Alex O’Dogherty: “En mi primer trabajo cobraba 4 dólares a la hora por criar cerdos”

Alex O'dogherty 2

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Si la Real Academia de la Lengua quisiera ilustrar su diccionario, la foto de Alex O’Dogherty seguro que estaría entre las candidatas para aparecer junto a la palabra “polifacético”. Este gaditano –de raíces irlandesas- se hizo popular entre el gran público gracias a la televisión y a papeles como el de Arturo Cañas, un chófer con muy malas pulgas en la serie “Camera Café”. Sin embargo, su carrera  en el mundo del espectáculo comenzó hace ya casi 20 años y, desde entonces, ha hecho cine, teatro, radio e, incluso, ha producido su propio disco (“Mi imaginación y yo”), con el que acaba de acaba de comenzar una gira.

Su agenda la completan el espectáculo “The Hole 2” –en el que actúa de maestro de ceremonias, al igual que en la primera parte- y, hasta hace pocas semanas, el rodaje de “Felices 140”, una película de Gracia Querejeta que se estrenará en 2015. Por eso, no es de extrañar que le toque atendernos por teléfono, mientras va montado en un taxi. “Dame dos segundos que voy a pagar”, nos pide casi al acaba la entrevista. Tranquilo, Alex, no pensábamos movernos hasta que nos contaras cómo lo haces para tener tanto arte.

¿Crees que el dinero es necesario para ser feliz?

El dinero no da la felicidad pero hace que lo parezca mucho; eso lo he oído en alguna parte… Yo le doy la importancia justa. Evidentemente se la doy porque trabajo para conseguir dinero y necesito dinero para vivir como me gusta y sin pasar apuros. Tampoco vivo con grandes lujos, ni vivo obsesionado con tener más. A veces me paro y rechazo alguna actuación porque prefiero tener salud a tener dinero.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido sobre el dinero?

Que no hay que despilfarrar. Eso es importante. A veces veo muchas cosas que me gustaría comprarme, por ejemplo zapatos, y luego pienso “¡pero si tengo un montón!” Ahora, también hay veces que me paro y me compro lo que me apetece.

Por tanto, ¿dirías que eres ahorrador o derrochador?

Tengo un curioso término intermedio. Creo que miro por el dinero, pero hay veces que no tengo reparo en darme un capricho.

¿Y cuál es el más caro que te has regalado?

Hasta hace un tiempo, te diría que un piano de cola. Me caí con la moto, me hice daño en una mano y me dieron un dinero que pensé invertir en eso. Y le he sacado bastante partido. No obstante, ahora te diría que haber hecho mi disco. Lo he producido yo, porque quería sacarlo como fuera, y ahora le estamos viendo la rentabilidad. Más que un capricho, fue una necesidad.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Mi música. Mi primer contacto con ella fue a los nueve años, cuando entré al conservatorio. Después, la dejé por un tiempo y luego la retomé… y hasta hoy.

Doherty

De todos los palos artísticos que tocas, ¿cuál dirías que es tu favorito?

En general, soy una persona “de público”. Si tuviera que elegir, elegiría algo con público, aunque ahora tengo la suerte de hacer cosas que reúnen un poco todas las artes, como los espectáculos con La Bizarrería, que son algo más que un concierto: hay monólogos, un piano del que van saliendo instrumentos que nos han fabricado expresamente para esto…

¿Qué te dijeron en casa cuando dijiste que querías dedicarte al mundo del espectáculo?

Supongo que lo primero fue “ya veremos”, porque tenía 15 años y era una buena contestación. Pero cuando se dieron cuenta de que iba en serio, me apoyaron.

Si no hubieras podido dedicarte a esta profesión, ¿qué habrías elegido?

A lo mejor hubiera sido maestro. Durante los veranos, muchas veces trabajé como profesor de inglés porque lo había aprendido pronto… Y me gustaba dedicarme a ello.

¿Recuerdas cuánto cobraste por tu primer trabajo? ¿Y en qué te lo gastaste?

Tuve mi primer trabajo cuando estudiaba COU en Estados Unidos. Fue en una granja, criando cerdos y me pagaban a 4 dólares a la hora. Parte del dinero lo gasté en una excursión que hice a Nueva York mientras estaba allí.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Una pelota de baloncesto, una radio y un sándwich mixto.

¿Cuál crees que ha sido el mayor logro de tu vida?

Poder dedicarme a lo que quiera y con cierta libertad.

En una profesión como la tuya, elegir ¿es todo un lujo?

Sin duda. Yo tengo la suerte de poder elegir casi el 100% de las cosas que hago y me gustaría poder seguir así. Pero, por desgracia, es algo que le pasa a poca gente.

¿Dónde te gustaría verte dentro de 10 años?

No querría ver grandes diferencias respecto a lo de ahora, pero sí más tranquilidad. Ahora casi es así, pero dentro de 10 años, me gustaría seleccionar aún más las cosas que hago.

Hemos leído por ahí que aspiras a ser un buen payaso…

En realidad, casi nadie sabe lo que es un payaso. La gente tiende a pensar que un payaso es el de McDonadls o el de Micolor… Para mí, los grandes payasos son los artistas más grandes que he conocido en la vida, los que te pueden hacer reír o llorar; los que saben de malabares y manejar 10 instrumentos; los que pueden sorprenderte en cualquier momento y están preparados para todo. Cuando descubrí esto, me di cuenta de que no hay artista más completo que un payaso.

¿Cuál dirías que ha sido el día más importante de tu carrera?

El día que actúe en el teatro de mi pueblo, San Fernando (Cádiz). Era mi ilusión: poder actuar delante de mis amigos, de mis padres… Supongo que todo el mundo quiere hacer eso.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Alex O'Dogherty Fama y Dinero
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home