Carlos Sobera: “Me tuvieron que explicar lo de la prima de riesgo 10 veces”

Carlos Sobera 2

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Un ministro sin escrúpulos que justifica cualquier discurso político, unos indignados dispuestos a cualquier cosa, una profesora mileurista que quiere cambiar su vida… Les suena ¿verdad? Pues no, no estamos repasando los titulares de la última semana. Éstos son solo los ingredientes del último proyecto de Carlos Sobera, la comedia “El Ministro”, que se acaba de estrenar en Madrid y que, según el propio actor y presentador, usa el humor para “meter el dedo en la yaga sin herir sensibilidades”.

Sobre las tablas, Sobera se mete en la piel de un ministro de Economía pese a que él –nos cuenta entre risas- no tendría “ni puta idea” de cómo manejar las finanzas de un país. De lo que el showman con la ceja más famosa del panorama televisivo sí sabe es de manejar su propio dinero. “Mi padre siempre me decía: No te gastes nunca un duro que no tengas, ni te tires un pedo por encima del culo”, asegura.  No sabemos si el segundo consejo le habrá servido de mucho, pero el primero lo ha aplicado siempre al pie de la letra y parece que no le ha dado mal resultado.

En “El Ministro” todos los personajes quieren dar un cambio radical a su vida. ¿Te has visto tú también alguna vez en esa tesitura?

Sí, cada vez que entro en crisis me pasa eso. Imagino que a todos nos pasa, lo que ocurre es que luego no damos con la clave o no tenemos el valor para hacerlo. Yo he descubierto que mi camino es esto del arte y no lo voy a dejar, pero sí que alguna vez he tenido la tentación de poner un chiringuito en la playa de Copacabana para vender mojitos y olvidarme del mundo (ríe).

En la obra no interpretas a un ministro cualquiera… te ha tocado el de Economía. Si en la vida real tuvieras que ejercer este puesto por un día ¿cuál sería tu primera decisión?

La verdad es que no tengo ni puta idea de economía. ¡Me tuvieron que explicar lo de la prima de riesgo 10 veces! Sin embargo, cuando leí cómo lo explicaba Leopoldo Abadía en “La crisis ninja” pensé “pero vamos a ver, ¿cómo es posible que ocurra todo esto y nadie lo evite? ¿Que los bancos daban préstamos a quien no tenía para pagarlos y valoraban las casas diez veces por encima? ¿Y esto no se podía haber evitado?”

¿Cuál es el gran mal de los políticos de nuestro país?

Tienen un problema de lenguaje, no comunican bien. No saben ser sencillos, exponer las cosas de forma pedagógica, con sinceridad y claridad. Hay muchos políticos que son buena gente, tipos honestos que tratan de hacer su trabajo lo mejor posible, ¡pero tienen hasta dificultades para decir una frase en inglés! Luego, evidentemente, hay un sector de políticos –y también de banqueros, empresarios, futbolistas…- que tienen un problema con el exceso de oportunidad que les da la vida y, como son corruptos, se aprovechan siempre que pueden.

¿Crees que el dinero es importante para ser feliz?

Es algo importante. No da la felicidad, ni sustituye las emociones que la vida te da, pero te ayuda en los momentos duros. Por ejemplo, cuando no tienes trabajo, el dinero te puede salvar de un buen disgusto.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido en tu vida sobre el dinero?

Que no hay que vivir como si no hubiera un mañana. Hay que tener cierta conducta de hormiguita, hay que ser ahorrador. Esto es algo que me ha enseñado mi profesión. Este es un trabajo muy inestable, de altibajos. Por lo tanto, quien tiene actitud de cigarra, llega un momento en que lo pasa mal.

¿Siempre eres ahorrador o también tienes tu ‘puntito’ de derrochador?

Mi padre mi decía siempre “No te gastes un duro que no tengas, ni te tires un pedo por encima del culo”. Y tenía toda la razón del mundo. Mira, yo creo en el crédito, en las tarjetas, en el sistema bancario… Creo en todo eso como creo en el Señor. Pero también creo que hay que ser comedido. Hay que gastar, por supuesto, porque si no el sistema no funciona. Pero también conviene ahorrar un poquito y prever el futuro.

Untitled

En tu día a día ¿eres de tarjeta o de efectivo?

Nunca he sido de efectivo, me da un poco de repelús. Bueno, sí, cuando era pequeño: mi madre me daba 1.000 pesetas y cuando se terminaban ¡se me acababa el mundo! Pero desde que me independicé, siempre he funcionado con tarjeta. A veces me he quedado media hora en una cola de taxis hasta que ha venido uno que las aceptaba, porque no suelo llevar nada de efectivo.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Mis cosas más valiosas no son físicas. Al final, el día que me muera, ahí se quedarán, y a saber si las he disfrutado… El amor, la paternidad, la amistad o la solidaridad cuentan muchísimo más. Eso sí me lo llevaré yo, pase lo que pase.

¿Cuál es el capricho más caro que te has dado?

No soy mucho de caprichos, pero una vez me compré en Puerto Rico un bolígrafo de Cartier que al cambio costaba 300 y pico euros. Ya sé que hay gente que compra Montblanc que cuestan 2.500 euros, pero a mí aquello me pareció casi un sacrilegio. Pero dije “¡Qué coño! Llevo con bolígrafos de mierda toda mi vida, así que me lo compro”. Y la verdad es que ahora no lo uso nunca.

¿Qué tres cosas (o personas) te llevarías a una isla desierta?

¡A nadie le haría la putada de tener que compartir toda una vida en una isla desierta conmigo! (Ríe) Me llevaría mucha comida, mucha bebida y un perro.

¿Cuál fue tu primer trabajo antes de llegar al mundo del espectáculo? ¿Recuerdas cuánto te pagaban?

Mi primer trabajo oficial, con nómina y seguridad social, fue en la universidad, como profesor. Me pagaban 90.000 pesetas del año 97, pero me lo subieron muy pronto, como a los cuatro o cinco meses.

¿Cuál crees que ha sido el día más importante de tu carrera?

Nunca lo he pensado… Quizá el día que comencé… Porque sin un buen comienzo, no hay un buen final.

¿Y el mayor logro de tu vida?

Ser padre, sin duda. Eso es lo único que me sobrevivirá. Es el auténtico logro de mi vida, y me ha costado ¿eh? 

Foto: Reparto de la obra de teatro de "El Ministro".

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home