Lorenzo Caprile: “No quiero ser el más rico del cementerio”

Lorenzo Caprile Def

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Muchos le recuerdan como el hombre que vistió a la infanta Cristina el día de su boda. O como el responsable de que la reina Letizia dejara boquiabierta a media realeza europea cuando apareció luciendo un imponente vestido rojo en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson. Pese a ello, el diseñador Lorenzo Caprile repite una y otra vez que no es un hombre de grandes mitos. Es más, cuando se le pregunta por su ‘ranking’ de mujeres más elegantes, reconoce que la mayoría de ellas son clientas anónimas que pasan por su taller para hacerle algún encargo.

En sus más de 20 años de carrera, este diseñador madrileño también se ha hecho un hueco en el mundo del cine y el teatro. Entre sus pedidos más sonados figuran los trajes de novia de “El lobo de Wall Street” y de “Ocho apellidos vascos” y, más recientemente, los de las obras “Otelo” y “Pluto”. ¿Su próximo reto? Vestir a Concha Velasco en su vuelta a las tablas con “Olivia y Eugenio”, que se estrenará en otoño. “Ella es una de las grandes y, con este proyecto, se cumple uno de mis sueños desde que era niño”, reconoce. 

¿Hace falta mucho dinero para ser elegante?

No, en absoluto, y menos ahora con esas marcas que todos conocemos y que han permitido democratizar la moda. Eso sí, la elegancia es un ejercicio, una disciplina. Para tener un mínimo de estilo tienes que estudiar, probar, equivocarte muchas veces, leer mucho e, incluso, crearte tu propio archivo de imágenes. Y, por supuesto, tampoco es una cuestión de físico. Conozco a chicas delgadísimas sin ninguna elegancia y chicas con unos kilitos de más con muchísima gracia.

¿En qué prenda de ropa crees que merece la pena invertir?

Creo que hay varias. Para la vida que una mujer lleva hoy en día, es fundamental ese vaquero mágico que te sienta fenomenal. También soy fan de la camisas blancas masculinas que van con todo. Y, por supuesto, nunca debe faltar un buen blazer que te siente bien. Con esas tres piezas, bien combinadas, con sus complementos de temporada, puedes ir fenomenal de la mañana a la noche.

¿Cuál es la mayor inversión que hay en tu armario?

Ninguna, soy un desastre vistiendo… En casa del herrero, cuchillo de palo, como se suele decir. No me gusta nada vestirme ni ir de tiendas. Además, compro mucho en rebajas y, si encuentro una camisa que me queda bien, compro diez al mismo tiempo. Aunque parezca mentira, voy de compras una vez al año. Quizá, una de mis mejores inversiones haya sido una especie de trenca que me compré el año pasado. La encontré en una feria vintage que se organizó en Madrid y pagué 50 euros por ella. Cuando llegué a casa, me puse a examinarla y ¡me di cuenta de que era de Prada!

Y en los pocos días que dedicas a las compras, ¿tiras más de tarjeta o de efectivo?

De ambos. Depende de la situación.

¿Cuál es el capricho más caro que te has regalado?

Un iPad que me he “autorregalado” este verano. Todos me regañaban porque llevo una patata de móvil que no me permite estar conectado todo el día, así que me animé.

Pese a no darte caprichos excesivamente caros, ¿crees que el dinero es importante?

Sí, yo le doy mucha importancia al dinero, para qué nos vamos a engañar. Para mí el dinero significa libertad. Soy muy independiente, no me gusta pedir favores y el dinero me permite hacer mi vida. Por  ejemplo, este verano he estado en la Toscana con unos amigos y, en lugar de quedarme en su casa, he estado en un hotelito, haciendo mi vida. Y eso he podido hacerlo gracias al dinero.

1

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido en tu vida sobre el dinero?

Fue algo que me enseñaron mi padre y mi abuelo hace muchos años: que el dinero hay que soltarlo por la ventana para que vuelva a entrar por la puerta. Básicamente, me enseñaron que el dinero hay que hacerlo girar, que es una energía como otra cualquiera. Mientras tienes dinero, lo disfrutas, pero de la misma forma que ha llegado a ti, tienes que dárselo a otras personas a cambio de su trabajo. Quedarse con él y ser avaro no es bueno.

¿Significa eso que Lorenzo Caprile es un poco derrochador?

No me considero derrochador, me considero “disfrutón”. No tengo familia, no tengo hijos… Y no quiero ser el más rico del cementerio. Nunca sabes lo que puede pasar mañana y estar pensando todo el día en el dinero no merece la pena.

¿Cuál dirías que es tu posesión más valiosa?

Mi equipo de música. No porque valga nada –es un loro que vale 60 euros-, pero yo necesito música en casa, en el trabajo, mientras dibujo…

O sea que si mandaran a una isla desierta y sólo pudieras llevarte tres cosas, sería una de las que elegirías ¿no?

Sí, eso y unos cuantos libros… Aunque ahora, si aprendo a usar el iPad, con eso me vale.

 

Foto: Traje de la obra de teatro "Otelo"

La música es una de tus pasiones, pero también lo es el teatro. De hecho, hemos visto muchos de tus diseños sobre las tablas… 

Sí, el teatro es algo que siempre suma. Tu nombre suena y, además, es prestigio para mi marca. Prefiero que se me asocie a una obra de teatro magníficamente dirigida a que lo hagan con las gafas que se regalan por puntos con el periódico. Además, desde el punto de vista personal, es maravilloso porque me da la oportunidad de estudiar y también, de vestir a hombres, que es algo que normalmente no hago.

Al teatro ha que sumar tus colaboraciones con el mundo del cine: diseñaste los trajes de novia de “Ocho apellidos vascos” y “El lobo de Wall Street”, vistes a muchas estrellas en grandes eventos… Por tu experiencia, ¿qué tal es el nivel de las alfombras rojas en España?

Lo veo cada vez mejor. De los primeros premios Goya a ahora, se nota que cada vez se lo toman más en serio, sobre todo los chicos. En las mujeres, más o menos se veía un esfuerzo desde el principio. Sin embargo, en los chicos siempre ha habido un poco de confusión: porque seas progre o de izquierdas no tienes que ir hecho un guarro a recoger un premio. Puedes tener la ideología que tengas, pero si te van a dar un premio y tus compañeras van ideales, no puedes ir con el pelo sucio y una camiseta sudada. Es una cuestión de respeto a tu profesión, a tus compañeras y al público.

De todos los encargos que has recibido,  ¿cuál fue el que más ilusión te hizo?

Normalmente, soy muy de pasar página: si un diseño sale bien, estupendo; y si sale mal, trato de aprender de mis errores y seguir hacia delante. No obstante, sí que recuerdo con mucho cariño el vestido de novia de Carla Royo-Villanova. Fue mi primer diseño mediático y, quizá, el responsable de que hoy esté haciendo esta entrevista. Yo era jovencísimo, ella se arriesgó un montón y, al final, el traje hizo mucho ruido.

¿Qué nota pondrías a las mujeres españolas en cuestión de elegancia?

¿Sabes qué sucede? Que en el mundo occidental, para bien o para mal, vestimos todos igual de bien o igual de mal. La elegancia de la calle está en manos de tres o cuatro firmas y hablar de la elegancia de la española, de la italiana o de la francesa está un poco pasado.

¿Quiénes dirías que son las tres mujeres más elegantes del panorama nacional?

Tengo comprobado que las mujeres más elegantes, normalmente, no son mediáticas. Pero, de las conocidas, la número uno –y de la que soy fan incondicional- es Naty Abascal. Naty es Naty. Es la única que puede aguantar esas locuras que hace, esas mezclas… Sin duda, es la number one.

¿Cuál dirías que ha sido el día más importante de tu carrera?

Creo que ese día aún está por llegar.

¿Y el mayor logro de tu vida?

¡Esta entrevista! (Ríe) O despertarme cada mañana y pensar que estoy vivo… Si fuera más jovencito, te hubiera contestado cualquier tontería más melodramática, pero ahora… Somos unos privilegiados. Todos los días tenemos que dar gracias por estar vivos, porque abrimos el grifo y tenemos agua caliente o, simplemente, porque te pones malo y puedes disfrutar de uno de los mejores sistemas sanitarios de Europa. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Fama y Dinero Lorenzo Caprile
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home