Alfonso Merlos: “Lo único que pago en efectivo es el Euromillón”

P.2

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Durante varias temporadas, nos hemos acostumbrado a ver Alfonso Merlos opinando sin pelos en la lengua sobre todo lo que sucedía en el país: le hemos visto al frente de los informativos de 13 TV, en tertulias políticas e, incluso, en programas como el ya difunto “Abre los ojos y mira”, de Telecinco. Sin embargo, queríamos saber si el periodista también sería capaz de hablar sin tapujos de sus cosas, de cómo gasta el dinero y hasta de quién sería su acompañante ideal para irse a una isla desierta. 

El resultado no ha estado nada mal. No solo hemos conseguido que nos cuente que no tiene ni una tarjeta de crédito –solo lleva de débito-, que le habría encantado ser futbolista profesional o trabajar como piloto de aviones de combate, o que su mayor capricho ha sido comprarse un deportivo. También hemos logrado que nos hable de dos de sus polos opuestos en el mundo televisivo y político -el Gran Wyoming y Pablo Iglesias-, y que nos explique cuál sería su primera decisión si le nombraran ministro de Economía.

Por empezar con temas de actualidad, ¿qué te ha parecido la dimisión del presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique?

Me parece muy comprensible. Si alguien hace un diagnóstico de cómo está la televisión pública, después pide una serie de recursos para afrontar los desafíos y esos recursos le son negados, tiene todo el sentido que dimita. Es una decisión que tiene su punto de valentía.

Nos estamos acostumbrando a ver muchas dimisiones últimamente…

Los políticos y aquellos que tienen una responsabilidad en empresas públicas están entendiendo que la presión de los ciudadanos solo puede tener como consecuencia la dimisión. En otros países, es algo normal en política y aquí debería empezar a normalizarse. Los políticos –igual que los empresarios o los trabajadores- se equivocan, y mucho, pero con una diferencia: ellos tienen una responsabilidad más alta, la que les hemos encomendado todos los ciudadanos.

¿Es cierto que querías dedicarte al periodismo deportivo?

Sí, siempre me ha apasionado el deporte y, en especial, el fútbol. Jugué en las categorías inferiores del Real Murcia hasta que empecé la carrera. Y también me gustaba mucho la comunicación, así que parecía que mi salida natural era la del periodismo deportivo. Sin embargo, a medida que vas madurando te das cuenta de que tienes otras inquietudes, y de que quieres atender a la demanda de los ciudadanos que creen que los periodistas tenemos el deber de controlar al poder. 

Hay quienes opinan que en televisión se ‘tira’ demasiado de tertulias políticas por ser un formato barato y resultón. ¿Estás de acuerdo?

Sí, es cierto, pero no creo que haya muchas ni pocas… Hay las que los espectadores quieren que haya. En el mercado de los medios de comunicación funciona la ley de la oferta y la demanda. Hay productos que tienen su clientela y perviven. Y otros que se estancan y terminan despareciendo.

¿Cuáles son los grandes problemas de nuestro país a día de hoy?

Primero, que hemos tenido una clase gobernante que pensaba que podía hacer con nuestro dinero lo que le daba la gana, como le daba la gana y cuando le daba la gana. Y segundo, que los españoles nos hemos dedicado a no ser críticos, a no vigilar, a no salir a la calle. En los años de bonanza, pensábamos que esto era jauja, pero por suerte estamos reconduciendo este comportamiento. 

Si te dijera que puedes ser ministro de Economía por un día ¿cuál sería la primera decisión que tomarías?

Bajar todos los impuestos.

¿Cometió un error el Gobierno cuando decidió subirlos al comienzo de la legislatura?

Era algo inevitable. Tenían que recaudar porque el estado de las cuentas era calamitoso, no cumplíamos con las imposiciones que venían de fuera… pero sí creo que se podrían haber buscando formas más imaginativas de hacerlo. Por ejemplo, recortando más el gasto público para no machacar más el bolsillo del ciudadano.

De no haber sido periodista, te habrías dedicado a…

Cuando jugaba en el Murcia, lo hacía con el ánimo de que algún el día me fichara el Real Madrid… pero en el momento en que cumples 19 años y ves que eso no es posible, te toca hacer una segunda apuesta, y yo la hice por el periodismo. Si no hubiera sido ninguna de las dos cosas, me habría encantado ser piloto de aviones de combate.

¿Recuerdas cuál fue el primer sueldo que cobraste como periodista?

Como becario, empecé en El Mundo cobrando entre 400 y 450 euros al mes, más los cheques de comida, que serían otros 200 euros. No estaba nada mal teniendo en cuenta cómo ha evolucionado la profesión… Y ya como periodista licenciado, en la Cope, empecé ganando en torno a los 1.000 euros al mes. Era un mileurista reglamentario.

La%20foto%203

¿Qué importancia das al dinero? ¿Crees que es importante para ser feliz?

Creo que el dinero no te da la felicidad, ni muchísimo menos. Ahora bien, te ayuda a ser más feliz siempre que ya tengas otras cosas más importantes que el dinero.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido sobre el dinero?

Fue algo que me enseñó mi abuela Joaquina. Me decía que, de lo que yo ganara, me gastara un tercio en “las cosas de comer”, otro tercio en disfrutar y el resto, que lo dedicara a ahorrar o a invertir. Y acababa con una coletilla: “el dinero no hay que malgastarlo porque hay mucha gente pasando hambre”.

 ¿Qué no harías ni por todo el dinero del mundo?

Ningún proyecto que supusiese traficar con mi dignidad o con la de mis familiares.

¿Te consideras ahorrador o derrochador?

Soy ahorrador. No es que sea un grandísimo ahorrador, pero lo que nunca he sido es derrochador. Además, en todo aquello que tiene que ver con el dinero, nunca tomo decisiones impulsivas o en caliente.  

¿Cuál es el capricho más caro que te has regalado?

Un Porsche. Era algo que siempre me había ilusionado y, en un momento dado, pensé que había llegado el momento.  

¿Y tu mejor inversión?

Creo que nunca he logrado hacer una inversión tan buena como la que hicieron mis padres con mi educación. Cuando tenga hijos, llegará el momento de hacerla porque creo que es el mejor fin al que uno puede dedicar el dinero.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Mi chica.

¿Eres más de efectivo o de tarjeta?

Absolutamente de tarjeta. El Euromillón es lo único que pago en efectivo. Al final, la tarjeta es más cómoda y te permite beneficiarte de descuentos, de regalos… Ahora, lo que nunca llevo es tarjeta de crédito. Siempre manejo las de débito porque me gusta pagar en el día a día lo que gasto.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Creo que lo único que echaría sería el iPad.

Si te dijera que a esa isla solo te puede acompañar una persona, pero que solo puedes elegir entre el Gran Wyoming y Pablo Iglesias, ¿con cuál de los dos te quedarías?

Con el Gran Wyoming. Con todo el respeto, Pablo Iglesias tiene un perfil que está entre el abuelo rabioso y el tío con carácter avinagrado. No creo que fuera la compañía más atractiva. El Gran Wyoming me ha parecido siempre un tío muy imaginativo, perspicaz, sagaz y hasta simpático. Tiene un ingenio desbordante, aunque ha ido perdiendo frescura y chispa con el paso de los años. Creo que haríamos buenas migas. 

¿Cuál ha sido el día más importante de tu carrera?

Ese día está por llegar.

¿Y el mayor logro de tu vida?

Intentar conseguir ser una persona buena, honesta, honrada y formada.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Fama y Dinero Alfonso Merlos
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home