Mary Carmen y sus muñecos: “Tener dinero sirve para que no te humillen”

Marycarmen4

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Se llama Mary Carmen Martínez-Villaseñor, pero en realidad no le hace faltan los apellidos. A ella la acompañan sus muñecos desde que tenía 17 años. Con Nicol, Rodolfo, Daysi y Doña Rogelia se puede explicar gran parte de la historia cómica reciente de España y son varias las generaciones que han crecido arropándose con las faldas de estos personajes de trapo y cartón.

Un pato, un león, una niña rebelde y una vieja cascarrabias. Los cuatro han paseado de su mano por todos los escenarios del país arrancando sonrisas en tiempos fáciles y también cuando ha habido que apretarse el cinturón. Además, le han ayudado a escribir tres libros y, durante la última semana, han contemplado detrás de las cámaras cómo Mary Carmen se ponía a las órdenes de Santiago Segura en su última producción: Torrente 5.

Durante la entrevista con Kelisto, a veces la interrumpen en sus respuestas. “¡Calla coño!”, gruñe Doña Rogelia. No se preocupe señora, que ya comenzamos.

-Mary Carmen, dile a los muñecos que durante esta entrevista vamos a hablar sobre fama y dinero…

-Perfecto, están de acuerdo, porque afortunadamente yo durante muchos años he hecho los deberes y ahora tengo mis reservitas, aunque pienso como dice Woody Allen: “lo importante es dinero, la salud va y viene”, pero al revés (se ríe). La verdad es que Woody Allen es un genio, le adoro.

-Estás en un momento de gloria, acabas de rodar Torrente 5…

-Cuando Santiago Segura me llamó no me lo creía. Yo no había visto nunca una película suya y me dijo: “entonces no la alquiles en vídeo, porque no te van a gustar”. Pero no le hice caso,  la vi, y pensé: “esto es una guarrada”. Así que le llamé y le dije: “no me gustan nada tus películas, yo no pienso hacer ninguna”.

- Pero nunca se puede decir nunca, ¿cómo te convenció entonces?

- Me convencí yo sola, al volverlas a ver. Hay que entender a sus personajes. Santiago Segura es un genio, ha roto moldes y cuando me entregó el guión, se me caían las lágrimas de la risa. Al final hasta le he cogido cariño al seboso de Torrente. Podrías llegar a enamorarte de él. Su cine es como el de los hermanos Cohen, muy extraño, pero hay que entenderlo. Es lo que pasa con los genios.

- Tú que has pisado todo tipo de escenarios, ¿sentías que te faltaban tablas para ponerte delante de las cámaras?

- La verdad es que se me notaba la inexperiencia. En los 60 hice “La Graduada” con Lina Morgan, pero era una comedia muy divertida, muy inocente, que fue muy fácil de hacer. Esto es otra cosa, la gente no sabe el trabajo que hay detrás de Torrente. Yo le decía a Santi todos los días: “¿Todavía no te has arrepentido de haberme contratado?” y el se reía de mí, como todo el equipo. A veces me decían: “Mary Carmen en esta toma has estado perfecta, porque estabas de espaldas y no hablabas” o “Mary Carmen lo tuyo es el cine… el cine mudo” [Risas…] Son unos cachondos, y yo siempre caía en sus trampas. Ha sido una experiencia muy enriquecedora, estoy muy contenta.

Marycarmen2

- Así que después de las chicas Almodóvar…

- ¡Sí! ¡Yo soy la nueva chica Santiago Segura! (interrumpe). Tenías que ver la pinta con la que me saca, no me conozco ni yo… Yo que soy muy coqueta, que voy siempre de peluquería y maquillaje… y en la película parezco una loca, con unos pelos y una bata de guatiné…

- Bueno, seguro que para tu nueva gira sacas tus mejores galas…

- ¡Por supuesto! Estamos preparándola, aún no sabemos si empezaremos en Madrid o en A Coruña, por aquello de rodar un poco el espectáculo antes de estrenar. Se llamará “Míticos del humor” y será un homenaje a todos los humoristas que ya se han ido, y también a aquellos que todavía están sobre los escenarios.

- Hace poco también lanzaste tu tercer libro, en el que hablas de la crisis, ¿qué te falta por hacer?

- Si, con “La crisis en Orejilla del Sordete” fui a firmar hasta en la Feria del Libro. Me queda hacer mi biografía, pero de la forma en la que yo la cuento y pienso. Quiero que los personajes se metan a desmentir lo que yo digo… para que la biografía no sea un ladrillo, porque hay algunas que no hay quien se las lea. Tengo muchísimas anécdotas.

- Cuéntanos una que nos haga reir… o incluso llorar

- Quiero contar historias como la de una señora que me vino a dar las gracias porque su marido murió con una sonrisa, mientras me escuchaba en la radio. A mí eso me pone los pelos de punta. “Yo no merezco tener este honor, de ayudar a una persona a morir feliz”, le digo a Dios. La verdad es que yo creo mucho en Dios, como es mi padre también a veces me cabreo con él y le regaño, pero él se monda. Pero en mi biografía me gustaría hablar de lo difícil que es hacer el bien. Hacer el mal es mucho más sencillo. Y a mí se me ha concedido un instrumento maravilloso para hacer el bien: las risas.

- Hay momentos en la vida en los que hacer reír a los demás debe ser muy complicado

- Lo bueno que tengo es que saco el niño que todos llevamos dentro. Logro hacer que se entre en otro mundo, como pasar al otro lado del espejo, y eso sólo lo consigo gracias a mis niños.

- Los niños, que ya van teniendo una edad…

- No te creas, ¡Doña Rogelia está más viva que yo! Pero sí, nunca les llamo mis muñecos, para mí son mis niños…

- Y como buena madre, no tendrás ninguno que sea tu ojito derecho…

- Así en confianza, entre tú y yo y ahora que no nos oyen, mi preferido es el pato. Quizá porque es el más difícil para mí, por su voz masculina y ronca, y porque requiere unos movimientos más intensos. Los otros al fin y al cabo recuerdan a los humanos, pero el pato es felpa pura. Además, me siento muy protegida con él, es el varón, me quiere mucho…

- ¿El dinero puede hacerte feliz?

- El dinero no da la felicidad, pero calma los nervios (ríe).  Pero hay algo que hay que tener muy en cuenta con el dinero, algo que ya me dijo una vez mi mánager: “El dinero vale para alguna cosa, pero sobre todo vale para que no te humillen”, y yo lo pongo en práctica. Tener dinero se traduce en poder decir “no” cuando la gente quiere aprovecharse de ti. Dices “no” porque puedes permitírtelo y te ahorras una humillación. Hay mucha gente que tiene que decir “si” porque le hace falta el dinero.

- ¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Mi libertad. Desde que me divorcié me siento libre, amo la soledad elegida, lo enriquecedor que es ese silencio mientras lees un libro… No me cierro al amor, si encuentras a alguien, pero el amor… ¡es un trabajo de cojones el amor! Si quieres hacerlo bien, te quita todo el tiempo. De momento, a mí me gusta parafrasear a Rilke: “Soy una isla y estoy sola y estoy viva”.

-Hablando de islas… ¿qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

-No puedo elegir sólo tres, tendrían que ser cuatro. No puedo dejar al cuarto muñeco solo, me lo tendría que llevar como fuese, aunque fuera de polizonte.

Marycarmen

- ¿Te consideras ahorradora o derrochadora?

-Soy ahorradora, pero claro que me doy caprichos. Antes mis sobrinos me llamaban la tía Gilita, como el pato de Disney, porque me verían con el símbolo del dólar en los ojos.  Pero una cosa es ser rácana y otra, saber administrarse. Mi madre me enseñó desde muy joven que “si ganas 10, tienes que guardar 5”, y esa disciplina la he llevado a rajatabla hasta hoy día.

-¿Cuál es el capricho más caro que te has comprado?

- Gracias precisamente a esa disciplina he podido comprarme el último modelo de Mercedes, un coche que todavía no se bien todo lo que puede hacer. El dinero me ha servido para todo: para ayudar a mi familia, para darme caprichos, para que me roben… pero sobre todo, como decía antes, para que no me humillen.

- Pero la vida se ve mejor desde el cristal de un Mercedes…

- ¡Desde luego! Pero también desde el cristal de un autobús. Hay que saber coger un cochazo y hay que saber ir en transporte público. Yo lo hago mucho, para que no se me olvide de donde vengo, porque así si mañana las cosas cambian iré en mi autobús y, como sabré hacerlo, iré feliz.  Yo lo he hecho desde pequeñita, como cuando iba con mi guiñol por los pueblos de Cuenca en autobús. Por eso ahora, tampoco quiero que se me olvide cómo hacerlo.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home