Los españoles, los europeos que más pagan por Internet

Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Compara las mejores ofertas de internet
  • Los usuarios de Internet en España pagan por su factura un 24% más de media que los de los cinco países europeos analizados (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania y España
  • Los españoles pagan de media 46,95 euros al mes por su contrato de Internet (fibra o ADSL) y telefonía fija, un 24% más que la media europea, que se sitúa en 35,67 euros al mes
     
  • Un consumidor que contrate una tarifa de Internet en España pagará de media 563,4 euros al año, 87,36 euros más que la media de lo que pagan sus vecinos europeos (428,04 euros al año)
     
  • Comparado con Francia, país con las tarifas de Internet más baratas de media, los españoles pagan 234,24 euros más al año en su factura, un 40,5% más
     
  • Los españoles pagan en servicios de Internet (fibra o ADSL) 960,7 millones de euros más al año que la media de los usuarios de los cinco países analizados
     
  • Cambiar de tarifa de Internet (fibra o ADSL) y elegir la oferta que más se ajusta a las necesidades de consumo de cada usuario puede suponer un ahorro de hasta 182 euros al año

 

Los consumidores españoles pagan mucho más por su tarifa de Internet y telefonía fija que los de otros países de su entorno. Según el análisis realizado por Kelisto.es, la web del ahorro, en España se paga, de media, un 24% más por los servicios de Internet que en el conjunto de países analizados (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España).

A los consumidores españoles, un contrato medio de Internet (ADSL o fibra óptica) para navegar por Internet en casa y telefonía fija les cuesta 46,95 euros al mes (precio medio de los tres tipos de contrato analizados para este estudio), mientras que la media europea se sitúa en 35,67 euros al mes.

Esto supone que los consumidores españoles pagan 7,28 euros más al mes por su contrato de Internet en casa con telefonía fija incluida. Por países, en Alemania un contrato medio de este tipo cuesta 42,29 euros al mes, 32,85 euros en Reino Unido, 28,84 euros en Italia y 27,43 euros en Francia. Al finalizar el año, los españoles pagan 87,36 euros más de media que sus vecinos europeos por su contrato de Internet en casa con telefonía fija. Si se compara con el mercado que tiene los precios más bajos, los españoles acaban pagando 234,4 euros más al año que los usuarios de Francia, un 40,5% más.

“A pesar de que en España las tarifas suelen incluir descarga ilimitada de datos en Internet fijo, algo que no es así en todos los mercados europeos, en cuanto a precios el usuario español está en clara desventaja con respecto a sus vecinos, al menos en cuanto a importe de su factura a final de mes se refiere. Teniendo en cuenta el número de líneas de Internet fijo activas en España en el mercado residencial, 10,9 millones, se puede afirmar que los españoles pagan 960,7 millones de euros5 más al año que la media de los consumidores de los países analizados”, señala Manuel Moreno, redactor jefe de Kelisto.es.

TABLA 1. COSTE MEDIO DE LA FACTURA DE INTERNET EN CASA CON TELEFONÍA FIJA EN EUROPA

 

“Curiosamente España sigue siendo el país con los packs de Internet (ADSL o fibra) y telefonía fija  más caros a nivel europeo, a pesar de que en el último año las tarifas han experimentado una reducción drástica. De hecho, el importe medio de los contratos de telefonía móvil analizados ha bajado en España un 13,39%, más que el descenso registrado en la media de los cinco países analizados (5,2%). El mercado español es el tercero que más ha reducido el precio de la factura de Internet en 2016, sólo superado por Italia, donde el importe medio ha caído un 20,83% en el último año y Francia (18,38%). Sin embargo, a pesar de eso, los consumidores españoles pagan más por Internet que en el resto de países”, señala Moreno.

TABLA 2. EVOLUCIÓN DEL PRECIO DE LA TELEFONÍA MÓVIL 2015-2016

 

ESPAÑA, EL PAÍS CON LAS TARIFAS MÁS CARAS EN DOS DE LOS TRES CASOS ANALIZADOS

El mercado de Internet en casa en Europa es muy heterogéneo. En cada país, cada operadora cuenta con distintos tipos de tarifas y planes de precios, lo que dificulta la comparación. En el informe de Ofcom1 se han analizado los precios medios que se pagarían en cada país teniendo en cuenta tres tarifas tipo, en las que se ha considerado tanto la velocidad ofrecida como una cantidad de datos mínima, ya que hay mercados en los que no son comunes las tarifas planas para navegar desde casa, como ocurre en España.

De los tres supuestos establecidos, España presenta las tarifas medias más caras para dos de ellos y en ningún caso proporciona la tarifa más económica a los consumidores. Los usuarios españoles son los que, de media, pagan más en Europa al contratar las tarifas de 10 Mb y 100 Mb de velocidad de navegación (con un mínimo de 25 GB y 100 GB de datos si no se ofrece tarifa plana, respectivamente). Sólo en el caso de las tarifas de 30 Mb de velocidad (con un mínimo de 50 GB de datos), Alemania resulta más cara (43,37 euros de media), sólo un euro por encima de España, que sería el segundo país más caro entre los analizados.

Las diferencias de precio son considerables. En algunas tarifas, los consumidores españoles pueden llegar a pagar hasta un 130,76% más que los de los países que proporcionan las ofertas más baratas. Es el caso de la tarifa con 100 Mb de velocidad (y un mínimo de 100 GB de datos si no se ofrece tarifa plana), que en España cuesta 57,46 euros de media y en países como Francia sólo 24,9 euros.

A pesar de que España cuenta con las tarifas de Internet + telefonía fija en casa más caras entre los países europeos analizados, los consumidores no se animan a cambiar de compañía.

“El consumidor español se caracteriza por su inmovilismo y un cierto miedo al cambio de compañía, a pesar de que según el estudio que hemos realizado en Kelisto.es, podría ahorrar hasta 182 euros6 al año si realizara una compra inteligente y eligiera la tarifa de Internet fijo en casa, ADSL o fibra más telefonía fija incluida, que más se ajusta a sus necesidades de consumo. Todavía existe un cierto miedo al cambio a pesar de que los trámites se han simplificado considerablemente en los últimos años”, señala Manuel Moreno.

TABLA 3. COMPARACIÓN DE PRECIOS DE 8 TARIFAS BÁSICAS EN CADA PAÍS


 

CONSEJOS PARA ELEGIR LA MEJOR CONEXIÓN A INTERNET Y AHORRAR 182 EUROS DE MEDIA AL AÑO

No hay por qué pagar por una conexión a alta velocidad si para el uso que se va a realizar de Internet es más que suficiente contratar una oferta más económica y con menor capacidad. En Kelisto.es mostramos cómo elegir la conexión a Internet que más se adecúa a las necesidades de conexión de cada usuario:

- Hasta 30 MB de ADSL/fibra óptica: con esta velocidad se pueden leer y enviar correos, así como navegar por la red y gestionar las redes sociales, pero este ancho de banda se queda más limitado para las descargas o el consumo de contenido en streaming. Además, al tratarse de ADSL, la velocidad real que llega al domicilio no es la máxima contratada, sino que ésta dependerá de diversos factores como la cercanía de la casa a los nodos de conexión de la central telefónica o el estado de la línea.

Contratar ADSL será opción obligada para quienes residan en una zona no cableada por las operadoras de telefonía móvil (ya que para poder contratar fibra es necesario que se haya desplegado una instalación específica en la zona de residencia), aunque en la actualidad la mayor parte de los municipios de más de 50.000 habitantes ya disponen de cobertura de fibra. Aproximadamente, las operadoras, en su conjunto, cubren al 90% del territorio nacional.

El usuario debe asegurarse, antes de contratar ADSL, de que en su zona no existe cobertura de fibra, porque si la existiera, posiblemente podría contratarla por el mismo precio que pagaría por el ADSL.

“La diferencia de precio entre ADSL y fibra ya no existe. La mayor parte de las operadoras han equiparado el precio de la fibra para lograr que la mayoría de los clientes se decanten por esta tecnología, mucho más reciente. Estando en zona de cobertura, a igualdad de importe, se recomienda siempre contratar fibra, pues la conexión es más estable y se garantiza la máxima velocidad contratada en condiciones de normalidad”, señala Manuel Moreno.

- Fibra óptica hasta 50 Mb: contratar fibra permite navegar por Internet a una velocidad estable, aunque quizá no sea necesario contratar la máxima velocidad, dependiendo de las necesidades de cada usuario.

50 Mb de fibra serían suficientes para acceder sin problemas de conexión a contenido multimedia y, también, a la televisión por Internet si el operador la ofrece en su oferta, y todo ello sin gastar en exceso a fin de mes. Gracias a la linealidad de la conexión de la fibra óptica, esta oferta es idónea también para las descargas.

- Fibra óptica hasta 300 Mb: en la actualidad el máximo de velocidad que se puede contratar en España para el servicio de Internet por fibra es de 300 Mb. Con ellos, el consumidor premium de fibra óptica podrá disfrutar de conexión de altísima velocidad y servicios adicionales como la televisión de pago.

¿Fibra simétrica o asimétrica?

En el caso de la conexión a Internet mediante fibra hay que fijarse si la velocidad contratada es simétrica o asimétrica. Simétrica significa que se disfrutará de la misma velocidad a la hora de bajar archivos de información que a la hora de subirlos (por ejemplo, a la hora de navegar o a la hora de enviar un correo electrónico).

Si la conexión es asimétrica, generalmente las operadoras comunican la velocidad de bajada al ser superior, pero suelen esconder más el dato de la velocidad de subida. Es necesario tener esto en cuenta a la hora de elegir la mejor oferta.

Las distintas compañías cuentan con mapas de cobertura que pueden dar una idea aproximada de la velocidad de conexión, pero es recomendable realizar una comparativa en la comunidad de vecinos para conocer de primera mano no sólo qué velocidad real llega, sino también la calidad de la línea: si tiene cortes o si la conexión es estable.

“Dependiendo de la conexión a Internet que contratemos, el ahorro puede ser considerable. Por eso merece la pena dedicar tiempo, en primer lugar, a entender bien para qué queremos utilizar la Red, y en segundo lugar, conocer qué ancho de banda real llega a nuestro domicilio y ver la oferta disponible. Todo esto se puede consultar introduciendo tu código postal en el comparador de tarifas de Internet de Kelisto.es y escogiendo la oferta que más se ajuste a las necesidades de cada usuario para ahorrar hasta 182 euros al año”, señala Moreno.

Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Compara las mejores ofertas de internet