Kate Ryan: “Me pagaron 75 euros por mi primera actuación”

Kate Ryan

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

“Voyage, voyage”, “Desenchantée”, “Ella ela”… Todo aquel que haya pisado una discoteca en los últimos 15 años ha bailado –quizá sin saberlo- al ritmo de las canciones de Kate Ryan, la cantante pop-dance belga más internacional. Ha vendido millones de álbumes en todo el mundo, ha participado en Eurovisión e incluso ha grabado canciones a dúo con nuestra Soraya Arnelas.

Siempre quiso ser una diva, pero también tiene los pies en la tierra: es ahorradora, mira con recelo a los bancos y asegura que “nunca compra a la ligera”. Eso sí, odia las tarjetas de crédito. En su cartera, nunca encontraréis ninguna, sólo monedas.

Kate, ¿cómo ha sido tu verano?

Muy ocupado. He tenido muchas actuaciones, viajando de un lado para otro, incluida España. También he estado ensayando… he pasado tres semanas cantando en un crucero de una compañía alemana (pero eso no eran vacaciones)… y también he tenido tiempo para entrar en el estudio y grabar mis nuevas canciones.

No has parado, ¿no habido lugar para el descanso?

Poco. A principios de junio me cogí una semana libre y estuve en Turquía, pero eso es todo.

¿Cómo son los nuevos temas que preparas?

Serán muy “Kate Ryan style”, completamente reconocibles. Cuando los escuchas, sabes que son de Kate Ryan. Están cantadas tanto en francés como en inglés, son muy divertidas… estoy segura de que a la gente les gustará.

Es decir, que serán temas bailables…

¡Sin duda! Así es como yo entiendo la música, como algo que te mueve y te motiva a bailar. Lo que me gusta es que todo el mundo a mi alrededor baile…

¿Y tú? ¿Paras alguna vez de bailar?

Nunca. Ni siquiera cuando era pequeña, siempre bailaba. Recuerdo que con cuatro años lo que yo siempre decía que quería ser “de mayor” era bailarina. Al final lo he conseguido, aunque potencie más mi carrera como cantante, el baile siempre está presente.

¿A quién imitabas de pequeña?

A Madonna, sin duda. He sido y soy muy fan de ella, sobre todo me gusta más su música de los años 80 y 90 que lo que hace ahora, aunque reconozco que es admirable como profesional. Yo siempre he querido ser una diva, como ella.

Kate2¿Recuerdas cómo fueron tus primeras actuaciones?

Claro que sí. Antes de ser Kate Ryan como tal, tenía una banda de música con la que hice mis primeras actuaciones. Pero la primera vez que actué como Kate Ryan y recibí dinero por ello fue hace ya 15 años, en el año 2000, en la promoción de un espectáculo para una radio belga.

¿Cuánto te pagaron por aquello?

Ufff… no había ni euros... (echa cuentas) El equivalente a 75 euros.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Seguir haciendo las cosas que me gustan. Es decir, poder hacer lo que hago ahora. Estoy preparando un gran tour para 2015, en el que por supuesto visitaré España, que va a ser una gran fiesta. Cumplo 15 años como Kate Ryan y hay que celebrarlo por todo lo alto.

De estos 15 años de carrera… ¿cuál sería el momento más importante para ti?

¿Tengo que elegir sólo uno? Posiblemente cuando fui a los World Music Awards en 2008, en Mónaco. Me dieron el premio a la mejor artista del año en Benelux, tenía a Beyoncé sentada junto a mí… Fue uno de esos momentos mágicos. También destacaría cuando estuve en el Festival de Eurovisión en 2006. Aquello me cambió como artista, estuve ensayando mucho la coreografía, la rutina… y luego sobre el escenario aquella experiencia me permitió convertirme un poco más en la diva que siempre he querido ser.

¿Volverías a repetir la experiencia?

Claro que sí, por qué no. No sería en 2015 porque tengo previsto hacer mi gira, pero no puedo decir que no. Quizá me veis presentándome de nuevo al año siguiente…

¿Crees que el dinero da la felicidad?

Bueno, la gente dice que “el dinero no te hace feliz” y yo creo que eso es una tontería. Claro que te hace feliz el poder comprarte cosas, hacer regalos a los que quieres… lo que pasa es que lo verdaderamente importante en la vida es la familia, tu carrera… el dinero no es lo más importante.

¿Y para ti, qué sería lo más importante?

Sobre todo mi familia y mis amigos, la gente que tengo cerca, mi casa… Tengo una casa cerca de Bruselas donde me siento muy a gusto y soy muy feliz. Y cantar, por supuesto, eso también me da la felicidad.

Cuando quieres darte un capricho, ¿qué te regalas a ti misma?

Zapatos, bolsos, chaquetas… Me gusta la ropa, pero también soy muy responsable, no compro a la ligera. Por ejemplo he visto una chaqueta cara que me gusta, pero he decidido esperar y regalármela por Navidades. Soy consciente de que ahora es todavía verano, no me la iba a poner, y además es un gasto importante. Como regalo de Navidad es perfecto.

¿Qué consejo nos darías para ahorrar?

¡Que no tengáis tarjetas de crédito en vuestros bolsillos, nunca! Si tienes una Visa o una Mastercard contigo, al final siempre acabas cayendo y comprando algo…

¿Eres muy despilfarradora?

Bueno, me gusta gastar, porque para eso también trabaja uno. Lo que pasa es que si tienes dinero lo mejor es saber en qué te lo gastas y hacerlo con cabeza. Por ejemplo, yo en lugar de gastar mi dinero en joyas o en ropa, lo invertí en una casa. Ese sería otro de mis consejos para la gente, que no despilfarre e invierta en comprar una casa.

Es curioso tu consejo, porque en España solemos estar obsesionados con querer comprar una casa y siempre nos dicen que en Europa lo que hace todo el mundo es alquilar…

Es cierto que en mi país, en Bélgica, mucha gente alquila, pero lo hace porque ahora no se pueden comprar casas tan fácilmente. Antes era más sencillo; ahora tienes que disponer de una cantidad de dinero muy elevada, y eso es complicado sobre todo cuando eres joven. Una pareja de veinte o veintiún años tiene muy difícil acceder a una vivienda de su propiedad.

¿Y de eso quién tiene la culpa? En España solemos decir que la culpa de todo la tienen los bancos…

Bueno, nosotros en Bélgica también odiamos a los bancos. Me explico: yo tengo una buena relación con mi banco y cuando voy a la oficina… pero me refiero a los bancos en general…

Por último, ¿qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Lo primero mi almohada. No puedo dormir sin ella, la llevo a todas partes donde viajo. Y luego me llevaría a mis dos mejores amigos, pero son personas, y como me has preguntado por cosas, te diría… un buen libro y una manta, porque siempre tengo frio, ¡soy muy friolera!

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home