que te daba reparo contar?

No era reparo, pero me producía mucho amor recordar muchas cosas, me volvían muchos recuerdos, muchas cosas del pasado… y a veces cuando tienes las cosas en blanco y negro delante, te impone, pero al mismo tiempo puedes resolverlas por fin. Al final dije: lo que no mata engorda, esta es mi vida y mi historia. De eso va el libro, y el nombre no podía ser otro que “Hasta aquí puedo leer”.

El último capítulo quizá ha sido el más duro…

Los últimos cinco años y medio los he pasado luchando contra mi enfermedad. Ahora mi vida gira en torno a eso, a los tratamientos. Vencer el cáncer no es cosa fácil y siempre tengo que organizar mi vida según las citas médicas que tenga, las pruebas… Todo plan se ve condicionado por eso.

Mayra%201

Pero tu fuerza y tu valentía han servido a muchos de guía…

He tenido también mis momentos bajos, como todo el mundo, pero me duelen menos porque entonces me cabreo conmigo misma y me sube la adrenalina. Yo siempre digo que “salí del armario” cuando conté lo que me pasaba. Y ahí me encontré con el cariño de la gente.

Es que durante muchos años te colaste en el comedor de millones de españoles y tu imagen siempre quedará ligada al mítico “Un, Dos, Tres”. ¿Con qué regalo del programa te quedas?

A mí el hecho de que me recuerden me parece como un gran regalo. ¡Cómo voy a renegar de esa etapa que la gente guarda con tanto cariño! Me siguen preguntando por el programa, por la subasta, por los invitados, las azafatas… me recuerdan lo de “un, dos, tres, responda otra vez…”. Ni puedo ni quiero borrar esa etapa de mi historia.

¿Cuál sería para ti el momento profesional más importante?

Quizá cuando me dieron el primer premio TP de Oro. Yo estaba conduciendo el programa “625 líneas” y me dieron el premio a la mejor presentadora. Me pilló completamente por sorpresa, pero fue la primera vez que pensé: “¡uy!, parece que lo que hago le gusta a la gente”. Otro gran momento ha sido hace poco, cuando me dieron el premio Iris por toda mi carrera. No pensé que me lo fueran a dar nunca porque pensaba que era como en Hollywood, que nunca le dan los Oscar a las comedias, sino a las películas sesudas…

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la televisión?

Vivíamos en Puerto Rico y cuando yo tenía 14 años mi padre dirigía una agencia de publicidad. Necesitaban una azafata para encender cigarrillos Winston en un programa y dijeron, “pues la niña”. Total que me maquillaron y me peinaron e hice mi primer programa.

¿Cuánto cobrabas por aquello?

Pues 25 dólares a la semana… de los cuales, sólo veía 2, porque había que contribuir a la economía familiar… Eran años duros, estábamos en el exilio y había que compartir con los hermanos. Aprendí enseguida a estirar los dólares.

¿Cuál es el truco?

Hay varios trucos y los sigo aplicando hoy día. Por ejemplo, en mi casa no se tira comida, todo se recicla. Con todo el hambre que hay en el mundo tirar comida es algo que no concibo. Además, hace poco cambié todas las bombillas por otras de bajo consumo y tirar el agua me parece criminal. En el futuro las guerras no serán por el petróleo, sino por el agua.

¿Cuál es tu bien más preciado?

El cariño de la gente. Las cosas materiales no me interesan lo más mínimo. Me he mudado cuatro veces de continente y sé que las cosas materiales no tienen valor cuando tienes que empezar de cero. Y el día que te vas al otro mundo, todo lo vas a dejar aquí.

Pero el dinero… ¿puede dar la felicidad?

Bueno la felicidad plena no existe, y el dinero ayuda a ciertas cosas… pero la vida es un continuado de momentos, dulces y amargos, y lo que hay que lograr es que los momentos felices sean más que los tristes.

¿Qué te gusta que te regalen? ¿Tienes algún capricho?

Flores no, no me gustan, porque se mueren.  Mi marido lo sabe y siempre me regala plantas, aunque la gente se extraña. Un capricho… hacer un viaje en barco, me encanta el mar.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Me llevaría personas: mi marido, mi hermana… y claro, si me llevo a mi hermana, la tercera persona tendría que ser su pareja.

¿Qué ‘tarjetita’ te gustaría leer sobre tu futuro?

Yo ya no me planteo nada a largo plazo. Vivo al día. Pienso en hoy, nada más, porque pensar en mañana no vale la pena. Ahora la vida me lleva, dependo de mis chequeos médicos; con el cáncer tienes que ir tres pasos por delante. Por lo pronto, voy a promocionar mi libro, y cuando termine, ya veré.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home