Francisco Marhuenda: “Soy bastante consumista, no me da vergüenza decirlo”

C

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Si  esta entrevista no tuviera titular ni fotografía y les dijéramos que nuestro personaje de esta semana se lleva bien con la gente de “Podemos” o que, incluso, no le importaría irse a una isla desierta con su líder, Pablo Iglesias, o con el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es probable que nunca acertaran que Francisco Marhuenda es quien nos ha contado todo esto.

El director de “La Razón” está acostumbrado a que le etiqueten de muchas cosas, pero él asegura que tan solo se limita a defender aquello en lo que cree. Eso sí, ya sea consciente o inconscientemente, lo cierto es que se ha convertido en todo un experto en no dejar a nadie indiferente y en conseguir que sus intervenciones como tertuliano político se conviertan en trending topic. “La gente que me conoce sabe que soy un tío riguroso y serio, pero hay mucho friki suelto…” afirma.

¿Por qué crees que te has ganado la fama de periodista polémico?

Yo no me considero ni radical ni polémico. Defiendo aquello en lo que creo, con argumentos, y procuro estar informado de lo que digo. ¡Que me digan cuándo digo algo que no es veraz! Luego, hay sectores que lo aplauden y otros que no, pero en eso pasa como en el fútbol. A mí lo que me gusta es el debate y prueba de ello es que me llevo bien con mucha gente: por ejemplo, con miembros de “Podemos” tengo una relación cordial desde la más absoluta discrepancia. Y ellos lo dicen, que valoran mis ideas porque las digo sin ofender.

¿Alguna vez has salido de un plató pensando “quizá no debería haber dicho eso”?

No, porque normalmente pienso mucho lo que digo. Nunca recuerdo haber cometido un gran error. Alguna vez he dicho alguna broma que luego ha sido muy comentada en Twitter, pero siempre he sido consciente de que podían utilizarlo para hacer burlas sobre mí. No obstante, a mí me da igual. La gente que me conoce sabe que soy un tío riguroso y serio, pero hay mucho friki suelto.

Si fueras ministro de Economía por un día, ¿cuál sería la primera decisión que te gustaría tomar?

Dos cosas: contener el gasto y reducir la Administración. En materia de ingresos y gastos, un país tiene que llegar a lo que se denomina “equilibrio presupuestario”, es decir, que no puedes gastar más que lo que ingresas. Puedes invertir para mejorar algo, pero eso es distinto e, igualmente, debe estar equilibrado con los ingresos. Por lo que respecta a la Administración, creo que hay que hacer una auditoría, puesto a puesto. Es laborioso, pero hay que ver cuál es su eficacia.

¿Volverías al mundo de la política?

No tengo ningún interés. Me gustaría volver si esto fuera Reino Unido o Estados Unidos, donde el sistema electoral es distinto, la estructura de los partidos también… Yo hago información y opinión política, y defiendo las cosas que hace bien Rajoy y critico las que hace mal. Pero si estás en política y en un modelo como el español, no puedes hacerlo. En cambio, en un país como Reino Unido, el alcalde de Londres se pasa la vida discrepando con el primer ministro, David Cameron, y no pasa nada.

Untitled

¿Qué no harías ni por todo el dinero del mundo?

El dinero es algo que nunca me ha interesado. Me preocupa que el trabajo que hago me guste, que sea interesante y gratificante. Ahora, también depende: si no tienes trabajo y tienes que sacar a tu familia adelante, todos haríamos cualquier cosa.

¿Crees que el dinero es importante para ser feliz?

Creo que es algo importante. No es para santificarlo, pero tampoco hay que tratarlo con displicencia. El dinero no hace la felicidad, pero ayuda mucho. Si no tienes dinero, probablemente seas infeliz porque tendrás muchos problemas. Al final, lo más importante es equilibrar los ingresos que uno tiene con los gastos, como ocurre con el Estado. Como se suele decir, no es más rico el que más tiene, sino el que menos gasta.

¿Cuál ha sido la lección más importante que has aprendido sobre el dinero?

Iría un poco en esa línea: que hay que actuar con prudencia e intentando que tus gastos sean equilibrados. Tienes que pensar que, ahora ganas un dinero, pero el día de mañana puedes dejar de ganarlo.

 

¿Eres ahorrador o derrochador?

Soy bastante consumista, no me da vergüenza decirlo, pero siempre he trabajado y he podido tirar adelante. Por otro lado, también he ido ahorrando en algún fondo de pensiones, y las casas que tengo son fruto de mi esfuerzo y de la herencia de mis padres. No obstante, soy mejor gestor del dinero de los demás que del mío propio.

¿Eres más de efectivo o de tarjeta?

Soy más de tarjeta, sobre todo porque a veces no tienes tiempo ni de ir al cajero. Siempre llevo algo suelto, pero no más de 20 o 50 euros. Con eso me es suficiente. Supongo que la gente que maneja dinero negro tiene que llevar más efectivo para no dejar rastro… (ríe) Pero yo me manejo con mi tarjeta, que es personal, no de mi empresa.

¿Cuál es el mayor capricho que te has regalado?

Además de ser consumista, soy coleccionista: colecciono máquinas de escribir antiguas y libros, y alguna vez he comprado algún libro valioso, pero no dejaba de ser una inversión. Con los libros, no tengo límite. Tengo una biblioteca muy grande, como de 60.000 volúmenes.

¿Y tu mejor inversión?

Siempre pensé que habían sido los pisos o casas que había comprado, pero habrá que esperar a ver cómo evoluciona la crisis… Lo que nunca he comprado han sido acciones de empresas cotizadas. Cuando hacía periodismo económico, para que nadie dijera que tenía información privilegiada, me propuse no hacerlo. Puede que alguno de los fondos de inversión del que tengo participaciones sí invierta en esas compañías, pero obviamente lo que hacen no es decisión mía.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

He comprado libros que me interesaban, y alguna vez ha surgido la oportunidad de comprar uno valioso a buen precio y lo he hecho. Y lo mismo sucede con las máquinas de escribir, pero no tengo ningún mito entre mis posesiones.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Aparte de un traje de baño y una camiseta (ríe)… Supongo que libros, porque música y cine no podría, ya que no habría electricidad. Y los libros, buscaría algo de largo recorrido, para poder entretenerme durante más tiempo. Quizá algo sobre historia general, por ejemplo.

Y si tuvieras que llevarte un acompañante y solo te dejaran elegir entre Pablo Iglesias,  José Luis Rodríguez Zapatero y el Gran Wyoming, ¿a cuál elegirías?

Creo que me llevaría a Zapatero o a Pablo Iglesias, porque son intelectualmente potentes. Zapatero es un gran intelectual, pese a que a veces se le haya intentado banalizar. Yo me llevo bien con él y le tengo un gran afecto personal. Con Pablo también me llevo bien y mientras no me montara un “Podemos” en la isla… (ríe).  El Gran Wyoming no lo elegiría porque intelectualmente no me interesa, no me aporta nada. Quizá sea agradable en el trato, pero no le conozco. En todo caso, quizá me gustaría llevarme a una chica, pero como no me dais opción… (Ríe)

¿Recuerdas cuánto cobraste en tu primer trabajo como periodista?

Fue en el Noticiero Universal y cobraba 175.000 pesetas del año 82-83. Luego pasé a ABC como corresponsal y empecé cobrando 25.000 pesetas. El golpe fue duro, pero en aquella época vivía con mis padres y tuve suerte. 

¿Cuál ha sido el día más importante de tu carrera?

Ha habido muchos: cuando conseguí mi primer trabajo, cuando decidí seguir siendo corresponsal de ABC pese a ganar poco, cuando me nombraron director de “La Razón”… También recuerdo con cariño el día que me acredité como profesor titular de la Universidad.

¿Y cuál crees que ha sido el mayor logro de tu vida?

Encontrar un mayor logro es difícil porque tampoco he hecho nada muy importante: no soy un gran científico, ni un gran historiador… Ni siquiera soy un gran periodista. Lo que más valoro es el conjunto: me siento orgulloso de lo que he hecho, como periodista y como profesor. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home