¿Cómo medir tu velocidad de Internet?

Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Compara las mejores ofertas de internet
  • Si tienes dudas sobre la fluidez de tu conexión a la Red puedes hacer un Test de ADSL o un Test de Velocidad. Te explicamos en qué consisten y cómo puedes aplicarlos

Hace años que Internet se convirtió en una parte esencial de nuestras vidas, hasta el punto de que prácticamente dependemos de él para todo: estar comunicados, trabajar, estudiar, hacer pagos, compras…

A pesar de todos los beneficios que tiene, esta suerte de “dependencia” puede llegar a convertirse en un problema si la conexión que tenemos no es buena, o no es suficiente para nuestras necesidades de comunicación. A veces al abrir una página esta tarda demasiado en cargar. ¿Por qué sucede? El culpable es la velocidad de Internet.

¿Sabes cuál es la velocidad de Internet que tienes? Al contratar tu tarifa la compañía te ofreció una velocidad específica, pero… ¿es realmente la velocidad que recibes? A veces no, por eso es útil saber cómo medir la velocidad de Internet y para ello lo ideal es hacer un Test ADSL o un Test de velocidad con una herramienta online como la que te proporciona Kelisto. No obstante, antes de llevar a cabo este proceso es importante tener en cuenta algunas cosas sobre la velocidad de Internet.

Lo que debes saber sobre la velocidad de Internet

Es importante conocer cuál es la velocidad a la que estamos conectados utilizando un Test ADSL o un Test de velocidad pero hay algunas consideraciones a las que debes prestar atención para entender mejor lo que significa la velocidad de Internet.

Por un lado debes saber que la velocidad de Internet se mide en Mbps, es decir megabits por segundo. Esta es una unidad diseñada para cuantificar un caudal de datos (equivalente a 1000 kb/s) y no tiene que ver directamente con la velocidad. Sin embargo, se sabe que cuanto más alto sea este número, mejor será la velocidad de Internet.

Por otro lado, sabes que los operadores ofrecen sus tarifas de Internet en base a la cantidad de Mb ofrecidos. Actualmente estos servicios pueden ofrecer hasta 300 Mb. Pero debes tener en cuenta que estos megabits que se ofrecen no siempre son reales.

Es decir, no se trata de que el operador mienta, sino del hecho de que la velocidad que finalmente se entrega depende de diversos factores. La compañía telefónica solo se compromete a garantizar lo máximo posible respecto a lo que se ha contratado. Incluso muchos operadores incluyen una cláusula de conexión mínima, aunque por lo general los usuarios no se fijan en ella.

¿De qué factores depende la velocidad de Internet?

Al hacer un Test ADSL o un Test de velocidad para medir la velocidad de Internet debes tener en cuenta que esta depende de varios factores. El operador promete garantizar una velocidad hasta una cierta cantidad de megabits. Pero si percibes tu conexión lenta es probable que se deba a las características de tu ordenador, por ejemplo.

No todos los equipos tienen la capacidad de trabajar a la misma velocidad. Su rapidez depende del tipo de procesador que tengan, del espacio libre del disco duro y de la memoria RAM. Los programas que tengas instalados también pueden influir, así como el navegador que utilices. Pero no solo esto. El router que tengas también juega un papel clave.

Pero más allá de esto, lo que más influye en la velocidad de Internet son las condiciones geográficas. Algunas situaciones impiden que la señal llegue de manera correcta hasta los usuarios. Además, las condiciones climáticas también pueden afectar el servicio de ADSL, por ejemplo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la velocidad de carga y descarga también va a depender del número de personas que se encuentren conectadas en la Red. Esto se debe a que mientras más usuarios la estén utilizando, menor será la velocidad que ofrecerá a cada uno, porque los datos se reparten entre los usuarios conectados a la Red. Es lo mismo que sucede con las redes móviles en los eventos masivos, por ejemplo: mucha gente conectada utilizando una misma antena hace que el servicio se sature.

Cómo hacer un Test ADSL o Test de velocidad para medir la velocidad de Internet

Teniendo estas consideraciones en mente, es buena idea saber qué velocidad de Internet tenemos y si lo que estamos pagando realmente se corresponde con lo que recibimos. Para ello debemos hacer un Test ADSL o un Test de velocidad en cualquiera de los sitios que ofrecen este servicio.

Para obtener unos resultados más fieles, es importante que antes de realizar la prueba te asegures de algunos detalles. En primer lugar, es fundamental que no estés utilizando ningún sistema de descarga de archivos o programas de tipo P2P.

Este tipo de programas hace uso constante de tu conexión a Internet, por lo que la velocidad que te mostrará el test será más baja de la real. Asimismo, si compartes la red con otros equipos, debes apagarlos o desconectarlos. Lo mejor es que hagas la prueba conectando el ordenador directamente al router a través de un cable Ethernet, no a través de la conexión WiFi, para obtener un resultado lo más cercano a la realidad.

Llevar a cabo esta prueba es tan sencillo como ingresar a alguna de las páginas web que ofrecen el servicio, como la que te ofrecemos en Kelisto. Todas estas herramientas son muy fáciles de usar. Muestran los datos con un contador como el ‘cuenta kilómetros’ de los coches. Pero en este caso en vez de mostrar los km/h, se muestran los Kbps o Mbps. Obviamente mientras más altos sean los valores de subida y bajada, más rápida será tu conexión a Internet.

¿Qué hacer si no tienes la velocidad que has contratado?

Al corroborar que la velocidad que estás recibiendo no es la que estás pagando, debes tener en cuenta algunos elementos antes de juzgar mal a tu operador. Por un lado debes saber que el resultado de esta prueba va a variar cada vez que lo hagas sin importar que la diferencia entre uno y otro test haya sido de apenas unos segundos. Esto se debe a que las velocidades de conexión varían dependiendo de condiciones como la hora del día y la cantidad de usuarios que estén conectadas a la Red.

No obstante, si observas que la diferencia es demasiado grande, entonces es probable que haya un problema con la conexión. Entonces deberás contactar a tu proveedor de Internet y notificarle el problema. Lo ideal sería que solucionaran el inconveniente tras poner la queja. Sin embargo, si te dan explicaciones que no te convencen o percibes demasiados problemas con la conexión, lo mejor será cambiar de compañía.

Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Compara las mejores ofertas de internet